Teleguía

'Runaways': El equipo sub-17 de Marvel

El Canal Sony estrena la más reciente serie ambientada en el Universo Cinematográfico Marvel. Sus protagonistas son adolescentes con superpoderes, unidos para vencer a los más temibles adversarios: sus propios padres.

Jóvenes ordinarios empujados a vivir circunstancias extraordinarias, en abierto desafío a la visión de mundo de sus padres, y que encuentran en sus pares entendimiento y protección. De esto se trata la adolescencia, ¿no?

Runaways es, en esencia, justo eso: un drama de adolescentes en búsqueda de comprensión. Seis chicos de orígenes distintos y características complementarias que, en la variedad, encuentra coherencia y propósito. La suya es la etapa en la que el grupo de amigos es todo, y cuando los lazos de afecto se anteponen, en muchas ocasiones, a los de sangre.

Ahora bien, agreguemos a todo lo anterior que los muchachos poseen poderes o habilidades extraordinarias (del tipo que se encuentran en las historietas), y que su descubrimiento viene de la mano con el fin del mundo tal y como lo conocían desde niños: sus padres no son lo que aparentan.

Dicho esto, se puede entender por qué es injusto echar a Runaways dentro del mismo saco de las series basadas en cómics de Marvel. Es cierto que comparte rasgos comunes y que también es parte de la narrativa del Universo Cinematográfico Marvel (UCM), pero por encima de eso, Runaways es un drama adolescente, más en la línea de One Tree Hill o The O.C. que de Agents of S.H.I.E.L.D. o Daredevil.

La nueva serie se transmitirá en América Latina los martes a las 9 p. m., por medio del canal Sony. En Estados Unidos, se estrenó en exclusiva en el servicio de streaming Hulu (no disponible aún en Costa Rica).

Con Runaways, ya son 10 las series de televisión producidas por Marvel ambientadas en el UCM y que, a su manera, se cruzan con las historias desarrolladas en la pantalla grande: Agents of S.H.I.E.L.D., la ya cancelada Agent Carter, e Inhumans, (todas de la cadena ABC), y el combo de Netflix: Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist, The Defenders y The Punisher.

Hermanos separados. Aunque el linaje Marvel está establecido en Runaways, los espectadores no deben esperar apariciones del Capitán América o Hulk. Los muchachos de la nueva serie tiene suficiente entre manos como para perder el tiempo en cuchicheo sobre Los Vengadores.

La serie se inspira en el cómic homónimo de Marvel, ideado en el 2003 por la dupla creativa de Brian K. Vaughan (guionista) y Adrian Alphona (dibujante). En un inicio el plan era adaptar la historieta al cine e incluso Kevin Feige –cabeza de los Estudios Marvel– la mencionó como uno de los títulos de la compañía en fila para llegar a la gran pantalla.

Al final, el saturado calendario de películas de la empresa sacó a los Runaways de las carteleras y los enrumbó a la televisión. La movida –a vista de la reacción de la crítica– parece haber sido la correcta.


Aunque la serie no echa mano a las tramas derivadas de los filmes, el ser parte del UCM le brinda amplias ventajas a los guionistas, pues ya se dio por sentado que el público acepta y entiende dentro de la narrativa la existencia de superhéroes, extraterrestres y magia. Con eso resuelto, la nueva producción no tuvo necesidad de grandes y complejas explicaciones sobre los aspectos sobrenaturales de la vida de los chicos.

La primera temporada se mantiene bastante fiel a la materia prima que la nutre: seis jóvenes –cuyos padres son amigos– descubren que sus progenitores forman parte de una organización criminal y ocultista. La conmoción inicial da paso a la acción y los muchachos se apartan de sus familias para, juntos, enfrentar y detener a sus adultos.

El grupo lo conforman Alex Wilder (Rhenzy Feliz); Nico Minoru (Lyrica Okano); Karolina Dean (Virginia Gardner); Gert Yorkes (Ariela Barer); Chase Stein (Gregg Sulkin), y Molly Hernández (Allegra Acosta).

Alex viene a ser el líder tácito del colectivo, y aunque no posee superpoderes, sí está dotado de una inteligencia superior y es un brillante estratega. Sus padres son jefes de la mafia.

Nico es hija de hechiceros y capaz de manipular la magia; Karolina es hija de alienígenas y puede volar y lanzar rayos luminosos; Gert es hija de viajeros en el tiempo y controla con su mente a un dinosaurio (sí, un dinosaurio), Chase es hijo de científicos y su destreza en ingeniería le permite construir armas y ayudas tecnológicas, y Molly es hija de mutantes, poseedora de una fuerza sobrehumana e invulnerabilidad.

Los seis se conocen desde niños pero con los años pierden contacto. Desconocedores de la verdadera naturaleza de sus padres ni de sus habilidades especiales, los muchachos vuelven a coincidir en la reunión anual de sus progenitores, a los que descubren en medio de un sacrificio humano, propio de los rituales de su secta, denominada El Orgullo.

Huele a ‘teen spirit’. Runaways viene a ser una propuesta inédita en la televisión, pues combina dos géneros que antes solo habían coincidido en series animadas: los superhéroes y los novelones juveniles.

Al frente está uno de los equipos mejor probados cuando de crear contenido juvenil se trata. Los cocreadores y productores ejecutivos son Josh Schwartz y Stephanie Savage, cuyos créditos combinados incluyen series de gran impacto entre los adolescentes, como The O.C., y Gossip Girl, además de la comedia de espías Chuck, y otros títulos de resultados dispares (Hart of Dixie, The Carrie Diaries, y Cult).

La aspiración de Marvel y Hulu es que Schwartz repita con Runaways lo que alcanzó con The O.C., cuyas primeras temporadas derivaron en un fenómeno cultural que tuvo ramificaciones en la moda y la música.

En Estados Unidos la serie se estrenó el 21 de noviembre anterior y la aprobación de la crítica ha sido contundente (en el sitio Rotten Tomatoes ostenta una aprobación del 83%). Con esto, Marvel Televisión revierte la caída experimentada tras los recientes fiascos de Iron Fist e Inhumans.

Así, sin importar la evidente saturación de contenidos Marvel en el mercado, Runaways pide con méritos propios una oportunidad. Vamos a dársela.

Víctor Fernández G.

Víctor Fernández G.

Jefe de información de Entretenimiento. Ingresó al Grupo Nación como periodista de espectáculos al diario Al Día en 1999 y luego pasó a La Nación y al periódico juvenil Vuelta en U, del cual fue su director. Graduado de la Universidad de Costa Rica.