Lysalex Hernández A.. 13 octubre
El costarricense Maikol Villalta se dedica a la personalización de figuras POP! desde el año 2016. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
El costarricense Maikol Villalta se dedica a la personalización de figuras POP! desde el año 2016. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Entrar a la sala de su casa, ubicada en Sabanilla de Montes de Oca, es inmiscuirse de un tirón en un mundo en el que la imaginación parece no tener límites.

Allí, rodeado de paredes de madera pintadas de verde y con un sencillo mobiliario de tres sillones, este joven trabaja en un sueño que comenzó a materializarse, formalmente, desde hace poco más de un año.

Sin embargo, ya desde su adolescencia, Maikol Villalta siempre sintió esa necesidad de expresarse a través del arte. En ese entonces, una hoja en blanco y un lápiz de grafito eran sus únicas herramientas.

Hoy, a sus 35 años, lo hace con pinturas acrílicas, una masa especial para moldear, pinceles, una impresora 3D y figuras en blanco POP! –de la compañía Funko– donde busca confirmar en cada trazo que él y su creatividad son uno solo.

“En cada una de estas figuras hay mucho de mí y de mi historia. En ellas veo el resultado del esfuerzo y del trabajo que inicié hace algunos años y que hoy me permite vivir de una de mis grandes pasiones” dice Villalta.

Maikol Villalta comenzó con figuras de Lego, pero en la actualidad siente que con los Pop! puede ser más creativo

Él, quien asegura ser un coleccionista de libros y de algunas figuras Funko Pop! de su serie favorita, Son’s of Anarchy, comenzó este camino en el 2015, cuando decidió crear sus propias piezas en Lego de Batman, su superhéroe favorito.

A partir de ese momento, comenzó a darle vida a distintas versiones del hombre murciélago, algunas de ellas que solo él tenía, pero que decidió vender a falta de espacio en su casa. Esto hizo que sus amigos se percataran de su talento, por lo que poco a poco comenzó a recibir sus pedidos, los que confeccionaba en su tiempo libre.

“Siempre disfruté de crear con Legos, porque al existir infinidades de piezas, el reto de crear es mucho mayor. Es entonces cuando mis amigos comienzan a decirme que si puedo crearles piezas específicas y ahí fue cuando todo comenzó”, relata.

Por ello, quizás, no es de extrañar que en su antebrazo derecho lleve tatuados, en forma de Lego, los personajes de The Joker y Batman. Esto es una especie de recordatorio que no le permite olvidar cómo inició este sueño.

(Video) ¿Cómo se vería usted como muñeco Funko Pop!? Este tico lo convierte en uno

Con una chispa de felicidad que abrillanta sus ojos color café, Villalta cuenta cómo tomó la decisión de expandir ese espacio en el que le da rienda suelta a su ingenio. Es entonces cuando, luego de investigar un poco en Internet, dio con la noticia de que la empresa Funko Pop, dedicada a crear figuras coleccionables, vendía las piezas en blanco para que puedan ser personalizadas.

“En ese momento supe que esto era lo que estaba buscando. Las piezas eran más grandes, lo que me permitiría desarrollar un mayor nivel de detalle”, afirma.

Al recordar cuál fue la primera figura que hizo, confiesa entre risas que se trató de la de él mismo, “porque lo importante era experimentar y medir mis límites”.

Tiempo en detalles

Así, repasa las horas que le tomó poder dibujar sus tatuajes y el hecho de que tuvo que recurrir a una conocida para que le pudiera confeccionar su perro, esto con una resina especial que él no sabía manipular bien.

Poco a poco fue realizando distintos trabajos de personalización, sobre todo a sus amigos, quienes querían tener una figura de ellos mismos con una característica especial: una camiseta del Real Madrid, un traje del Chapulín Colorado o hasta una raqueta de tenis.

Si hay algo que siempre ha tenido claro es que no quería enfocarse en personajes populares y que ya cuentan con la licencia de Funko, sino que quería que las personas pudieran tener piezas que fueran realmente originales y de las que solo se fabricaría una.

“He podido presenciar, en dos ocasiones, cuando el trabajo le fue entregado a su dueño. La cara de sorpresa es única, porque uno nunca se imagina ser una pieza de colección y, mucho menos, que pueda reconocerse en ella”.

Este es uno de los trabajos que en los próximos días viajará hasta México, uno de los países en los que mayor demanda tienen las piezas de Villalta. En esta figura lleva trabajando varios días, ya que los cuadros de la camisa fueron pintados a mano, mientras que los lentes son una réplica exacta. El cliente solicitó que llevara un acordeón, que se realizó en una impresora 3D.Alejandro Gamboa
Este es uno de los trabajos que en los próximos días viajará hasta México, uno de los países en los que mayor demanda tienen las piezas de Villalta. En esta figura lleva trabajando varios días, ya que los cuadros de la camisa fueron pintados a mano, mientras que los lentes son una réplica exacta. El cliente solicitó que llevara un acordeón, que se realizó en una impresora 3D.Alejandro Gamboa

Aunque en una semana, Villalta puede realizar entre 10 y 12 figuras, trabaja en cada una de ellas hasta 14 horas, esto entre el diseño, la personalización y realización de la caja.

El costo promedio, que varía según los accesorios que se desee agregar, ronda los ¢22.000. Para comenzar con el trabajo, Villalta solicita a los clientes que le envíen una fotografía y una descripción sobre la persona, además de sus pasatiempos.

“En este trabajo me ha pasado de todo. He encontrado desde quienes me envían una descripción larguísima, que no me funciona en absoluto porque parece más una carta de amor, hasta quienes no temen pagar lo que sea por agregarle más detalle al trabajo”, comenta.

