Monserrath Vargas L.. 29 diciembre, 2018
Foto ilustrativa para fin de año, sobre el uso del celular versus relación familiar. Foto: Shutterstock
Foto ilustrativa para fin de año, sobre el uso del celular versus relación familiar. Foto: Shutterstock

Si su celebración navideña se caracterizó por rostros iluminados más por las pantallas de los celulares de sus seres queridos que por el brillo de la época y desea evitar que eso se repita en la reunión de fin y principio de año puede poner en práctica algunos consejos.

El psicólogo Esteban Valverde explicó que si bien los dispositivos son parte de nuestra cotidianidad y el “celular, el Internet, las tabletas, eso de alguna manera llegó para quedarse”, el contacto cara a cara sigue siendo muy importante para las familias y las parejas.

Por eso no se trata de satanizar los dispositivos o su uso, sino más bien de introducir medidas que nos permitan mantener el contacto con las personas que más amamos.

Según el experto, cada familia debe establecer sus propias reglas en casa, así, si son los papás con los hijos deben explicarles que como familia “vamos a reunirnos a tal hora todos los días, o cuando desayunamos o los domingos, vamos a procurar los espacios (sin celular)”, comentó.

Por su parte, Karla Espinoza, gerente de comunicación de Telefónica Movistar aseguró que si bien la tecnología está más presente que nunca, la pretensión es que esta sea un medio para conectar a las personas y no para separarlas.

“Las conexiones deben ser en el momento oportuno y con propósito, para que realmente las podamos aprovechar, por ejemplo, ahora durante Fin de Año”, comentó Espinoza.

Teléfonica lanzó una campaña apoyando la idea de disfrutar los espacios cara a cara, aprovechando estas fechas y compartió además algunas recomendaciones para que las personas recuerden que lo verdaderamente importante es fortalecer el vínculo con familiares o amigos.

Por ejemplo, que si los padres van a llamar la atención a los más jóvenes de la familia por estar pendientes de sus dispositivos se empiece dando el ejemplo.

“Como adultos y papás, debemos convertirnos en ejemplo para hijos y familia. Por eso, nosotros debemos primero limitar ese uso que estamos haciendo de las pantallas y dispositivos en espacios en los que se supone que deberíamos estar compartiendo y estar presentes”, señaló Espinoza.

En ese mismo sentido, el psicólogo Esteban Valverde puntualizó que se debe ser consecuente, pues si en una pareja uno de los dos le está diciendo al otro que le gustaría que compartiera más tiempo con él o ella y menos con el celular, pero quien hace la solicitud se pone a subir fotos y se concentra en el teléfono, estará dando un mensaje ambiguo y no estará fomentado el acercamiento.

Otra de las recomendaciones de la campaña de Teléfónica es resguardar los espacios familiares que son para conversación y juego y procurar que estén libres de pantallas.

La principal consecuencia de que las personas se centren en los aparatos y en entablar conversaciones con personas que no están en la habitación es la falta de comunicación con sus seres queridos o familiares.

Esto se observa en la disminución de interacción de eventos o situaciones cotidianas.

Mientras que en relaciones de pareja provocará que cada quien termine “por su lado, ya no habrá asertividad, emoción”. En una familia, se corre el riesgo de que los padres se vuelvan unos desconocidos para sus hijos e inclusive que los progenitores solo lleguen a conocer a sus hijos a través de las publicaciones que estos hacen en redes sociales, apuntó Esteban Valverde.

Estudios internacionales señalan la preocupación de algunos padres de familia por el uso que hacen sus hijos de los dispositivos.

Por ejemplo, Wakefield Research realizó una encuesta en junio de este año, donde se encontró que más de un tercio de los padres se quejaron de que sus hijos “pasan más tiempo en sus dispositivos de tecnología en lugar de con sus familias cada día”, reportó Mediatelecom Tecnología.

Por esa razón, otra de las recomendaciones de Telefónica es que los encargados de los niños puedan echar mano de las herramientas que tienen a su disposición, en este caso el control parental que se puede ejercer desde los dispositivos o inclusive, el descargar aplicaciones que permitan “regular el tiempo y el acceso que ellos van a tener”, concluyó Karla Espinoza.