Jessica Rojas Ch., Jorge Arturo Mora. 9 septiembre
En el año 2013 Rafa Fernandez, presentó la colección 'Navegante de sueños y lunas'. Fotografia Marcela Bertozzi.
En el año 2013 Rafa Fernandez, presentó la colección 'Navegante de sueños y lunas'. Fotografia Marcela Bertozzi.

Como un dotado, sensible y prolífico artista, así es como recuerdan varias figuras de las artes costarricenses al pintor Rafa Fernández, quien falleció este domingo 9 de setiembre a los 82 años.

El presidente Carlos Alvarado utilizó la red social Twitter para expresar su pésame: “Hoy nos deja uno de los artistas más prominentes de nuestro país, don Rafa Fernández. Vivirá para siempre en sus obras y la historia de nuestro país lo recordará. Mi más sentido pésame para sus seres queridos”, escribió el mandatario.

La ministra de Cultura, Sylvie Durán, explicó, en una declaración que mandó a los medios de comunicación, que el país perdió a uno de los creadores más importantes de las artes nacionales. Además aseguró que la muerte de Fernández conmueve al sector cultural y a las artes visuales ya que marcó a varias generaciones de artistas con su calidad plástica y carisma excepcional.

“En su prolífica carrera, sus búsquedas conceptuales y gráficas dieron forma a un arte profundamente personal, y que, por su dimensión simbólica y su armonía plástica adquieren valor universal. Su obra, extensa y compleja, es una exploración onírica de la realidad, de finísima expresividad”, afirmó la ministra.

Un artista que tuvo una relación muy cercana con Fernández es el músico Manuel Obregón, quien también fungió como ministro de Cultura en el gobierno de Laura Chinchilla (2010-2014). Obregón contó que cuando Fernández vivió en España, en la década de los años 80, coincidieron y tuvieron la oportunidad de disfrutar de la pasión del pintor por los toros. Además, Rafa le dejó unas pinturas y, a partir de ellas, el compositor creó varios temas que luego fueron parte del espectáculo llamado Sortilegio, que presentó en el Teatro Nacional.

“Recuerdo el valor que tuvo como persona de imponerse en un medio tan difícil como el de Costa Rica y convertirse en un pintor de éxito que rompió los moldes y barreras de su época. Más aún siendo una persona de extracción humilde que logró superarse en su talento para dejarnos un legado enorme de colores y de alegría en su paso por la vida. Rafa tuvo la virtud, más allá de lo artístico, del valor humano porque tenía un gran corazón”, comentó Obregón.

El exministro de Cultura y también pintor Guido Sáenz externó su pesar por la muerte del artista ya que fueron amigos. Lo recuerda como un pintor imaginativo técnicamente, de un oficio impresionante y con una carrera más que brillante como pocos ha tenido el país.

“Lamento enormemente esta pérdida. El país está de duelo ante la muerte de un artista del calibre y de la categoría de Rafa, sobre todo porque nunca abandonó su quehacer artístico. Fue íntegro pese a su salud quebrantada; se las arregló para seguir pintando y eso es un modelo prodigioso para la juventud”, dijo Sáenz, a quien le correspondió otorgarle el Magón que Fernández ganó.

“Evidentemente es una pérdida sensible para el arte nacional. Rafa fue un creador apasionado, constante, muy seductor con su obra, con la cual obtuvo un éxito muy merecido. Yo diría, además, que su trabajo de los últimos años es verdaderamente heroico porque se supo sobreponer a las limitaciones físicas que tuvo en su salud para reinventarse como artista y hacer que naciera un nuevo Rafa Fernández que nos duró varios años, en ese sentido fue heroico y ejemplar”, expresó Carlos Francisco Echeverría, ministro de Cultura, Juventud y Deportes en el gobierno de Óscar Arias Sánchez (1986-1990).

Por su parte, Sofía Soto Maffioli, directora del Museo de Arte Costarricense, afirmó que murió uno de los referentes más grandes de la creación del arte en Costa Rica. “Tanto como dibujante e ilustrador, se convirtió en uno de los creadores más prolíficos. Fue una figura muy importante para la manifestación de un gremio artístico en el país. Quienes trabajaron con él, aseguran que tenía una energía muy fuerte. En los 60 y 70 mostró una obra conceptualmente compleja, con figuraciones poéticas. Innovó hasta llegar a una sofisticación estilística que en sus últimos años demostró como pocos. Además, propulsó una revolución en el coleccionismo costarricense”, dijo la experta.

Guillermo Madriz, director del Centro Cultural Costarricense Norteamericano, le agradeció en un mensaje en Facebook a Fernández por “tanta belleza", haciendo alusión a las obras del autor.

La escritora y periodista Camila Schumacher, muy amiga de la familia, le dedicó las siguientes palabras a Rafa en su perfil de Facebook: “Un hombre con la valentía que solo da la sensibilidad; con la sensibilidad que solo se permiten los valientes! Un minotauro, dueño, creador y mago de todos los azules... El maestro.... El amigo. Gracias... para siempre”.

La vela del artista se llevará a cabo este domingo a partir de las 5 p. m. en la funeraria Montesacro. El lunes, la capilla ardiente será en el foyer del Teatro Nacional de 10 a. m. a 1 p. m.; luego se realizarán las honras fúnebres en la Iglesia de la Soledad a la 2 p. m.

'Diálogo bidimensional' (1976) es una de las obras de Rafa Fernández.Foto: Archivo.
'Diálogo bidimensional' (1976) es una de las obras de Rafa Fernández.Foto: Archivo.