Cine

‘Belcebú fue el demonio que poseyó a Johnson’, explica nieto de los Warren sobre la nueva película de ‘El Conjuro’

Chris McKinnell, nieto de Ed y Lorraine Warren, los investigadores paranormales a cargo de este caso, contó detalles reales de la posesión demoniaca que supuestamente llevó a Johnson a cometer un asesinato.

La nueva película de la saga El Conjuro se estrena este jueves 3 de junio en los cines costarricenses y con la historia se genera una nueva emoción por la trayectoria de los investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren.

El Conjuro 3: El Diablo me obligó a hacerlo, se centra en el sonado caso del asesinato cometido por Arne Johnson, quien fue a juicio y optó por defenderse aduciendo que cuando ocurrió el suceso, estaba poseído por el demonio. En noviembre de 1981 Johnson fue condenado por homicidio, la corte no aceptó el alegato de la posesión y el hombre cumplió una condena de cinco años en la cárcel.

Pero la posesión demoniaca y el posterior hecho delicitivo tienen una historia todavía más cruel detrás. Un tiempo antes de que Johnson apuñalara en varias ocasiones a su casero Alan Bono, el niño David Gatzel (cuñado de Johnson) había recibido tres exorcismos por parte de Ed y Lorraine Warren, ya que el primero de la familia en estar poseído fue el pequeño de 10 años; así lo contó Chris McKinnel, nieto de los Warren, a La Nación.

Durante uno de esos exorcismos, Arne le ordenó a uno de los demonios que entrara en su propio cuerpo y que dejara en paz al pequeño... esto fue lo que pasó.

“Mis abuelos dijeron que había 36 demonios dentro de David. El número uno de ellos era Belcebú, ese fue el que poseyó a Arne”, explicó McKinnell quien desde hace varios meses está en Costa Rica atendiendo temas paranormales en colaboración con el grupo Investigación ParanormalCR.

Según el nieto de los Warren, sus abuelos pudieron haber trabajado en este caso por casi un año desde que empezaron con los exorcismos de David, hasta que fueron parte de la defensa en el juicio que perdió Johnson. Pero afirma que ese no fue el caso más terrorífico en el que actuaron. “Definitivamente el más terrorífico fue el caso de Amityville. El de Johnson fue terrible, lo recuerdo bien porque yo tenía unos 14 años. Mi abuelo creyó que estaba bien utilizar la posesión como parte de la defensa legal, pero yo sabía que nunca iba a ser aceptado por la corte”, recordó McKinnell.

Sobre el nuevo filme que narra una historia basada en los estudios e investigaciones de sus abuelos, McKinnell afirma que se siente curioso sobre lo que se verá en la pantalla grande, pero asegura que tiene sentimientos encontrados porque teme que el balance entre la realidad y la ficción no sea el adecuado.

“Quien vea la película deberá de aceptar que no todo es real, que está basada en una historia real y que los hechos verdaderos puedan representar cerca de un 10% de la trama”, explicó.

Con el pasar de los años, tanto David como Arne se encuentran bien, afirmó McKinnell. “A David lo conocí cuando éramos muy jóvenes. La última vez que vi a Arne y a su esposa Debbie fue en el funeral de mi abuela. Él es un hombre muy bueno, ella fue una mujer hermosa y falleció hace poco tiempo. Arne no ha tenido más problemas o posesiones, ha estado muy bien”, dijo.

El filme

El Conjuro 3: El diablo me hizo hacerlo, es la sétima entrega del universo Conjuring. Es protagonizada una vez más por Vera Farmiga en el papel de Lorraine y Patrick Wilson como Ed; la dirección está a cargo de Michael Chaves (The Curse of La Llorona).

Este filme vuelve a reunir a James Wan y Per Safran como productores de un filme del universo Conjuring.

“El tribunal acepta la existencia de Dios cada vez que un testigo jura decir la verdad. Creo que ya es hora de que acepten la existencia del diablo”, había dicho Ed Warren durante el juicio contra Johnson. Esta misma frase repite Wilson interpretando al investigador paranormal en la película.

Wan quería explorar el mundo en el que Ed y Lorraine ayudaban a la policía a resolver crímenes, explica la nota de prensa de la producción de El Conjuro. Con esta premisa recurrieron a los expedientes de los Warren y se decantaron por el caso de The Devil Made Me Do It, el primer juicio por asesinato en Estados Unidos en el que se usó la posesión demoníaca como defensa legal.

“Quería salirme del subgénero de las casas encantadas pero mantener el miedo, y The Conjuring: The Devil Made Me Do It funciona como un clásico thriller policíaco, salvo que los detectives son Ed y Loraine Warren”, explicó Wan.

La intensión era llevar las habilidades de los esposos (el demonólogo y la vidente) al límite, arriesgando sus vidas para demostrar la inocencia de los acusados y la existencia de fuerzas malignas, agrega la producción.

Detalles

El Conjuro 3: El diablo me hizo hacerlo estará en cartelera a partir de este jueves 3 de junio en todas las salas de cine del país; también en IMAX.

Como parte del estreno de la película, este fin de semana habrá unas conferencias a cargo de Chris McKinnel, quien hablará detalladamente sobre sus abuelos y el caso de Arne Johnson.

Estos encuentros se llevarán a cabo el sábado 5 de junio en Nova Cinemas Ciudad del Este y el domingo 6 en Nova Cinemas Plaza Real; ambas conferencias serán a las 3 p. m.

Si desea asistir a uno de estos encuentros con el nieto de los Warren, las entradas están a la venta en el sitio www.novacinemas.cr. Los boletos valen ¢20.000 (dos entradas regulares) y ¢30.000 (dos entradas VIP).

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.