Cine

‘Raya y el último dragón’: Llega la guerrera que apunta a ser un nuevo clásico de Disney

Si bien califica como “Princesa Disney”, Raya es ante todo una feroz aventurera. La nueva heroína animada debuta en simultáneo en cines y Disney+ y ‘Viva’ conversó con sus creadoras sobre esta ambiciosa historia de coraje y confianza.

¿Puede recordar cuál fue el actor que dobló al español la voz del genio en Aladino, el clásico animado de Disney de 1992? ¿No? ¡Claro que no! Aquella película era obligatorio verla en su versión original en inglés, pues solo así se podía escuchar el espectacular trabajo de Robin Williams al meterse en la piel del celeste personaje. El recuerdo viene al caso pues si usted comete el error de ver Raya y el último dragón en español, entonces se perderá un trabajo de caracterización de voces que júrelo pasará a la historia como el del genio del querido Robin.

Desprovisto de cualquier objetividad, reitero el mensaje: hágase un favor y disfrute del nuevo filme animado de Disney en inglés, pues así escuchará al carismático dragón Sisu en la voz de Awkwafina, la actriz y rapera que se ha convertido en el último lustro en una de las comediantes más cotizadas de Hollywood, gracias a sus trabajos en filmes como Ocean’s 8, Crazy Rich Asians y, especialmente, la aclamada The Farewell. Tuve la oportunidad de ver la película hace unos días, previo a su estreno este 5 de marzo, y la actuación de la intérprete de raíces chinas y coreanas es espectacular: la simbiosis entre ella y su dragón es perfecta.

Raya y el último dragón marca el regreso de Disney a las salas de cine, tras meses de postergar sus grandes estrenos a causa de la pandemia. La casa del ratón optó en el 2020 por redireccionar hacia su joven servicio de streaming, Disney+, dos de los lanzamientos cinematográficos de mayor perfil, como fueron Mulán y Soul, pero para esta nueva aventura animada optó por un agresivo modelo híbrido: la película se estrenará en simultáneo en los complejos cinematográficos y en Disney+, donde los suscriptores podrán verla bajo la modalidad Premier Access (ver detalles más adelante).

La cinta se inspira en las culturas del sudeste de Asia (Filipinas, Vietnam, Laos, Tailandia...) y nos ubica en Kumandra, una tierra cargada de magia en la que los humanos y los benévolos dragones conviven. Cuando unas criaturas llamadas los Druun provocan una plaga que se extiende por todo el mundo (¿le suena conocido?), los dragones se sacrifican, a excepción de Sisu, el último dragón y creador de la gema que pone a salvo a los humanos. Sin embargo, siglos después los Drunn vuelven a azotar el territorio y una joven y solitaria guerrera se lanza en una desesperada misión para encontrar a aquel mítico dragón.

Raya es la guerrera. Técnicamente es una “princesa Disney”, pues es la hija y heredera del jefe del pueblo que resguarda la joya mágica, pero no nos equivoquemos: Raya es una espectacular guerrera, fiera en el combate e ingeniosa como pocos. Al verla en acción es más fácil asociarla con Natasha Romanoff y Ahsoka Tano que con la Sirenita o la Bella Durmiente.

Raya crece en un mundo dividido, donde los cinco pueblos de Kumandra se disputan la posesión de la gema del dragón. Traicionada a corta edad por Namaari, otra princesa rival, la protagonista se blinda en su misión de encontrar al último dragón, mientras desconfía de todos... siempre. Sin embargo, su viaje, así como el de su némesis Namaari y de la atolondrada pero sabia Sisu, deberá pasar, sí o sí, por la confianza, aún en aquellos que nos antagonizan.

Asia es Kumandra

En su afán de buscar mayor representación étnica en sus películas, Disney fijo en este ocasión la mira en el sudeste asiático, luego pasar en tiempos recientes por México (Coco); el Pacífico sur (Moana) y China (Mulán). Por esto, la compañía reclutó en el elenco del nuevo filme a muchos de los intérpretes de ascendencia asiática que más han brillado en Hollywood en tiempos recientes, como Daniel Dae Kim, Sandra Oh, Benedict Wong, la ya mencionada Awkwafina, y Kelly Marie Tran (Rose Tico en Star Wars) y quien le da su voz a Raya.

