Hugo Solano C.. 21 septiembre, 2018
La mujer quedó a la espera de medidas cautelares por parte de la Fiscalía. Foto: OIJ
La mujer quedó a la espera de medidas cautelares por parte de la Fiscalía. Foto: OIJ

Una mujer de apellidos Soto Granados, de 66 años, fue detenida como sospechosa de prostituir mujeres en una sala de masajes en barrio Don Bosco, San José.

Agentes de la Sección de Delitos contra la Integridad Física, Trata y Tráfico del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) comenzaron las investigaciones, vigilancias y seguimientos en junio, luego de recibir información confidencial en el sentido de que una pensión era usada para servicios sexuales.

La tarde del jueves los agentes del OIJ procedieron con la detención de la mujer en la pensión de su propiedad.

En la investigación, los agentes determinaron que Soto les daba un porcentaje a varias mujeres costarricenses y nicaragüenses que al parecer ofrecían los servicios sexuales.

Trascendió que las mujeres cobraban a los clientes ¢20.000, de ese monto debían entregar la mitad a la sospechosa.

En la pensión los agentes decomisaron dinero en efectivo y evidencia importante para el caso.

La mujer quedó a la orden del Ministerio Público para determinar su situación jurídica.

En junio y julio pasado, las autoridades realizaron otros dos golpes a negocios de este tipo. El primero contra una mujer de 63 años, administradora de una sala de masajes en el paseo Colón, en San José, y el segundo, permitió la captura de una mujer de 32 años, de apellidos Castro, en Escazú, quien también tenía una sala de masajes.

El año pasado el Tribunal Penal de San Carlos condenó a tres mujeres y un hombre a 23 años de cárcel por traer mujeres para prostituirlas.