Judiciales

Celdas del OIJ al borde del colapso por crisis en sistema penitenciario

Ante nuevo problema para recibir reos en cárceles del Ministerio de Justicia, Policía Judicial aseguró que hasta juicios se verían afectados, ya que no se tendría espacio para albergar a imputados que descuentan prisión

La advertencia que lanza el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) sobre la saturación de celdas judiciales no es nueva.

Desde el 31 de julio del año pasado, Wálter Espinoza, director de ese cuerpo policial, señaló el hacinamiento que se está viviendo en esos espacios carcelarios debido a que el Ministerio de Justicia no recibía reclusos que ya tenían su situación jurídica determinada (fuera condena o prisión preventiva) y, por ende, debían estar en una prisión.

Poco más de un año después, la situación no mejora del todo y eso obliga a la Policía Judicial a ser directa: Si Justicia no recibe más reos, se estaría al borde del colapso.

De hecho, hasta los juicios se podrían ver afectados, ya que no habría espacio en las celdas para albergar a reos que deben presentarse a dichas diligencias.

La observación la hizo Flavio Quesada, secretario general del OIJ, tan solo un día después de que Fiorella Salazar, ministra de Justicia, asegurara a La Nación que la sobrepoblación en el sistema penitenciario iba a poner aún más cuesta arriba la recepción de presos provenientes de celdas.

Quesada dijo que, a la tarde de este lunes, había 127 personas en las celdas judiciales pendientes de ingreso a una cárcel de Justicia, de las cuales 108 tienen cuatro días o más de estar encerradas en esos espacios, pese a que el máximo establecido por la Sala Constitucional son 72 horas (tres días).

La preocupación aparece porque esa cantidad de reclusos posiblemente aumente a lo largo de la semana, mientras que Salazar, por su parte, dijo que a duras penas esta semana solo podrían recibir a unos 16 reclusos.

Es decir, 111 quedarían recluidos en los espacios carcelarios del OIJ y a esos se les sumaría las nuevas detenciones que se realicen, provocando así una nueva saturación.

Quesada indicó que, hasta el momento, la ministra no les había comunicado ningún problema en la recepción de reos.

Pero, en el supuesto de que eso ocurra, aseguró que sería un tema de suma preocupación, máxime que en julio pasado atravesaron una de las crisis más grandes relacionadas con este asunto.

“Estuvimos en serios problemas y con un colapso total a nivel nacional”, aseguró, al tiempo en el que dijo que Justicia logró acomodarse y alivianar el asunto.

Desde ese momento, la cantidad de reos que manejan oscila entre 70 y 100 personas. Indicó que es “un número manejable”, siempre que Justicia continúe con la misma dinámica de recepción y siempre que no se de un trabajo grande que implique muchas detenciones.

“No hemos recibido información de que podría dificultarse la recepción. Pero si no los reciben, con los números que tenemos hoy, podríamos llegar a tener problemas en un muy corto plazo.

“Actualmente el número es manejable, pero algunas sedes empiezan a tener un aforo importante y superado. Si a eso se suma la no recepción, tendríamos que notificar a autoridades judiciales que no vamos a poder realizar juicios por el aforo que tenemos en celdas y porque se nos imposibilita traer personas a celdas para que participen en juicios”.

Sin embargo, pese a eso, Fiorella Salazar insiste en que es una situación en la cual ellos están con las manos amarradas ya que, por un lado, tienen el sistema penitenciario sobrepoblado y, por el otro, los jueces de Ejecución de la Pena les imponen cierres técnicos a cárceles, dejándolos sin oportunidad de maniobrar.

Actualmente, de las 127 personas que hay en celdas del OIJ, 69 tienen entre cuatro y nueve días; 30, entre diez y quince días; nueve, entre 16 y 19 días.

Esa cantidad de días supera por mucho lo máximo permitido por la Sala Constitucional, la cual volvió a reiterar en diciembre pasado que lo más que puede pasar una persona recluida en esas celdas son 72 horas.

¿La razón? Sencilla: Esos espacios no cuentan con luz o ventilación natural, no tienen atención médica, ni espacios recreativos, entre otras condiciones mínimas. Pasar más tiempo ahí es violatorio de derechos humanos y podría hasta considerarse tortura.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.