Alexánder Sánchez. 24 marzo
Jennifer Aniston nació en California, un 11 de febrero de 1969. Tienes genes griegos, por parte de su padre. AP
Jennifer Aniston nació en California, un 11 de febrero de 1969. Tienes genes griegos, por parte de su padre. AP

Jennifer Aniston está de cumpleaños y como todo miembro de la high class hollywoodense haría una megafiesta de cumpleaños en el lujoso Sunset Tower, de Los Ángeles.

Era una fiesta especial, sin duda. Son 50 años los que cumple la Aniston, por lo que cada detalle del evento tuvo que ser muy bien cuidado.

“¿A quién le mando invitación?”, seguramente pensó la diva.

Anotó a sus amigas Gwyneth Paltrow, Katy Perry y Dolly Parton...pero no se detuvo allí. Sin temor a las habladurías de la prensa rosa escribió el nombre de las antiguas y resonantes discordias en una tarjeta: Brad Pitt.

Y ¡zaz!...el 11 de febrero, día exacto de su natalicio, Pitt llegó al festejo, abrazó a la festejada y todo bien. Nada particular pasó aquella noche. Es claro que la Jennifer Aniston de la madurez ha decidido gozar de la vida, soslayarse en sus éxitos personales y no guardar rencores contra nadie.

La actriz californiana, quien nació en 1969, sabe que vale por su talento y no por con quién ande. Por eso Pitt –el gran amor que perdió un día en los labios carnosos de Angelina Jolie– ya no le hace ningún daño.

Empoderada, sonriente y siempre bella, la Aniston que alcanzó la fama por la serie Friends va por el mundo sin detener su vuelo. Si bien sus dos últimas películas en la pantalla grande datan del 2016 –Mother’s Day y Office Christmas Party, hace tan solo un año Netflix la reclutó para su comedia Dumplin’ (2018), donde hizo el papel de una alocada y vanidosa madre.

A sus 50 años, Jennifer Aniston luce extraordinariamente bien. Impresiona a cualquiera. Foto: Shutterstock
A sus 50 años, Jennifer Aniston luce extraordinariamente bien. Impresiona a cualquiera. Foto: Shutterstock

Netflix necesitaba una mujer madura para ese papel, pero también delgada y atractiva. La ojiazul, por ende, era la mujer perfecta para encarnar a la despreocupada exreina de belleza.

“Jennifer es una mujer adorable y no puedes apartar tus ojos de ella. Había tantas cosas en el personaje que supe que era perfecta para ella. Ella tiene un instinto y ciertas capacidades como actriz, que era fácil imaginarla en la película”, dijo Anne Fletcher, directora de la comedia a Collider.com.

Aunque en Dumplin’ abundan la risas, las relaciones madre e hija se complican en este filme, por lo que una actriz capaz de propiciar gracia, y a la vez alentar el drama, era muy necesaria. Aniston, curriculum en mano, cumplió también con ese atestado.

Recordemos que la actriz no solo nos hizo reír en Friends, donde ganó varios premios Emmy y Globos de Oro como mejor actriz en una serie de comedia, si no que también sacó su lado más dramático en Cake (2014), donde encarnando a una mujer con un dolor crónico estuvo a punto de conquistar el Globo de Oro en la categoría de drama.

Cake libera a Aniston de todos los prejuicios que la cultura pop ha impuesto sobre ella”, sentenció Los Angeles Times, en clara alusión a su papel en Friends.

¡Hey, mundo, Jennifer Aniston es más que Rachel Green!, parecía gritar el diario californiano.

Hasta fue voceada para el Óscar, gracias a Cake, pero finalmente no consiguió la ansiada candidatura.

Sin embargo, fue así como la jovencita traviesa, que a sus 20 años debutó en la serie televisiva Molloy (1989), había comenzado a sacar su garras.

Jennifer Aniston en Dumplin', cinta de Netflix en el que hace el papel de una madre y exreina de belleza. Foto NETFLIX
Jennifer Aniston en Dumplin', cinta de Netflix en el que hace el papel de una madre y exreina de belleza. Foto NETFLIX
Una chica ‘Friends’.

Hija del actor John Aniston y de la actriz y modelo Nancy Dow, Aniston nació en Sherman Oaks, California, pero se crío en la ciudad de Nueva York.

En la Gran Manzana, atraída por la vena artística de sus progenitores, Aniston se matricula en el New York’s High School of the Performing Arts, esculpiendo los dotes que ya traía por herencia.

