Entretenimiento

Artista tico crea muñeco ‘funko’ del Dr. Daniel Salas, Ministro de Salud

Maikol Villalta, quien se dedica a la personificación de figuras POP!, confeccionó la versión del doctor Salas a pedido de una clienta. Aunque nunca ve noticias, a fuerza de buscar imágenes del jerarca para recrearlo, le ha tomado admiración y quisiera, en un futuro, entregarle a don Daniel su propio ‘funko’, como agradecimiento por su gestión en esta gravísima coyuntura.

“Para diseñar el cuerpo (del ministro Salas) usé la base de la figura del Buki, esto por un trabajo que me habían contratado hace años”. Esto puede sonar muy mal, pero salir muy bien: ese artistazo que es Maikol Villalta --sencillo, talentoso, profesional y serio--, contesta a mis preguntas con una gran honestidad. Y es que que, posiblemente en otro medio, o yo misma, sin proponérmelo, en esta entrada, pueda banalizar una obra tan hermosa como la que él ejecutó basada en el Ministro del que todos hablan por estos días, el Dr. Daniel Salas, jerarca de Salud y a quien le ha tocado nada menos que liderar al país en la peor crisis sanitaria, económica y logística que haya enfrentado el planeta en siglos.

Lo que pasa es que no dejó de llamar la atención que, entre tantos prototipos de personajes que pueda tener, le haya funcionado justamente el del folclórico artista mexicano, cuya imagen dista mucho de la del Dr. Salas. Pero Maikol ve detalles minúsculos en los que nadie más detalla para sus creaciones, de ahí que, en una ecuación un tanto extraña pero que salió bien, ligó a los dos personajes en este detalle, de la cabeza hacia abajo.

Sí, sí, si no estuviéramos lidiando con esta catástrofe mundial, posiblemente este lunes 13 de abril del 2020 no estarían las redes explotando en dos vértices: la figura en miniatura del ministro de Salud, Daniel Salas, y la del artista nacional Maikol Villalta, cuyo arte conocimos en toda su dimensión en octubre del 2018, cuando la Revista Dominical de La Nación publicó una semblanza sobre el quehacer de Villalta y su historia de reinvención en un ámbito bastante primario en el país (nota adjunta) .

Hoy, a sus 35 años, Maikol sigue ejecutando su arte con pinturas acrílicas, una masa especial para moldear, pinceles, una impresora 3D y figuras en blanco POP! –de la compañía Funko– donde busca confirmar en cada trazo que él y su creatividad son uno solo.

“En cada una de estas figuras hay mucho de mí y de mi historia. En ellas veo el resultado del esfuerzo y del trabajo que inicié hace algunos años y que hoy me permite vivir de una de mis grandes pasiones” dijo Villalta en aquella ocasión.

Como decíamos, recién este lunes por la tarde empezó a circular una versión Funko de Daniel Salas ministro de Salud, la cual era demasiado ingeniosa para ser cierta, pero también demasiado buena para ser inverosímil.

De inmediato verificamos que, efectivamente, no se trataba de un meme o una composición extraña, cuando el mismo Maikol nos confirmó, vía telefónica, cuál fue la historia de el hoy viral Funko del Ministro del que todos hablan.

Hay ocasiones en que el entrevistador le hace una pregunta al entrevistado, como con 10 subordinadas en el ínterin, y él va contestando ordenadamente:

“Yo empecé en esto de las figuras con legos, luego ya vino lo de hacerlas personalizadas... estaba pensando en hacer alguno relativo a la pandemia, para ayudar a la consciencia... yo no es que vivo apartado del mundo pero no veo noticias nunca, pero con este tema uno se informa en redes sociales y evidentemente la interacción que tuvo el ministro Salas desde el principio me llamó la atención”, narra Villalta.

De sus decires se infiere que la figura del ministro Salas se incrustó en su retina y, más allá de si tiene algún color político, sí se fijó en la faena del ministro pero nunca desde la perspectiva de un funko, sino desde la que puede tener cualquier ciudadano común y corriente.

En eso, a principios de la semana pasada, una clienta le encargó un funko del médico. La mente de Maikol Villalta funciona en modus arte ante cualquier tema, entonces su creativitad se voló (aunque eso ocurre con cualquier personaje que se le endilgue).

