Óscar Cruz. 6 marzo
Elenco principal de 'Juanka ido del Cielo', con el comediante Alex Costa (de sombrero) como líder del equipo. Cortesía Teletica
Elenco principal de 'Juanka ido del Cielo', con el comediante Alex Costa (de sombrero) como líder del equipo. Cortesía Teletica

Juanka ido del Cielo es una nueva propuesta de comedia que Teletica programa en el horario de los viernes a las 8:30 p. m., una franja dedicada a la comedia criolla del canal de la Sabana.

Es un serial de comedia, donde cada semana el personaje principal, un ángel de nombre Juanka, tiene la tarea de ayudar en algún caso donde su intervención sea necesaria, sin embargo, el conflicto radica en que sus habilidades no son muy diestras.

Importante mencionar, antes de comentar un poco la manufactura de la serie, es que cualquier esfuerzo por crear televisión nacional debe ser promovido. Es indispensable que exista una identidad nacional registrada en nuestra televisión. Sin embargo, no siempre estos esfuerzos son bienvenidos. Claramente la reacción de la audiencia no está relacionada con el afán del productor en muchos casos, más en un mercado interno con factores de producción endogámicos altísimos.

Lo primero que salta es el título. ¿Qué hay con ese título? Es como el nombre del salón de belleza de barrio, con una K de más o un apóstrofo donde no va. Incluso con la palabra Caído funcionaba mejor, y es que el juego de palabras se quiere complicar nada más porque sí, para hacerlo más “interesante”.

Leerlo incluso, obliga a una distorsión muy compleja del idioma.

Del arte y la forma

El arte padece mucho en esta serie, no da para televisión. Cuando usted ve props en “estereofón” y escarcha, ya la producción se proyecta de modo precario al punto de que incluso puede ser mejor prescindir del arte antes que exponerse.

Con la música pasa igual, es endeble. Mencionan a Tom Cruise y suena el tema de Misión Imposible, igual con Los ángeles de Charlie. ¿Qué gana la obra narrativamente con esta ocurrencia? No hay marca, no hay propuesta.

Los créditos representan la informalidad hecha texto. Desde la perspectiva del paratexto, si los créditos son ‘chafas’ esto revela el texto principal (la serie) como algo ‘chafa’ también. Por ejemplo, llamar “Los Más Enfocados” posiblemente al rol de camarógrafo o “Los que se las saben todas” (un rol que acá mismo no logro descifrar aún) hace que la lectura acertada sea imposible. Podrá ser una gran gracia y parecer creativo, pero imposibilita el crédito de una manera fiable y dificulta la lectura del audiovisual de modo histórico, introduce ruido.

Utilizan un fondo blanco para tratar el espacio etéreo donde los ángeles viven y organizan sus labores. El problema, es que el marco referencial se pierde en absoluto. Cuando pasan de un espacio a otro, con otros personajes, la luz, el cuadro y el fondo no cambian y se percibe el infame jump cut que por sencillo que es, parece imposible de aprender en la escuela audiovisual costarricense ¿No lo notan?

Del guion y el fondo.

Es ingenuo, con tramas ingenuas. Y no, no se trata de que el producto debe ser sencillo, para una audiencia amplia. Es claro que las audiencias son capaces de tener comprensión de piezas audiovisuales complejas. Esto no necesita ser complejo, solo no ser ingenuo. De paso, las risas agregadas no ayudan a presentar un guion de modo inteligente, pues incluso hay una carencia muy clara en la dirección del conflicto y en las motivaciones de los personajes.

Existen también incongruencias narrativas, en el primer episodio un personaje rompe la cuarta pared, pero ya en el segundo no lo hacen lo cual deja en un gran veremos el aspecto del estilo y tratamiento.

Igual, los espacios narrativos cambian por cuestiones exógenas al texto y algunos personajes simplemente no aparecen.

Sería muy interesante, que igual como sucedió con A Gallo Tapado o Los Enredos de Juan Vainas, podamos conocer la reacción de la audiencia, pero una reacción fundada en la observación del programa y su comparación. La audiencia hoy en día tiene en su haber el manejo perceptual del lenguaje audiovisual de muchos años de televisión criolla, lo que da para un fundamento más allá del simple “no me gusta”. Espero pueda verlo, y comparar su opinión con estas notas.