Cine

‘Jurassic World: Dominion’, un cierre de trilogía con el poder de las viejas leyendas

A pesar del taquillazo que significó la resurrección de la franquicia, los dos filmes previos se han volcado más a presentar nuevos espécimes que construir a una historia contundente. Con ‘Jurassic World: Dominion’ se pretende, finalmente, potenciar este universo

Los dinosaurios nos acompañarán para siempre, no importa que se hayan extinto. Jurassic World: Dominion, el gran estreno de esta semana en las salas ticas, confirma que por 30 años, en el cine, la humanidad ha seguido con fascinación un mundo que nunca experimentaremos, pero que entusiasma imaginar.

A pesar del taquillazo que significó la resurrección de la franquicia, los dos filmes previos se han volcado más en presentar nuevos espécimes que construir una historia contundente. Ahora, con Jurassic World: Dominion, los productores detrás de la franquicia pretenden finalmente potenciar este universo echando mano de las viejas leyendas -Sam Neill, Laura Dern y Jeff Goldblum-, quienes hicieron grande esta historia.

Este nuevo paso para la expansión de la franquicia jurásica se mira con optimismo. Con la nostalgia como bandera, el cierre de esta trilogía quiere asegurar un buen paquete de acción y emotividad.

Nuevos intereses

Aquella pisada colosal de dinosaurio que se estampó en la gran pantalla no se olvida. Era 1993 y, con Jurassic Park, Steven Spielberg consolidó su nombre y ofreció una historia entrañable. Se trató, sin duda, de una proeza técnica en cuanto a efectos especiales para su momento.

La cinta, de hecho, no tardó en convertirse en todo un fenómeno consiguiendo récords en recaudación. Luego llegaría Titanic a cambiar ese hito, pero todo aquel que haya experimentado en salas el temor de ver a los personajes escondidos tras un auto mientras un gigantesco espécimen acechaba, puede asegurar que Jurassic Park fue más que una aventura; se trató de drama, suspenso, terror y catarsis.

Sus secuelas inmediatas fueron más o menos bien recibidas. La segunda se recuerda con un mejor sabor, pero la tercera iba más sobre presentar nuevas especies de dinosaurios, como si de una ‘capturapedia’ se tratara.

La resurrección de la franquicia, en el 2015, también bebió de esa fuente. Con el nombre de Jurassic World empezó una nueva era de secuelas que continuó con Jurassic World: Reino Perdido. Ambos filmes se centraron en mostrar el incontenible poder de los noveles dinosaurios y de cómo estas invenciones se convertían en una amenaza al pretender ser utilizarlas como armas.

Pero la franquicia parece haber tomado un giro. Este 2 de junio se estrenó en Costa Rica Jurassic World: Dominion, cinta que echa mano de las viejas leyendas de la franquicia para dar un golpe emocional con los nuevos personajes.

La historia es la siguiente: cuatro años después de la destrucción de Isla Nublar, los dinosaurios ahora viven y cazan junto a los humanos en todo el mundo. Este frágil equilibrio remodelará el futuro y determinará, de una vez por todas, si los seres humanos seguirán siendo los depredadores máximos en un planeta que ahora comparten con las criaturas más temibles de la historia.

La amenaza, que es fruto de la manipulación científica en búsqueda de intereses económicos, lleva a la tropa protagonista a dos aventuras paralelas: el secuestro de una adolescente producto de una clonación y la cría de la velociraptor llamado Blue.

Enfocada más en estas dos historias, el filme deja de un lado la mirada de una súper épica y quiere proponer algo tal vez más pequeño, pero más funcional. Estas dos travesías harán que se produzca el esperado encuentro entre el elenco clásico de la franquicia, integrado por Sam Neill, Laura Dern y Jeff Goldblum; y el grupo de protagonistas, encarnados por Chris Pratt y Bryce Dallas Howard. Por supuesto, la presencia del trío original es lo que más entusiasma a los seguidores de la aventura jurásica, pues la nostalgia está al servicio del cariño de unos personajes que vuelven casi treinta años después a la acción.

En una entrevista replicada por Vanity Fair, el director Colin Trevorrow confesó que no sabía qué esperar del reencuentro del icónico trío. “Creo que en un principio no supe muy bien por dónde pisaba, me planteaba cuestiones como si su dinámica afectaría a la de sus personajes en la película o si Jeff y Sam no tenían una buena relación, pero mis miedos demostraron no tener base. Poseen una dinámica completamente única y propia. Con el tiempo la fui aprendiendo”

En esa conversación, la actriz Laura Dern reflexionó sobre el legado de su personaje, uno de los más queridos en su celebrada trayectoria.

Según ella, el mayor impacto que le produce volver a interpretar a Ellie Sattler reside en cómo su personaje se convirtió en un ídolo de empoderamiento para mujeres. “Hoy en día sigue habiendo generaciones de niños o familias que conectan con estos personajes. Para mí es increíble que existan mujeres que se hayan sentido inspiradas por Ellie Sattler. La profecía de su personaje se hizo más o menos realidad: mientras los dinosaurios se daban un buen festín con la humanidad, las mujeres heredaron la tierra”, contó en la entrevista.

Posiblemente, su legado siga engrandeciéndose. Aunque todo parece indicar que la era Jurassic World estaría llegando a su fin con esta trilogía, todo apunta a que luego vendrán más y más producciones que extiendan este universo. No hay escape: nadie puede resistirse a la fantasía de corretear junto a un dinosaurio en nuestros tiempos.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.