Participó como extra en la película Mi amigo Mac (1988), pero ella tenía aspiraciones mucho más altas. Por eso viaja a Los Ángeles para probar suerte y rápidamente la encuentra como protagonista de la serie Molloy.

Una joven llamada Courtney, algo engreída y complicada, fue su primer reto en la serie de comedia.

Tan solo un año después, Aniston iba a llegar a la gran pantalla. Con la película Campamento Cucamonga (1990), la diva tendría la exposición necesaria para consolidarse en el medio y no pasar desapercibida por los productores televisivos de la época.

Otras series como Un chico listo (1991), La cabeza de Herman (1992), A través del tiempo (1993), La ley de Burke (1994) y Muddling Through (1994), contaron con sus servicios, pero lamentablemente para ella ningún proyecto contó con la continuidad esperada.

Fue entonces donde Aniston dudó en seguir el camino de la actuación.

“Fueron tiempos difíciles”, habría reconocido la actriz en una antigua entrevista.

Pero el mundo estaba a punto de sorprenderla. En 1994, una audición para la cadena de televisión NBC le cambió literalmente la vida.

NBC la fichó para ser parte del elenco de Friends, donde sin imaginar la trascendencia de ese acto se dispuso a dar vida a Rachel Green.

Jennifer Aniston con el Emmy en sus manos. Lo celebró con todo el elenco de Friends. FOTO: Shutterstock
Jennifer Aniston con el Emmy en sus manos. Lo celebró con todo el elenco de Friends. FOTO: Shutterstock

Por 10 largos y exitosos años, Rachel llevó su imagen artística a todos los rincones del mundo. La serie rompió récords de audiencia y popularidad, tanto que la Aniston comenzó a ver los frutos en las portadas de las mejores revistas y también en su cuenta bancaria.

En las dos últimas temporadas de Friends (2003-2004), la actriz llegó a ganar un $1 millón de dólares por episodio, convirtiéndose en la actriz mejor pagada de la época.

​ “Realmente fue el mejor trabajo que tuve”, reconoció la actriz a la revista InStyle.

Y tanto le gustó encarnar a Rachel, que incluso Aniston fantasea con la posibilidad de una nueva temporada de la serie.

“Nunca se sabe. Se están reiniciando muchos programas”, añadió con una risa cómplice a la revista.

Pero todo tiene un final. En el 2004 Friends salió del aire y la carrera de todos sus protagonistas quedó en suspenso.

Sin embargo, para ese momento, Aniston ya tenía un trillo recorrido en la pantalla grande. Había trabajado en Picture Perfect (1997), The Object of My Affection (1998), Bruce Almighty (2003), Along Came Polly (2004) y The Good Girl (2002), uno de sus primeros trabajos de drama.

Pero cuando finalmente se bajó del vagón de Friends, Aniston tuvo más tiempo para explorar nuevos caminos. En el 2005, junto a Clive Owen, la chica divertida borró su sonrisa en Descarrilados (Derailed), un thriller de drama en el que la violencia y las relaciones extramatrimoniales marcan el destino de sus protagonistas.

“Sin duda, con los papeles de The Good Girl y Descarrilados, Aniston trató de romper con la imagen de chica adorable y divertida que, queriendo o no, se había forjado”, escribió la BBC.

Sin embargo, antes de que Cake rompiera definitvamente el molde, las comedias románticas nunca la abandonaron. Marley & Me (2008), He’s Just Not That Into You (2009), The Bounty Hunter (2010) y Just Go with It (2011), fueron algunas de ellas.

En el 2012, Jennifer Aniston develó su estrella en el Paseo de la Fama, en Hollywood.FOTO: Shutterstock
En el 2012, Jennifer Aniston develó su estrella en el Paseo de la Fama, en Hollywood.FOTO: Shutterstock
Amor atravesado.

Apartándonos de su lado artístico, contar el fenómeno Aniston sin el amor no es posible.

Desde 1995, cuando recién empezaba Friends, a Jennifer se le conocieron algunos novios. El músico Adam Duritz (vocalista de Counting Crows), por ejemplo, y el actor Tate Donovan.

Pero nada la marcaría tanto como su relación con Brad Pitt, el invitado especial de su cumpleaños 50. Después de dos años de un intenso y mediático noviazgo, el 29 de julio del año 2000 la pareja se dio el sí y se casaron.

Durante cinco años su matrimonio fue la envidia del mundo, hasta que en el 2005 anunciaron su divorcio.

¿Qué había pasado entre ellos?

Pues todo se debió al efecto Jolie. Las especulaciones sobre la infidelidad de Pitt, cuando este filmó junto a Jolie Mr. & Mrs. Smith (2005), se confirmaron apenas meses después cuando comenzaron a convivir juntos.

