Carlos Hernández Paniagua. 31 octubre, 2018
Román Arrieta Soto, de 37 años, fue detenido en abril pasado en su casa en Aguas Zarcas de San Carlos. Foto archivo de Édgar Chinchilla
Román Arrieta Soto, de 37 años, fue detenido en abril pasado en su casa en Aguas Zarcas de San Carlos. Foto archivo de Édgar Chinchilla

El exportero de la Asociación Deportiva San Carlos, Román Arrieta Soto, aceptó haber incurrido en el delito de tráfico internacional de drogas, por el cual fue condenado a siete años de prisión.

La pena se dictó durante un proceso abreviado que se realizó la tarde de este miércoles en el Juzgado Penal de San Carlos. En la diligencia, además del imputado, participaron el Ministerio Público, representado por Alejandro Araya, así como el abogado Eduardo Barboza Orias, defensor del jugador de fútbol.

Al aceptar que cometió el delito, el portero recibió el beneficio de una pena menor a la establecida en el Código Penal, que castiga esa conducta con prisión de ocho a 15 años.

El jugador sancarleño fue capturado el 12 de abril de este año, durante un allanamiento a su vivienda, en la comunidad de Aguas Zarcas.

(Video) Conozca la prisión en la que está recluído el portero sancarleño

Esa acción policial se efectuó un año después de que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) encontrara el celular del jugador de fútbol en una planta empacadora de piña, ubicada en La Cruz de Peñas Blancas, en San Ramón, donde había 910 kilos de cocaína.

Se presume que ese día, 18 de abril del 2017, Arrieta se encontraba en el lugar, pero huyó al detectar la presencia de las autoridades. En la escapatoria dejó el aparato celular.

En aquella ocasión fueron detenidos los supuestos líderes de la organización, un sujeto de apellidos Salazar Salas y una mujer apellidada Castro Morales.

Factores positivos

El fiscal Alejandro Araya explicó que en la negociación con Arrieta se evaluaron aspectos objetivos como el hecho de que el futbolista “no era el líder de la organización y su papel no era tan preponderante”.

Asimismo, hizo ver que se trata de una persona que no registraba antecedentes judiciales y que siempre ha vivido en la zona norte.

Araya insistió en que Román Arrieta aceptó el delito luego de comprender de que la prueba que tenía el Ministerio Público era contundente y fuerte.

Por su parte, Eduardo Barboza, manifestó que para acoger el proceso abreviado tomaron en consideración muchos aspectos personales.

“Este proceso tiene muy agotado a Arrieta”, comentó el defensor.

Ahora corresponde al Tribunal Penal ratificar la sentencia, para que adquiera firmeza.

Para Salazar y Castro el proceso continuará de manera ordinaria, pues no aceptaron someterse a un abreviado. La fecha del debate todavía no está definida.