Yeryis Salas. 15 abril
El local donde Chacón Leandro tiene su iglesia está ubicado en los altos de una carnicería, en el centro de Pacayas de Alvarado, en Cartago. Foto: Mayela López.
El local donde Chacón Leandro tiene su iglesia está ubicado en los altos de una carnicería, en el centro de Pacayas de Alvarado, en Cartago. Foto: Mayela López.

Un pastor evangélico cartaginés, investigado por presunto abuso sexual, enfrenta una segunda denuncia penal por el mismo delito.

La nueva causa ingresó a la Fiscalía el pasado miércoles 3 de abril, y se le asignó el expediente 19-000896-0345-PE.

El sujeto, de apellidos Chacón Leandro, es vecino de Pacayas de Alvarado, en Cartago, donde también está ubicada su iglesia.

Los hechos señalados en la segunda denuncia habrían ocurrido cuando la víctima tenía 6 años.

La joven, quien ahora tiene 14 años, relató a La Nación que su familia alquilaba una casa propiedad de Chacón, quien además los ayudaba económicamente.

“Cuando yo asistí a la iglesia de él, mi mamá cantaba, era parte del coro, entonces yo pasaba mucho en la casa de él. Yo nunca tuve papá, entonces a él lo veía como a un papá, yo lo quería mucho”, contó.

“Yo iba a la casa de él, me alzaba y me empezaba a tocar mis partes íntimas, me empezaba a dar besos por la boca”.

Además de la menor, los abusos también habrían ocurrido en contra de su madre.

Esta última reveló lo sucedido ante la iglesia, lo que derivó en la expulsión de Chacón. Luego, el pastor abrió otra congregación, que mantiene en la actualidad.

Según la joven denunciante, el sujeto sacó a la mujer y a sus hijos de la vivienda que les alquilaba.

“Cuando pasó lo de mi mamá hubo un problema muy grande, entonces yo no quería otro problema aún más grande, nunca le conté a mi mamá, ni a nadie de mi familia, lo callé durante mucho tiempo”, contó la joven de 14 años.

Ante la consulta de La Nación sobre esta nueva causa, Chacón Leandro indicó que su abogado le recomendó no dar declaraciones.

Caso espera juicio

La primera denuncia contra Chacón fue presentada por la madre de una niña de 8 años, que tenía 5 cuando ocurrieron los presuntos abusos.

Este caso, tramitado en el expediente 16-000870-0345-PE, irá a juicio en el Tribunal Penal de Cartago; sin embargo, aún no se ha definido la fecha de inicio.

La madre aseguró a este medio que su familia enfrentaba amenazas telefónicas y por redes sociales debido a la denuncia presentada. Además, su hija recibía bullying de parte de sus compañeros en la escuela.

“Mi hija ha tenido que sufrir cualquier cantidad de insultos, por medio de chiquitos que le han llegado a decir ‘usted es la fulanita que se dejó hacer tal y tal cosa’, ella ha venido aquí decaída, me ha dicho ‘mamá, no quiero volver a la escuela’”.

“Ya me la tenían al borde, venía con vómitos, venía y se tiraba a la cama, tenía mareos, me decía ‘mamá, ya no lo soporto, ya no quiero vivir esto, yo me quiero ir de aquí’”, contó la mujer, quien tiene otros tres hijos.

En busca de mayor tranquilidad, decidió trasladar a su hija a otro centro educativo.

Colaboró el corresponsal Fernando Gutiérrez.