Judiciales

Nuevo sistema usa huellas digitales para reconocer reos y visitantes de cárceles

‘Software’ identificará hasta tatuajes para evitar falsificación de documentos y robos de identidad

Un nuevo sistema usa huellas digitales, reconocimiento facial e incluso tatuajes para identificar a los privados de libertad y visitantes de cárceles.

Esta tecnología evitará la falsificación de documentos y la suplantación de identidades, aseguró la ministra de Justicia, Marcia González.

Ya se registraron los más de 15.500 presos del país, aunque el mecanismo todavía no está habilitado en todos los centros.

Por ahora, el Sistema Automatizado de Identificación Biométrica (ABIS, por sus siglas en inglés) funciona en ocho prisiones.

Estas son: Puntarenas, Pococí, Cartago, La Reforma y la cárcel Luis Paulino Mora, en San Rafael de Alajuela, así como las Unidades de Atención Institucional (UAI) de San Rafael, Pococí y Pérez Zeledón.

También tendrán acceso a la base de datos los centros de monitoreo electrónico y una unidad móvil de la Policía Penitenciaria.

Actualmente, el Ministerio de Justicia trabaja en el empadronamiento de la visita familiar y visita profesional, que ronda las 30.000 personas al mes. Asimismo, se están registrando a las personas del sistema semiinstitucional en Nicoya, San Ramón y Santo Domingo de Heredia.

El proyecto costó $300.000 (cerca de ¢181 millones), financiados con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“La puesta en marcha de esta herramienta tecnológica significa un importante avance en materia de seguridad, que permitirá a nuestros funcionarios realizar un proceso de identificación preciso, disponer de información veraz y confiable”, explicó la ministra de Justicia.

Otros cuerpos policiales, como la Fuerza Pública, podrán recurrir al sistema en caso de requerirlo.

El ministro de Seguridad, Michael Soto, declaró que "en el país existen otras bases de datos y es importante interrelacionarlas para tener un solo repositorio. Esto va a ser tremendamente útil, tanto para el manejo interno, conocer dónde están los privados de libertad, ver sus datos y características que podrían servir para labores judiciales”.

“Este software moderno se ha utilizado en otras áreas y hoy ya lo tenemos en el sistema penitenciario, hace algún tiempo prácticamente todo eran listas de papel u hojas de cálculo”, añadió el jerarca.

País digital

Esta iniciativa es un paso más en el ambicioso plan de digitalización del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

“El año pasado lanzamos la estrategia de transformación digital, y uno de los ejes es el Gobierno electrónico (...). Esto va a servir para recopilar datos para que tanto el Ministerio de Justicia como el de Seguridad puedan tomar decisiones inteligentes”, afirmó el ministro del Micitt, Luis Adrián Salazar.

En el proceso participa el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), que desde hace más de dos décadas trabaja en un sistema de identificación basado en la huella dactilar, y en el 2020 incorporará el reconocimiento facial.

La biometría (tecnología que usa rasgos físicos para identificar a las personas) también se usará para endurecer el control migratorio y mejorar la atención médica.

Incluso, en enero se inició un plan piloto de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), en el Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, donde los pacientes que olvidan su cédula se pueden identificar con solo su huella dactilar.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.