Jorge Arturo Mora. 18 octubre
La experimentada Ana Istarú encarna a Yocasta, madre y esposa de Edipo quien, en esta versión, es interpretado por Dennis Quirós (izquierda) y Ether Porras. Fotografía: John Durán
La experimentada Ana Istarú encarna a Yocasta, madre y esposa de Edipo quien, en esta versión, es interpretado por Dennis Quirós (izquierda) y Ether Porras. Fotografía: John Durán

Luis Carlos Vásquez, director a cargo del montaje Edipo Rey, asegura que no es un hombre de tragedias. Su carrera teatral ha sido marcada por las comedias (suele referenciarse por su trabajo en Sueños de una noche de verano, de William Shakespeare) y piensa que el triste clásico de Sófocles significa un nado que lo sumerge en nuevas corrientes.

“Porque es una obra difícil de etiquetar. Tiene componentes filosóficos, psicológicos, sociológicos... Yo lo que decidí fue no hacer un espectáculo que dijera “de esto trata Edipo”, sino que lo dejo muy abierto.

"La política, el rumor dañino son temas importantes para mí, pero no quiero hacer un folleto. Quiero que el espectador escoja con cuál tema quiere quedarse. Pensar que la gente piense sobre algo en concreto es un ejercicio que a veces queda truncado”, reflexiona el director.

Basado en una adaptación de Bernal Herrera, este sábado se estrena Edipo Rey, coproducción entre el Teatro Nacional y la Universidad de Costa Rica. Con un presupuesto de ¢98 millones se presentará en cartelera un montaje que, fiel al estilo del director, explora la atormentada figura del rey que acaba parricida e incestuoso, cumpliendo una terrible profecía.

Explorar un clásico
Además de la dirección de la obra, Luis Carlos Vásquez diseñó el vestuario de esta tragedia clásica. Este año también dirigió el gran montaje de 'Cabaret'. Fotografía: John Durán
Además de la dirección de la obra, Luis Carlos Vásquez diseñó el vestuario de esta tragedia clásica. Este año también dirigió el gran montaje de 'Cabaret'. Fotografía: John Durán

Al comienzo de esta versión de Edipo Rey, Vásquez utiliza una secuencia para contextualizar los eventos ocurridos previamente a este texto, el cual forma parte de una suerte de trilogía escrita por Sófocles comenzada con Antígona en el 442 a. C., y acabada en el 406 a. C. con Edipo en Colono.

Conviene repasar la conocida tragedia: un oráculo profetizó que Layo, rey de Tebas, sería asesinado por su propio hijo. Con tal de mantener su reinado, el rey ató los pies del bebé y lo abandonó para que muriera en una montaña.

Un pastor local encontró al niño y fue en su salvación. Lo tomó, lo llevó al rey de la ciudad de Corinto y fue bautizado como Edipo y adoptado como propio hijo del monarca.

El niño nunca supo sobre la adopción y, cuando un oráculo señaló que mataría a su propio padre, abandonó Corinto para evitar el cumplimiento de la profecía, seguro de que el rey de Corinto era su progenitor.

Como es costumbre, Luis Carlos Vásquez crea imágenes poderosas en cada una de las escenas del montaje. Fotografía: John Durán
Como es costumbre, Luis Carlos Vásquez crea imágenes poderosas en cada una de las escenas del montaje. Fotografía: John Durán

En su camino al exilio, encontró a un grupo de personas que lo atemorizó, creyendo que se trataba de una banda de criminales. Edipo los combatió y acabó con uno de ellos quien resultaría ser Layo, rey de Tebas y de paso su padre biológico.

Así se cumplió la profecía.

Edipo llegó a Tebas y fue interrumpido por una esfinge, un monstruo que devoraba a los viajeros que no sabían responder un enigma. Edipo resolvió el acertijo y el pueblo de Tebas, al saber que su rey había muerto, nombraron a Edipo como rey del pueblo, en señal de agradecimiento. Yocasta, su insospechada madre quien continuaba siendo la reina de Tebas, se convirtió en su esposa. A partir de allí, se desata la trama central de esta obra.

