Hugo Solano C.. 8 agosto, 2018

Si hay un parque abandonado que favorece la inseguridad porque la gente lo utiliza para consumir droga, hay que arreglarlos, iluminarlos y vigilarlos como han hecho Tibás, Montes de Oca y Moravia.

También podrían colocarse máquinas de ejercicios y promover que los aprovechen las familias.

Estas son algunas de las intervenciones que propone la estrategia denominada “Sembremos Seguridad” que anunció el Gobierno este miércoles y la cual comenzará a aplicarse el 1.° de setiembre en los 82 cantones.

La estrategia surge de los resultados de un diagnóstico que realizó la anterior administración, la cual motivó a que este gobierno decidiera realizar una adaptación y extender el modelo a toda la geografía nacional.

La idea es mejorar la seguridad ciudadana con la participación de los mismos vecinos de cada región, que son quienes van a responder los cuestionarios sobre las acciones que estiman más urgentes en cada zona, principalmente las más conflictivas.

Con ese objetivo, oficiales del Ministerio de Seguridad Pública recorrerán el país para recoger información que brinden las autoridades municipales y los residentes de las comunidades. Con esos insumos se actuaría en dos líneas de acción: inversión social y acción policial operativa.

Además, se podrán enfocar los esfuerzos a puntos específicos y evitar así recorridos y acciones a ciegas.

Otras naciones, como Colombia, han logrado importantes avances en la lucha contra la criminalidad mediante este tipo de planes.

Según el viceministro de Seguridad Eduardo Solano, aquí se ejecutó un plan piloto mediante el cual varias municipalidades generaron cambios en la forma de distribuir su presupuesto y dedicar más fondos a la recuperación de espacios públicos.

Michael Soto, ministro de Seguridad, afirmó que los resultados se verán a mediano plazo y, aunque quisiera que fuera pronto, sabe que eso lleva tiempo.

Durante la firma del decreto, el presidente de la República, dijo que dentro de un año espera rendir cuentas de los primeros resultados.

La estrategia busca establecer compromisos en seguridad por parte de las instituciones del orden local y nacional, así como la alineación de gobiernos locales con políticas del gobierno.

Pretende formular políticas públicas y la planeación financiera y operativa frente a fenómenos, delitos y problemáticas sociales.

María Fullmen, ex viceministra de Seguridad, eu quien participó en los planes de diagnóstico inicial realizados con la ayuda de la Policía de Colombia y la Embajada de Estados Unidos, dará el soporte desde el punto de vista social, ahora como ministra de Desarrollo Humano e Inclusión Social.

“Sé que este enfoque colaborativo de Gobierno traerá resultados impresionantes. Este es un proyecto en el que creemos y estamos dispuestos a apoyar sus esfuerzos a largo plazo, por el beneficio de Costa Rica, la región y la seguridad de todos”, expresó por su parte, Sharon Day, embajadora estadounidense.

La Embajada ha aportado $7,5 millones desde la realización del plan piloto, compra de software, licencias de Google Maps, equipo de cómputo y, ahora, la puesta en práctica de la estrategia.