Por años, la relación entre Jolie y Pitt pareció dolerle en el alma a Aniston o, al menos, así lo dejaba entrever la prensa rosa.

Jennifer Aniston y Brad Pitt en sus buenos tiempos. Luego, se derrumbó el amor. FOTO: Shutterstock
Jennifer Aniston y Brad Pitt en sus buenos tiempos. Luego, se derrumbó el amor. FOTO: Shutterstock

Tiempo después Aniston comenzó una relación con el actor Vince Vaughn y posteriormente con el músico John Mayer. Sin embargo, con quien decidió volver a dar el sí, fue con el actor y director Justin Theroux.

Aniston y Theroux se comprometieron en el 2012 y se casaron en agosto del 2015. Sin embargo, tres años después, la sombra del divorcio volvió a asomarse.

Fue una ruptura “desgarradora, pero amable”, dijo a Theroux a The New York Times, echando abajo las decenas de rumores que surgieron tras su separación.

Al respecto Aniston, dijo lo siguiente a la revista InStyle: “Son erróneas las frases: ‘Jen no puede mantener a los hombres’, ‘Jen se niega a tener un bebé porque es egoísta y está comprometida con su carrera’ o 'que estoy triste y con el corazón roto”, expresó la actriz.

“Para empezar, con el debido respeto, no tengo el corazón roto. Y segundo, son suposiciones imprudentes”, agregó.

Lo cierto es que desde entonces no se ha sabido más sobre su vida amorosa. Al parecer ella está bien así, echando para adelante en sus otras muchas facetas.

Jennifer Aniston y Justin Theroux se casaron en el 2015, pero se divorciaron tres años después. FOTO: Shutterstock
Jennifer Aniston y Justin Theroux se casaron en el 2015, pero se divorciaron tres años después. FOTO: Shutterstock
Una actriz, una empresaria.

Aniston sabe bien que su imagen pública es fuerte y es una máquina de hacer millones. Por eso, además de haber producido algunos proyectos fílmicos (The Switch, 2010), ha sido reconocida por ser una referente en el mundo de la moda y los medios de comunicación.

Por ejemplo, la actriz popularizó en el mundo el corte de cabello The Rachel, inspirado en su personaje de Friends, y en el 1996 y 2006 encabezó dos llamativas listas: la de Personas mejor vestidas y de Las 100 mujeres más sexys.

Por si fuera poco, Aniston ha sido protagonista de videos musicales, anuncios publicitarios y hasta ha sacado su propia marca de perfume –Jennifer Aniston–. Se trata de decenas de emprendimientos que, además de dinero, le han servido para mantenerse vigente en el imaginario colectivo, esperando en casa por la próxima oferta en la pantalla grande.

¡Ya veremos lo que se trae!, pues Aniston –siempre diva y carismática–, le sonríe al futuro con optimismo y sin complejos. A sus 50, con algunas pocas arrugas, parece que está comenzado la vida.

Jen y siete memorables momentos

MOLLY (1990)

La primera serie de televisión protagonizada por Aniston. A sus 20 años encarna a una chica, algo vanidosa y complicada.

FRIENDS (1994-2004)

Durante 10 años, la actriz da vida a Rachel y su trabajo se da a conocer en todo el mundo. Su carrera no sería la misma sin este singular papel.

GLOBO DE ORO (2003)

Conquista, con incuestionables merecimientos, el Globo de Oro en la categoría de mejor actriz en una serie de comedia. Todo gracias a Friends.

AMADOS EMMY (2001-2003)

En el 2001, por Friends, gana el Emmy como mejor actriz de reparto en serie de comedia. Luego, en el 2002 y 2003, se lleva el mismo premio pero como actriz principal.

Jennifer Aniston
Jennifer Aniston

CAKE (2015)

Por su trabajo en esta película, Aniston logró su primera nominación a un Globo de Oro en la categoría de mejor actriz dramática. La crítica se rindió a sus pies.

JEN Y BRAD

En el año 2000, Aniston se casa con Brad Pitt. Su divorcio, cinco años después, fue la comidilla de los medios del espectáculo en todo el mundo.

Marley y yo (2008)

Para la revista Vanity Fair, esta es la mejor comedia romántica estelarizado por la actriz. Sin embargo, lo que realmente remarca, es que la actriz tiene un gran carisma y mucho pegue en este género.

Dumplin’ (2018)

Es la más reciente película de Jennifer Aniston. La produce Netflix y en ella la actriz encarna a una madre vanidosa, con ínfulas propias de reina de belleza.