Carlos Arguedas C.. 8 abril
El martes anterior se había detenido a otro oficial del OIJ de apellidos Campos Jiménez también por presuntamente colaborar con esta organización. Foto: Cortesía OIJ.
El martes anterior se había detenido a otro oficial del OIJ de apellidos Campos Jiménez también por presuntamente colaborar con esta organización. Foto: Cortesía OIJ.

Un oficial del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), vinculado por el Ministerio Público con una organización narcotraficante desarticulada el martes, se entregó al Juzgado Penal de Grecia.

El dato lo confirmó este jueves la oficina de prensa de la Policía Judicial, que detalló que el agente es de apellidos Concepción Quiel.

Asimismo, el miércoles se habían presentado a ese mismo despacho judicial otras dos personas de apellidos Méndez Mora y Estribí Angulo, que estaban ligadas a este proceso.

Por el momento solo permanece en fuga otro hombre apellidado González Corella, comunicó el OIJ.

Precisamente, este jueves se está realizando una audiencia en los Tribunales de Grecia para la fijación de las medidas cautelares contra los imputados.

La diligencia estaba programada para comenzar a las 9 a. m.; sin embargo, se atrasó porque en el edificio judicial de Grecia no hay un lugar adecuado para albergar a muchas personas, pues en este caso se tiene a 19 imputados, los defensores y el personal de cárceles que debe custodiar a los implicados.

Por tal razón se adecuaron dos salas de juicio que están contiguas y que están conectadas por medio de un sistema de videoconferencia. En un aposento están los imputados y custodios y en el otro defensores, fiscales y el juez. La audiencia arrancó poco después del mediodía.

Antecedente

La investigación contra esta organización dedicada al tráfico de drogas y la legitimación de capitales inició en noviembre del 2018. El martes anterior se realizaron allanamientos en los cuales se detuvo a 10 personas.

El supuesto cabecilla del grupo es un empresario dedicado a la producción de palma aceitera de apellidos González Hernández. Además se detuvo al presidente municipal de Corredores de apellidos Chavarría Hernández y otros implicados de apellidos Gómez Arroyo, Quirós Salazar, Campos Jiménez, Santos Madrigal, así como cuatro hermanos apellidados Jiménez Araya (tres hombres y una mujer).

Luego se entregaron Concepción Quiel, Méndez Mora y Estribí Angulo.

Asimismo, en la audiencia están presentes otros seis hombres de apellidos Gómez, Ramírez, Jiménez, Santos, González y Quirós.

Ellos fueron detenidos el 28 de octubre del 2020, cuando en una vagoneta que circulaba por el centro de Jacó, en el cantón de Garabito, transportaban una tonelada de cocaína, que según las autoridades pertenecía a esta organización.

Ramírez Zeledón (chofer de la vagoneta) está en prisión preventiva en tanto los otros permanecen en arresto domiciliario con vigilancia electrónica.

La Fiscalía decidió acumular los dos expedientes pues afirman que se trata de un solo caso.

Supuestamente, la droga que trasegaba este grupo llegaba a lugares como Burica, Zancudo o Puerto Jiménez. Luego era trasladada hasta el Pacífico central, donde una parte del estupefaciente se comercializaba en el mercado nacional y otra se enviaba a los Estados Unidos.

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), dijo el martes anterior que este grupo presuntamente estaba trasegando por el país una tonelada de cocaína cada dos meses y que la existencia de la organización era conocida por policías especializadas en la lucha contra el tráfico de drogas de otras naciones.

Para las autoridades esta organización es propietaria de bienes que están valorados en más de $3 millones.

González y su esposa, apellidada Jiménez Araya, tienen una propiedad en la Cuesta de Corredores, que es llamada la Finca de Darwin, una quinta con una moderna residencia, rancho para fiestas, lago, helipuerto y amplias zonas verdes, que además está oculta entre una plantación de palma aceitera.

Ahí había venados, saínos y en el lago peces como los gaspar que viven en el agua dulce y que en el país se conoce su existencia sobre todo en Caño Negro, en la frontera con Nicaragua.

La policía allanó el martes esta propiedad en La Cuesta de Corredores, que es una quinta que tiene zonas verdes, ranchos y un lago. Foto de OIJ.
La policía allanó el martes esta propiedad en La Cuesta de Corredores, que es una quinta que tiene zonas verdes, ranchos y un lago. Foto de OIJ.