Cine

Sidney Poitier, la leyenda que derribó muros en Hollywood, muere a los 94 años

Fue el primer actor afroamericano en ganar un Óscar. Con su trabajo normalizó que personas negras también fueran protagonistas en la pantalla grande

Sidney Poitier, la primera gran estrella afroestadounidense de Hollywood, ha fallecido a los 94 años, según informó este 7 de enero, Chester Cooper, el viceprimer ministro de Bahamas.

Poitier, que tenía doble nacionalidad (estadounidense y bahameña), era “un ícono, un héroe, un mentor, un luchador, un tesoro nacional”, dijo Cooper en su página oficial de Facebook.

El célebre actor se convirtió en la primera estrella negra nominada a un premio de la Academia con The Defiant Ones (Fugitivos), de 1958 y, seis años después fue el primero en ganar el Óscar al mejor actor por su actuación en Lilies of the Field (Los lirios del valle), de 1963.

Poitier alcanzó la popularidad con una serie de papeles innovadores en un momento de gran tensión racial en Estados Unidos, en las décadas de 1950 y 1960.

Equilibró el éxito con el sentido del deber, eligiendo proyectos que abordaran el fanatismo y los estereotipos, incluidos sus clásicos de 1967 Adivina quién viene a cenar, En el calor de la noche y Al maestro con cariño.

“Estaba en conflicto con una gran tristeza y un sentido de celebración cuando me enteré del fallecimiento de Sir Sidney Poitier”, dijo Cooper, este viernes.

"Tristeza de que ya no estaría aquí para decirle lo mucho que significa para nosotros, sino celebración de que hizo tanto para mostrarle al mundo que los que vienen de los comienzos más humildes pueden cambiar el planeta", destacó.

“Lo extrañaremos profundamente, pero el suyo es un legado que nunca se olvidará”, agregó el funcionario.

Poitier, además, fue galardonado con un Óscar honorífico en 2002 por sus “actuaciones extraordinarias” en la pantalla grande y por su “dignidad, estilo e inteligencia” fuera de ella.

El actor que abrió la puerta

Si se hace un repaso rápido sobre protagonistas negros que han destacado en el cine se pueden ubicar muchos rostros y nombres, pero a todos ellos les antecedió Sidney Poitier. Figura que, con su talento y activismo, abrió una puerta para que personas afrodescendientes también tuvieran papeles protagónicos en una industria dominada por personas blancas.

Obtener un Óscar, el máximo reconocimiento por su trabajo en Los lirios del Valle, lo hizo ilusionarse con trascender, pero más que esto, hizo soñar a muchísimas personas negras sobre la posibilidad de llegar hasta allí, o a cualquier escenario, y de ser celebradas tal y cómo contó la reconocida presentadora estadounidense Oprah Winfrey.

“En 1964, yo era una niña pequeña sentada en el suelo de la casa de mi madre en Milwaukee, viendo a Anne Bancroft presentar el Óscar a mejor actor. Subió al escenario el hombre más elegante que jamás haya recordado. Su corbata era blanca, su piel era negra y lo estaban celebrando. Nunca había visto a un hombre negro siendo celebrado así”, expresó Wynfrey en el 2018, durante un discurso en los Globos de Oro, replicó el diario El País, de España.

Su característica elegancia y su don actoral, permitieron que Sidney Poitier ascendiera en una carrera en la que era poco común que personas negras ocuparan protagónicos. Además de ello, la mayoría de sus papeles reflejaban temas raciales. Lo hizo en In the Heat of the Night (como detective que investiga un crimen racista) y en Guess Who’s Coming to Dinner, cinta en que encarnó a un brillante médico enfrentado a los estereotipos raciales de su novia blanca.

CNN recuerda que, aún probada su valía profesional, personalmente Poitier tuvo que enfrentar estigmas raciales en la meca del cine. Por ejemplo, pocas veces le tomaban en cuenta para papeles románticos. De todos modos, su entereza y talento lo llevaron no solo a ser el protagonista de varias películas, sino que además interpretó papeles en los que tomaba el rol de distintos profesionales: es decir, que “ponía en la pantalla a las personas negras no solo siendo sirvientes”.

El mismo medio recuerda como Sidney Poitier también recibió críticas de otros afrodescendientes, quienes le veían como quien había decidido “complacer a los blancos”.

“Ha sido una responsabilidad enorme. Y lo acepté, y viví de una manera que mostraba cómo respetaba esa responsabilidad. Tenía que hacerlo. Para que otros vinieran detrás de mí, había ciertas cosas que se tenía que hacer”, le dijo en el 2000 a Oprah Winfrey.

Es importante destacar que, antes del hito de Poitier en los premios Óscar, en 1964, la actriz Hattie McDaniel ya había obtenido la estatuilla dorada como actriz de reparto. Lo logró gracias a su trabajo en Lo que el viento se llevó, en 1940.

Más allá de la actuación

Sidney Poitier nació el 20 de febrero de 1927 en Miami, Florida. Sus padres Evelyn Outten y Reginald James Poitier, dos agricultores bahameños, llegaron a Estados Unidos para vender tomates. Tras su nacimiento regresaron a Bahamas y allí se crió.

A los 14 años su familia lo envió a vivir con su hermano, quien vivía en Miami. Como nació en Estados Unidos él gozaba de esa nacionalidad y de la bahameña. Un año más tarde se mudó a Nueva York, allí tuvo su primer trabajo lavando platos. En ese tiempo, recuerda la BBC, experimentó el racismo por primera vez.

“Vivía en un país donde no podía conseguir trabajo, excepto los que estaban apartados por mi color o mi casta”, dijo alguna vez Poitier, según replicó el medio británico.

A sus 16, Poitier se unió al ejército. Mintió diciendo que era mayor. La experiencia duró solamente nueve meses y, para salirse, fingió “locura”, según reveló en el libro The Measure of a Man: A Spiritual Autobiography, cita CNN. Luego de este periodo se unió a un grupo de teatro.

En 1946, con 19 años, se le presentó su primera oportunidad para actuar. Él tuvo el papel provincial en Lisístrata, de Aristófanes, producción en la que solamente participaron afroamericanos.

Para 1949 se separó del teatro e inició en el mundo del cine. El actor se empezó a destacar de inmediato y todo lo demás es historia.

Sidney Poitier fue padre de seis hijas: Beverly, Pamela, Sherri y Gina, quienes nacieron de su primer matrimonio con Juanita Hardy.

Años después se casó con Joanna Shimkus y, de esa unión, llegaron al mundo Anika y Sydney Tamiia.

Fernanda Matarrita Chaves

Fernanda Matarrita Chaves

Periodista y Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Latina de Costa Rica. “Redactora del año” de La Nación en el 2021. Ganó el premio nacional al mejor contenido divulgado sobre Niñez y Adolescencia 2021, otorgado por el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia y organizado por UNICEF, el PANI y Punto y Aparte

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.