“Es muy interesante porque Edipo Rey puede ser vista como un thriller", comenta el director. "El protagonista busca, como un detective, las respuestas sobre sus orígenes, sobre quién es él, cuál es su lugar en el mundo y por qué los dioses se desquitan con él”, asegura Vásquez, quien viene de realizar la aplaudida Cabaret.

El coro continúa con su carácter simbólico en esta obra. La representación ciudadana queda plasmada con estos personajes. Fotografía: John Durán
El coro continúa con su carácter simbólico en esta obra. La representación ciudadana queda plasmada con estos personajes. Fotografía: John Durán

Al no ser una obra con peleas épicas como en otros clásicos infinitamente representados (como Julio César o Macbeth, por citar un par de ejemplos), Vásquez se centra en la lucha interna y psicológica que tiene Edipo consigo mismo. Por momentos, el director busca el clasicismo y deja imágenes fijas en escena como si se tratara de una pintura; en otros pasajes, el director da espacio a fusiones culturales como los ropajes del coro que parecen provenir de una tradición india. “Lo que me interesa es que la obra se sienta anacrónica. Es una historia que sigue vigente y los temas superan a la época que describe”.

Para esta producción, Vásquez cuenta con dos actores que interpretan el rol protagónico: Dennis Quirós y Ether Porras. Ambos aseguran que el proceso de encarnar a Edipo ha sido de simbiosis; cada uno se alimenta de las cualidades que el otro actor muestra en escena.

Las peleas están en segundo plano en este montaje de Luis Carlos Vásquez. Fotografía: John Durán
Las peleas están en segundo plano en este montaje de Luis Carlos Vásquez. Fotografía: John Durán

“A mí me resulta muy interesante cómo la tragedia persigue a Edipo a toda costa. Él no es el culpable de los errores de sus padres, pero el destino le llegará. Es muy trágico y triste, pero también es muy humano. No siempre la vida es justa y, por más que uno no esté en la peor circunstancia, se puede llegar a identificar con Edipo en estos momentos en que nada parece tener sentido. Es muy existencial”, analiza Quirós.

Por su parte, Porras manifiesta que el montaje ha significado un viaje introspectivo. “Curiosamente me dio por fascinarme con la parte política de la obra, algo que en mi vida no es tan fuerte. Ver el rol de Edipo, el del sacerdote, el de Yocasta como reina... Me entró una fascinación por descifrar los personajes como si fuese un tablero de ajedrez; me encanta ver quién se mueve y cómo se mueve”.

La reina Yocasta, personaje cardinal en la obra, es interpretada por la experimentada actriz y escritora Ana Istarú. “Los dos son Edipo y son visiones diferentes del personaje. Con Ether me siento con un Edipo más afectuoso, impulsivo, brioso; el Edipo de Dennis es más torturado, más adulto, más grave... Cada actor imprime rasgos de su personalidad, y lo interesante es que Edipo es todas las cualidades que ambos ponen en escena”.

Vea el espectáculo
En la obra, Edipo se entera que la epidemia que azota a su pueblo es un castigo de los dioses que no cesará hasta que se encuentre al asesino del rey Layo. Fotografía: John Durán
En la obra, Edipo se entera que la epidemia que azota a su pueblo es un castigo de los dioses que no cesará hasta que se encuentre al asesino del rey Layo. Fotografía: John Durán

Edipo Rey se presentará en el Teatro Nacional el sábado 19, viernes 25 y sábado 26 de octubre a las 8 p. m.; el domingo 20 y domingo 27 de octubre será a las 5 p. m. La entrada general tiene un costo de ¢10.000; estudiantes y adultos mayores con carné pueden solicitar un 20% de descuento. Los tiquetes se pueden adquirir en la boletería del teatro, llamando al 2010-1110 y en www.teatronacional.go.cr.