“Aunque como ya dije, no veo noticias, si sigo sitios en redes que me mantienen informado de lo esencial y lo importante, obviamente ya hace casi un mes sabía del ministro Salas, una cliente me pidió antes de Semana Santa que le hiciera la figura del funko y entonces estuve haciendo todo el trabajo de previo, la observación del personaje, el vestuario... hay figuras públicas que son más fáciles, porque andan con vestido entero o bien, son artistas, como el caso del Buki (artista mexicano), que me habían encargado hace un tiempo, uno tiene más o menos el prototipo, entonces en el del ministro me ayudó mucho basarme en el Buki, quien usa trajes más generales... porque el ministro a veces sale en traje entero pero eso no es lo que más lo representa”... explicó el artista.

“En el tipo de modelo funko este tipo de figuras pop son relativamente delgados con respecto a la cabeza. Con él (Salas) ... él tiene una particularidad en los ojos, es como achinado pero no es chino, porque tiene los ojos grandes, ligeramente rasgados... yo diría que tiene los ojos aperezados, lo de resolver lo de los anteojillos fue más fácil y ya luego acudí a su rótulo en la mano, con el tema del no al coronavirus, o los memes que se han hecho de él apelando a la gente a que no salga”, explica el artista sin inflexiones en la voz, es decir, habla más de su faena artística que de lo que le genera el personaje que está en proyección. Mejor dicho, concentra su arte primero en mimetizar, hasta donde sea posible, al personaje real con su funko.

Este lunes, el alboroto

Desde el momento en que la clienta le solicitó el muñeco basado en el Dr. Salas, hasta su punto final, ya con la caja, el nombre y el producto terminado, pasó poco más de una semana. Él primero realiza un arte gráfico que realiza en 3D en complicidad con un socio que es experto en este tema.

Mientras iba confeccionando la imagen del Dr. Salas, iba familiarizándose con la imagen que día a día esperan miles de costarricenses a mediodía, de lunes a domingo en las últimas semanas. Maikol poco a poco auscultó en su rostro sin mayores inflexiones, detalles para lograr su cometido. También hurgó en redes y en Internet, siempre tratando de hallar más detalles para ir dando el acabado final.

Quizá fue en ese proceso en el que Maikol fue reparando en la admiración de muchos costarricenses por el manej en que el ministro de Salud ha ido dando pautas en esta delicada coyuntura.

Entonces, más allá de que la figura del Dr. Salas se hubiera enquistado en la sociedad costarricense, el mismo Villalta empezó a admirar su lucha, pero también su serenidad, su firmeza y su ecuanimidad aún cuando le toque dar malas noticas, como la que ofreció este lunes, con el terror sobre lo desandado al haber tantísima gente en la calle, después de la tregua de Semana Santa.

“Yo creo que él está haciendo lo mejor que puede, independientemente del color político que representa. Yo no había pensado en hacerle un funko o así, luego cuando me lo contrataron, mientras lo fui haciendo... tenía que detallar sus gestos y a la vez lo que dice, porque en esto todo se toma en cuenta, y pues creo que independientemente de lo que él representa como parte del gobierno, ha dado una lucha excepcional”, afirmó el artista.

Si bien le gustaría regalarle una de sus obras maestras al ministro, acopia prudencia pues, según afirma, sería ideal que el Dr. Daniel Salas recibiera su obsequio en un momento más relajado, incluso de sus propias manos, algo que ve poco probable a corto plazo, por razones entendibles.

Por lo pronto, este artista confiesa que en ningún momento pensó en lucrar con la situación del país, de hecho, su réplica del ministro es única, y si bien este lunes ha recibido decenas de solicitudes en sus cuentas de Instagram y Facebook, él por ahora sigue midiendo el día a día: que no se le vaya a a ir la cantidad por la calidad.

La pregunta de muchos es ¿cuánto cuesta una versión funko del ministro Salas? Villalta asegura que su versión de este tipo de “muñeco” cuesta unos 30 mil colones, pues los hace uno por uno. Llegado el momento, valorará hacerlos no necesariamente en serie, pero sí con algún tipo de ayuda adicional, pues se trata de un trabajo delicado y de detalle.

“Yo tengo limitaciones porque trabajo solo, con un socio, hoy (este lunes) tengo muchas llamadas y pedidos, pero estos muñecos no los hago a escala, de hecho sí quisiera más adelante hacerle uno al ministro de Salud, pero diferente, no de la escala de 7 cm., sino uno más grande, especializado, de 25 centímetros, con su caja y todo. Sería mi forma de agradecerle tanto esfuerzo que está realizando por el país”, culminó el artista.

Yuri Lorena Jiménez

Yuri Lorena Jiménez

Periodista de la Revista Dominical desde 1992. En setiembre del 2010 asumió como editora de Teleguía. Premio a la Mejor Crónica a nivel latinoamericano otorgado en el 2001 por la Sociedad Interamericana de Prensa.