Viva entrevistó días atrás a dos de las principales fuerzas creativas detrás del filme: la productora Osnat Shurer (Moana) y la guionista Adele Lim (Crazy Rich Asians). Este es un extracto de la conversación.

— Por definición, Raya calza dentro de la categoría de “Princesa Disney”, pero en todo sentido es una guerrera. Con recientes casos como Moana, la versión live action de Mulán e incluso Vanellope (Ralph el Demoledor), el concepto de la princesa se ha extendido mucho más allá de las realidades de Blanca Nieves y Cenicienta. ¿Qué podemos esperar de futuras representaciones de protagonistas femeninas en películas de Disney?

— Osnat: Es una buena pregunta. Una de las cosas que nos dimos cuenta al trabajar con Raya es que ella no tiene que ser una princesa, es una protagonista femenina. Y lo pensamos profundamente, ¿queremos que sea una princesa? Lo que concluimos es que las princesas son personajes aspiracionales, pero más importante es que son líderes. Y queríamos que Raya sea líder, hay algo en la responsabilidad de liderar a la gente que es importante para nosotros y por eso decidimos mantenerla como princesa. Creo que ella se sienta firme en la tradición; en que es un personaje aspiracional; en que es la hija del jefe, lo que la hace una princesa por definición pero si le preguntas a Raya que cómo se identifica ella, probablemente dirá guerrera, mucho antes de pensarse como princesa.

Lo que estamos viendo es la rica variedad de protagonistas en las películas de Disney: algunas serán princesas, otras no, algunos serán masculinos, otros femeninos, pero podemos redefinir eso más y más por quienes somos como cineastas y lo que traemos a la mesa, así que creo que ella refleja nuestros tiempos en una buena manera. La antagonista en el filme (Namaari) es parecida a ella, son casi dos lados de la misma moneda, y el hecho de que tengamos una película con tres fuertes, interesantes, falibles y nuevos personajes femeninos y que exploremos sus relaciones no podría hacerme más feliz.

— La confianza es un tema central de la película, pero al mismo tiempo le hemos venido diciendo a nuestros hijos por años que no deben confiar fácilmente en todo el mundo. ¿Cómo conciliar esa necesidad de confiar en otros cuando tanta gente está tratando de aprovecharse de ello?

Adele: Para dar contexto: Kumandra es una tierra de fantasía y esta es una historia original pero queríamos cimentar el viaje de Raya en el mundo real, así que los problemas que ella enfrenta son muy parecidos a los que nosotros enfrentamos hoy. Pensamos en qué se necesita para volver a juntar a personas que está separadas y eso requiere un acto de confianza, y queríamos mostrar que para Raya el confiar en los demás no es un reto fácil. Idealmente como padres procuramos enseñarle a nuestros hijos las bases de la confianza a una temprana edad pero al crecer, como le sucede a Raya, podemos desilusionarnos del mundo, pudo pasar que cuando éramos jóvenes confiamos en la gente y esa confianza fue rota, y eso hará difícil acercarse a otras personas, y así empieza Raya.

Lo que vimos es que confiar es un acto difícil: tienes que superar tus propios prejuicios, tus problemas, y vemos a alguien como Raya, que es una poderosa guerrera, tornarse vulnerable para confiar en alguien más, aún cuando perdió todo lo que es importante para ella, aún cuando otros la defraudaron, la traicionaron. Al final del día lo que el dragón le muestra es que tiene que identificar esa chispa en otras personas, continuamente buscarla para que esto funcione, pues es la única manera como lograremos superar los problemas de este mundo, juntos.

— Namaari es un personaje muy interesante. Ella es adversaria pero no villana...

