Hugo Solano C.. 20 julio
A los extranjeros detenidos se les obligó a usar mascarillas y se les bajó uno a uno de la lancha para extremar cuidados debido a la covid-19. Foto: Cortesía MSP.
A los extranjeros detenidos se les obligó a usar mascarillas y se les bajó uno a uno de la lancha para extremar cuidados debido a la covid-19. Foto: Cortesía MSP.

En dos operaciones seguidas, el Ministerio de Seguridad Pública perpetró este fin de semana sendos golpes a organizaciones del narcotráfico, a las cuales les decomisó 3.367 kilos de cocaína.

El sábado se informó del primer caso, en el que se incautaron de 1.274 kilos de esa droga y este domingo fueron otros 2.093 kilos. Ambos cargamentos tienen un valor en nuestro país que supera los $23 millones, el equivalente a ¢13.248 millones.

El mś reciente operativo comenzó la noche del sábado y terminó este domingo a diez millas náuticas de Westfalia, Limón, cuando fue divisada una embarcación tipo picuda, llamada Lucas, que era impulsada por tres potentes motores.

Los cuatro hombres a bordo, al verse descubiertos por las autoridades, lanzaron la droga al mar e intentaron infructuosamente de huir.

El Ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, dijo que se deben realizar varios análisis, pero probablemente una misma organización narco de Suramérica fue la que perdió los dos cargamentos.

Se investiga si iban a ser almacenados en nuestro país, para luego camuflarlos en mercadería de exportación que sale por los muelles de APM Terminals y el Gastón Kogan, este último administrado por Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Ambos muelles han sido de constante uso para el envío de cargas hacia Europa y Estados Unidos, donde el valor de la droga se quintuplica.

En mayo una carga de 1.250 kilos de cocaína estuvo a punto de zarpar en un contenedor con jugo de piña hacia Róterdam, Holanda, desde la terminal de APM, empresa de capital holandés que administra ese muelle en Moín.

“Es probable que droga como esta, y esto es hipotético, ingrese a Costa Rica para ser almacenada y posteriormente sacada en contenedores hacia el norte del continente o Europa”, sostuvo el ministro.

El jerarca de Seguridad Pública indicó que posiblemente el refuerzo de vigilancia en fronteras terrestres, así como la disminución de vuelos comerciales y de carga, debido a la pandemia del nuevo coronavirus, hace que las organizaciones narco busquen movilizar las cargas por los océanos, donde la vigilancia es más difícil.

(Video) Clan narco pierde millones de dólares en decomisos de cocaína

Tienen cómplices aquí

El ministro recordó que hace un mes la Policía de Control de Drogas (PCD) desarticuló una red de 12 personas a lo interno de nuestro país que se dedicaba a facilitar la recepción, bodegaje y posterior reenvío de droga que llegaba por el Pacífico hasta nuestro país.

Esas personas, que trabajan aquí en complicidad con las redes internacionales, también les facilitan combustible a las lanchas e información al grupo cuando se logra pasar la droga y cuando la operación les falla.

“Normalmente cuando hacemos esas detenciones, como no hay droga decomisada en el momento, no se hace la relación con estos decomisos, pero ya en múltiples ocasiones lo hemos hecho de esa forma e indudablemente vamos a desarrollar la investigación en torno a estos dos cargamentos”. dijo Soto.

El 9 de julio se informó de la captura de esa banda. Seis hombres quedaron con prisión preventiva y dos mujeres con medidas alternas,. Cuatro de los relacionados con este grupo ya estaban presos por otros casos. Todos quedaron a la espera de juicio.

A veces por condiciones climáticas u otras, los narcotraficantes prefieren mover la droga por el Caribe. En ambos litorales hay gente lista para facilitarles la operación. Foto: MSP.
A veces por condiciones climáticas u otras, los narcotraficantes prefieren mover la droga por el Caribe. En ambos litorales hay gente lista para facilitarles la operación. Foto: MSP.

Ese grupo arrendaba grandes terrenos dedicados a la producción de cítricos, para justificar los millonarios ingresos percibidos por tráfico de cocaína y marihuana.

También usaban salas de belleza, una barbería y compañías de fumigación aéreas para tratar de blanquear dinero.

Esa agrupación tiene a costarricenses, colombianos y un mexicano. Lanchas, pistas clandestinas, ultraligeros y vehículos eran utilizados por la organización para el tráfico.

Ayuda y avión radar

Los convenios entre países amigos se tornan más determinantes como en estos casos, donde las Policías de Colombia, Panamá y Estados Unidos, por medio del convenio de patrullaje conjunto, permiten asestar golpes fuertes en los mares.

Como las operaciones se desarrollan principalmente en las noches, el avión radar, con el que cuenta el Ministerio, así como las lanchas guardacostas, son vitales para interceptar los cargamentos, gracias a los equipos que poseen.

En el operativo que concluyó el sábado se detuvo a tres colombianos y un hondureño residente en Colombia. En la segunda lancha, detenida el domingo, iban cuatro colombianos. Los ocho extranjeros quedaron con tres meses de prisión preventiva.

En el último golpe se detuvo a Otero Muñoz, Medina Ramos, Pérez Majarrés y Chaverra Valverde, quienes al notar la presencia policial procedieron a tirar los 83 bultos con la droga al mar, los cuales fueron recuperados luego por los guardacostas y ahora pasan a bodegas de la Policía Judicial para su posterior destrucción.

Los 2.093 kilos de coca decomisados en el último operativo tienen un valor que supera los $52 millones en el mercado de Estados Unidos.

En ambas costas se han desarrollado este año 13 operaciones similares a las de este fin de semana y la cantidad de droga decomisada hasta este 20 de julio es de 26,8 toneladas.

Sobre el uso del Caribe o el Pacífico, el ministro Soto dijo que en el 2018 y 2019 se usaba más el Pacífico, pero en lo que va de este año han visto un mayor uso del Caribe.

Eso depende de muchas circunstancias como las climáticas y disposiciones de las estructuras criminales.