Son más de 700 trabajos realizados hasta este momento, por lo que cuando se le consulta cómo celebrará llegar a los 1000, responde que aún no lo tiene claro, pero que una de las posibilidades es hacer un diorama de Son’s of Anarchy e incluir un personaje de él.

Lo más retador, hasta ahora, es poder realizar diseños, ya que no cuenta con estudios en esta materia. Por eso, dentro de sus planes está poder hacer un curso en escultura y, más adelante, en diseño gráfico, dos de sus grandes deudas personales pendientes.

Divertidas anécdotas

Si bien es cierto, hasta hace un año es que se dedica de lleno a Maik’s Customs CR, desde inicios del 2016 son muchas las piezas realizadas, en su mayoría solicitadas para hombres.

La primera figura que creó Maikol Villalta fue la de él mismo; su objetivo era experimentar con distintos materiales y figuras, entre ellas, la de su perro. El joven recuerda que dibujar los tatuajes y el chaleco resultó un poco complicado, por lo que después de algunos años de técnica, ahora dedica más tiempo a los detalles. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
La primera figura que creó Maikol Villalta fue la de él mismo; su objetivo era experimentar con distintos materiales y figuras, entre ellas, la de su perro. El joven recuerda que dibujar los tatuajes y el chaleco resultó un poco complicado, por lo que después de algunos años de técnica, ahora dedica más tiempo a los detalles. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

No es de extrañar, pues, que muchas de las solicitudes estén relacionadas con figuras del fútbol tanto nacional como internacional.

“Recuerdo que una vez un cliente me pidió un trabajo de Paté Centeno cuando Saprissa ganó el Mundial de Clubes. A los días de entregarlo, recibí una llamada del abogado del jugador y me dijo que estaba prohibido lucrar con la imagen de Centeno. Cuando le expliqué lo que hacía realmente, me propusieron que hiciera varias piezas para que él pudiera venderlas, pero preferí dejar todo allí mejor”, recuerda.

En el otro extremo está el actor Mario Chacón, quien recibió una pieza de Maikol Yordan, lo que hizo que recibiera una llamada por parte del también comediante en el que planteaba hacer varias figuras del personaje.

“No voy a negarlo. Cuando me dijo que era él, me asusté y pensé que me iba a acusar o demandar. Al contrario de lo que esperé, más bien me felicitó y me habló de la posibilidad de hacer una serie de Maikol Yordan y venderla, pero no llegamos a un acuerdo”, cuenta.

Otra de las anécdotas fue con el cantante español David Bisbal quien, a petición de su disquera, recibió una figura personalizada cuando visitó Costa Rica a finales del año pasado.

“Varias semanas después, veo que me entra una llamada con un código extraño. Cuando contesto, la persona se identifica como el abogado de Universal Music Colombia y que me llamaba para decirme que en ese país se estaban comercializando figuras de Bisbal bajo mi nombre y que me exponía a una demanda. Yo les expliqué que solo había hecho una figura y que seguro se trataba de una estafa”, comenta.

Villalta explica que, como su trabajo es de personalización y no hace una misma figura en serie, no existe algún problema en cuanto a licencias. Sin embargo, siempre toma la precaución en cuanto al uso de logos –entre otros aspectos– que constantemente consulta con Funko, encargada de tramitar y utilizar distintas licencias.

A la semana, Villalta termina entre 10 y 12 piezas, por lo que diariamente puede trabajar hasta 14 horas. Según los detalles que tenga la figura, puede llevarse días completos en el diseño. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
A la semana, Villalta termina entre 10 y 12 piezas, por lo que diariamente puede trabajar hasta 14 horas. Según los detalles que tenga la figura, puede llevarse días completos en el diseño. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Los más populares

En cuanto a los más solicitados, el joven afirma que en Costa Rica son muy apetecidos los de Joaquín Sabina y los del programa Doctor House, además de aquellos en los que se puede utilizar el uniforme de la Selección Nacional de Fútbol.

Recientemente, y con motivo del estreno de la serie Luis Miguel en Netflix, desde México le han solicitado unas figuras del artista. También abundan solicitudes de El Chavo y, por supuesto, don Ramón y Quico.

“Me siento feliz de poder decir que mi trabajo ha llegado a países como México, España, Colombia, Finlandia y hasta Australia. Es hacia este mercado que me quiero enfocar, porque este tipo de clientes valora mucho este tipo de trabajo”, afirma.

Desde el expresidente Luis Guillermo Solís, el portero Keylor Navas, cantantes, actores y deportistas han “visto la luz” en esta casa. Para este joven, quien no se define como perfeccionista, sino como detallista, lo importante es que cada una de ellas han recibido el mismo nivel dedicación.

Este es un laborioso trabajo manual, ya que debe de tener la misma forma, por lo que se requiere de tiempo y técnica para lograr la precisión, de lo contario, el producto podría dañarse. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Este es un laborioso trabajo manual, ya que debe de tener la misma forma, por lo que se requiere de tiempo y técnica para lograr la precisión, de lo contario, el producto podría dañarse. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Este trabajo le ha permitido a Villalta cumplir algunos sueños, como el de hacerle sus POP! personalizados Rubén Léon y Framk Maneiro, dos de sus héroes de infancia y quienes hacen las voces de The Joker y Batman en Latinoamérica. Además, una de sus figuras esté exhibida en el Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, desde el mes de abril.

“No son muchos los que pueden decir que tienen una pieza en un museo”, bromea.

Para Maikol Villalta no existe lo “imposible”, sino aquello que su mente e imaginación tarda un poco más en hacerse realidad.