Osnat: Ella es un estudio muy interesante para nosotras, pues en un inicio Namaari era la villana pero nos retamos a ver más profundo, repasamos toda la historia, la diseccionamos y la relación de Raya con Namaari fue uno de los aspectos que nos empujó a ver más a fondo y entre más lo pensamos más nos dimos cuenta que ambas son muy similares: Naamari y Raya son hijas de jefes, las han formado para ser líderes, se preocupan por su gente pero lo muestran en dos vías muy diferentes. Por eso procuramos darles un pasado a ellas, pues si lo piensas sin duda hubieran sido amigas, tienen mucho en común: es como cuando eres adolescente y conoces a alguien que le gusta el mismo cantante, o una banda algo oscura, y se apasionan con el tema... pues eso son ellas con los dragones. Así cuando su relación se vuelve más profunda se hace claro que tenemos dos historias en la película: la de Raya y Sisu, que es una historia de amigas, y no es común ver una historia de amistad entre dos personajes femeninos en películas comerciales, así como esta historia con Namaari, que es como el opuesto de ella. Para Adele y para mí es emocionante el desarrollar estas historias entre personajes femeninos, estamos explorando territorios nuevos.

— Cuando vi la película me fue imposible no pensar en que el trabajo de voz de Awkwafina es lo mejor que he visto en una película animada de Disney desde que Robin Williams hizo al genio en Aladino. Es increíble. Adele, trabajaste con ella y se conocen bien: ¿Era Awkwafina la voz del dragón Sisu desde que se empezó a desarrollar el personaje?

Adele: Tengo que darle el crédito a la gente de Disney porque ellos integraron a Awkwafina antes de que yo me sumara a la película. Cuando entré al cuarto donde se trabajaba la historia había un gran cuadro con el personaje de Sisu y dije que se parecía mucho a Awkwafina, y ellos respondieron “es gracioso que lo digas, porque...”. Genera ese efecto, como bien dices, porque no todo el mundo tiene una gran voz para un personaje animado y Awkwafina absolutamente sí la tiene.

Por un lado fue una ventaja porque ya había trabajado con ella en Crazy Rich Asians y tenía su voz en mi cabeza cuando estábamos escribiendo al personaje, pero la dificultad fue que Sisu también es divertida como Awkwafina pero también le queríamos infundir una profunda sabiduría al personaje, porque en la cultura asiática el dragón es esta entidad que te inspira a grandes cosas. Por esto lo que Awkwafina hace es maravilloso: recuerdo la primera vez que entró a la cabina de grabación, todos nosotros nos reíamos tan fuerte; ella te emociona, y logra aterrizar el humor para que provenga de un sitio significativo, y cuando Raya la conoce lo que espera es un gran superhéroe y en cambio le toca esta criatura loca, pero en realidad lo que Raya aprende, y ojalá la audiencia con ella, es que debajo de ese humor, Sisu ve lo mejor en ti, ve lo mejor en todos, y esa es la profunda sabiduría del dragón. Awkwafina es capaz de interpretar este inmenso rol cómico pero además tiene esta emoción y vulnerabilidad, y eso es lo que hace el emparejamiento de Awkwafina y Sisu tan especial.

¿Cómo verla en Disney+?

Además del estreno cinematográfico, Raya y el último dragón es la primera película que Disney+ ofrece en Latinoamérica bajo la modalidad Premier Access.

Del 5 al 19 de marzo, los suscriptores del servicio de streaming tendrán acceso al filme, tras el pago de $11,99 (adicionales a la mensualidad regular). Esto les dará derecho a ver la película en sus casas tantas veces como así lo quieran.

Aquellos clientes que no opten por el Premier Access deberán esperar un poco más, pues Raya y el útimo dragón se integrará al catálogo de Disney+, ya sin costos adicionales, el 23 de abril.

Víctor Fernández G.

Víctor Fernández G.

Jefe de información de Entretenimiento. Ingresó al Grupo Nación como periodista de espectáculos al diario Al Día en 1999 y luego pasó a La Nación y al periódico juvenil Vuelta en U, del cual fue su director. Graduado de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.