Jorge Arturo Mora. 29 noviembre, 2018
Retrato de la artista plástica Grace Blanco. Reproducción: Mayela López
Retrato de la artista plástica Grace Blanco. Reproducción: Mayela López

La artista costarricense Grace Blanco, ganadora del Premio Nacional de Dibujo, falleció este miércoles 28 de noviembre a los 71 años. La pintora padecía de alzheimer.

El deceso lo confirmó su hija Mia Ferreyra a través de su página de Facebook. Ferreyra se encargó de cuidar a su madre a tiempo completo desde el 2009.

Con pesar compartimos esta noticia y extendemos nuestras sinceras condolencias a Mia Gabriela Ferreyra.

Posted by Museo de Arte Costarricense - MAC on Thursday, November 29, 2018

Blanco realizó numerosas exposiciones, tanto dentro como fuera del país, a partir de 1973. Entre 1975 y 1978 fue subdirectora de Artes y Letras en el Ministerio de Cultura, en 1974 obtuvo el primer premio de pintura del III Salón Anual de Artes Plásticas y en 1990 se le otorgó el Premio Nacional en Dibujo.

Otros artistas destacados como Francisco Amighetti se refirieron a la obra de Blanco como una artista excepcional.

“En su ruta de la expresión, la obra importante de Grace Blanco es la mujer, un himno a la alegría de vivir y a la juventud. En sus dibujos vierte sus vivencias y usa su imaginación dentro de una dimensión que no tiene que ver con formas oníricas gastadas, sino con el complejo mundo del espíritu", dijo en una ocasión el pintor.

Olga Coronado, también pintora costarricense, se mostró consternada por la muerte de su amiga. Ambas estudiaron juntas en la Universidad de Costa Rica, fueron compañeras de apartamento durante su época de estudios y mantuvieron amistad durante toda su vida.

Foto de la obra
Foto de la obra "Perfil", de la artista plástica Grace Blanco. Reproducción: Mayela López

“Nosotras desde el comienzo encontramos muchas cosas en común a la hora de hablar de arte. Nos interesó mucho trabajar en la cuestión política de nuestro tiempo, la guerra en Nicaragua y el conflicto en El Salvador. Nuestro interés era ayudar a los pueblos, y siempre los tuvimos presentes”, recuerda Coronado.

Coronado recuerda a la dibujante y pintora como una mujer muy espiritual, que trasladó sus sentimientos a las obras.

“Creo que Costa Rica la recordará por ser una mujer tan humana. Con la pintura en óleo demostró ser excepcional, igual con sus dibujos que realizó desde la época de la universidad. Fuimos hermanas de toda la vida y recuerdo que su espíritu fue lo que le trajo tantos reconocimientos. Fue una gran artista”, afirma Coronado.

La vela de la artista se realizó en la Funeraria Montesacro.