Cultura

Autor brasileño Marcelo Pereira Rodrigues: “no me gusta tacharme de filosófico porque puede sonar como algo pedante”

El filósofo, escritor y editor brasileño concedió una entrevista a ‘Viva’ para comentar el mundo hispanohablante, la visión de filosofía en la literatura y la situación cultural de su país

El caso de Marcelo Pereira Rodrigues es especial. El escritor brasileño ha hilado su vida en medio de tres mundos: el de la ficción, el del periodismo y el de la filosofía.

Esa gama cultural, que ha fortalecido la pluma de este editor de la Revista Conhece-te, lo ha dotado de gran popularidad en el mundo hispanohablante. En Costa Rica su nuevo libro La Caída ha llegado a la Librería Lehmann y ha abierto la oportunidad de conversar vía correo electrónico con este autor interesado en mundos tan dispares como el del romance y la violencia.

–¿Qué reflexión realiza sobre la llegada de su libro a Costa Rica?

–Estoy muy feliz. Es muy satisfactorio cuando mis libros llegan a otros países. Ya he pasado por esa experiencia en Portugal, Argentina y Uruguay. Espero que mi literatura sea un gusto para un grande número de costarricenses. ¡Estoy emocionado!

–¿Qué significa un público como el costarricense para su obra y qué sorpresas podrían encontrar los lectores ante el encuentro cultural?

–Espero que sea un descubrimiento mutuo. Ya me han llegado mensajes de lectores de Costa Rica a los que les gustó el libro. Crece mi expectativa para estar en Costa Rica y sentir ese termómetro de cerca. Acerca de las sorpresas, pienso que los lectores encontrarán en mis libros narrativas con un toque de romance sobre la vida, en lo extraordinario y lo corriente. Por ejemplo, en La Caída abordo temas como el suicidio, la pedofilia, la adicción a las redes sociales, el amor, el exhibicionismo y el consumismo, la amistad, la adicción al juego de azar, el fanatismo religioso, la poca lectura, en fin, abordo la vida como ella es.

–Además de la llegada de su libro a Costa Rica, existen planes para llevar su obra a España. ¿Qué tiene de especial el lector hispanohablante a su parecer?

León Tolstói dijo cierta vez: “pinta tu aldea y pintarás el mundo, describe la aldea y serás universal”. Pienso lo mismo. Contestando específicamente sobre La Caída, en un escenario que es Belo Horizonte (capital de uno de los estados de Brasil), la narrativa puede ser adaptada a diversos otros lugares, como Lisboa (donde el libro llegó), Madrid, París o San José. No tengo en la mente el público-meta de mis libros, así que me sorprendo con el gran número de lectores que tengo más allá de las fronteras.

–Usted además de escritor es filosófo. ¿Cree que el oficio de la escritura inevitablemente requiere ver el mundo a través de los ojos de la filosofía?

–Pienso que sería muy arrogante si afirmara eso. Soy filósofo por formación, pero, de mis doce libros, nunca escribí tratados filosóficos o académicos. Mi área es otra: escribo para la gente. Personalmente, es claro que haber estudiado filosofía y hoy tener 44 años me ha dado templanza, equilibrio y justicia. A través de mis novelas y crónicas abordo siempre cuestiones comportamentales y lo hago a través de mis personajes. Intento simplificar; no me gusta tacharme de filosófico porque puede sonar como algo pedante. Escribo para las personas, sin distinción.

–Usted también es el editor de la revista Conhece-te, ¿qué aporta el mundo de los periódicos a su escritura?

–Excelente pregunta. En La Caída inserté en la trama artículos y crónicas que había desarrollado para la revista Conhece-te. Hice esa inserción y la destiné a un personaje específico. Una cosa siempre lleva a la otra, el punto en común es el oficio de la escritura en sí.

–Con respecto a la revista, ¿cómo ha logrado que la publicación se mantenga durante casi dos décadas?

–La revista Conhece-te es un caso de éxito editorial. Pienso que nos mantenemos hasta hoy por la fidelidad de los anunciantes y suscriptores. Como iniciamos en el año de 2001, y como la Internet estaba apenas empezando, observo hoy que las publicaciones impresas parecen obsoletas. Hoy, con esa exacerbación de las redes sociales y debido al hecho de una pereza generalizada para leer, la industria periodística atraviesa una grave crisis. Pienso que, si no fuera debido a la fidelidad, no existiríamos más. Pienso que ese mismo proceso debe pasar con los periódicos. Son características fundamentales para cautivar al buen lector.

–¿Cómo es la acogida de revistas culturales como Conhece-te en Brasil?

–Brasil posee un déficit cultural y educacional gigantesco. Apenas 25% de la población posee el hábito de lectura así que trabajamos con esa parcela que le gusta a literatura, artículos reflexivos y intrigantes. Como ejercitamos la interactividad, obtenemos lectores que elogian las ediciones, muchas de las cuales extrapolan la frontera de Brasil, sin apelar al sensacionalismo y las famosas noticias falsas.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.