Katherine Chaves R., Carlos Arguedas C.. 16 junio
Cambio en días de ingresos se dieron luego de la crisis en celdas judiciales. Foto: Andrés Arce
Cambio en días de ingresos se dieron luego de la crisis en celdas judiciales. Foto: Andrés Arce

Cuando una persona cae presa es remitida a las celdas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ). Allí debe permanecer hasta que se resuelva su situación jurídica.

Si el juez le impone prisión preventiva, el imputado debe volver a esas celdas, donde esperará a que Adaptación Social, del Ministerio de Justicia y Paz, le asigne la cárcel donde descontará lo impuesto.

Supongamos que enviarán al sospechoso a la cárcel Jorge Arturo Montero Castro, antigua La Reforma, en Alajuela. Hasta hace unos meses, el ingreso de esa persona a ese o a cualquier otro centro penal solo se podía realizar los días lunes, miércoles o viernes.

No obstante, desde que la pasada administración de Justicia decidió cambiar la Dirección del Programa de Nivel Institucional, esa regla cambió; ahora, las cárceles reciben reos todos los días entre semana.

Así lo confirmó Mario Bermúdez, jefe de prensa de la cartera, por medio de un correo electrónico, luego de que se le consultara por las maniobras que hace Justicia para afrontar los golpes masivos que hace la Fiscalía a bandas y que dejó, por ejemplo, 135 detenidos solo en mayo pasado.

Según trascendió, esta medida se adoptó luego de que en febrero pasado se diera el asesinato de un imputado en las celdas judiciales y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) achacara esa situación al hacinamiento que había.

Para Wálter Espinoza, director de la Policía Judicial, el problema radicaba en que los jueces imponían penas de prisión preventiva, pero los sospechosos permanecían recluidos en los circuitos judiciales, por la falta de espacio en el sistema penitenciario.

Lo anterior pese a que esos recintos judiciales no cuentan con las condiciones adecuadas para una larga estancia: allí los capturados no tienen acceso a la luz solar, a visitas médicas ni familiares, entre otros.

Se intentó conversar con Heriberto Álvarez, director del Programa de Atención Institucional, sobre los cambios.

Pero, pese a que el departamento de comunicación ya había definido hasta la hora de entrevista, Álvarez no atendió la llamada. En su oficina señalaron que la ministra de Justicia, Marcia González, le había indicado al director que "no era conveniente" dar detalles sobre el tema.

Ministerio de Justicia y Paz prefirió no brindar mayor detalle de los cambios. Foto: Andrés Arce
Ministerio de Justicia y Paz prefirió no brindar mayor detalle de los cambios. Foto: Andrés Arce
Buen impacto

La situación en celdas del OIJ ha mejorado mucho en los últimos meses gracias a los cambios que se dieron en la Dirección del Programa de Atención Institucional, según confirmó Javier Ulate, jefe de cárceles de la Policía Judicial.

Por medio de un correo electrónico, él indicó que la cantidad de personas recluidas ahí ha disminuido "considerablemente": el promedio de personas que tenían en espera en febrero era entre 45 y 50, mientras que, actualmente, esa cifra está entre 13 y 17 imputados.

Además, meses atrás, cada detenido permanecía entre 13 y 15 días en esas celdas judiciales, mientras se le encontraba un espacio dentro del sistema penitenciario. Ahora, ese periodo se redujo a entre cinco y siete días.

"Si bien es cierto que los ingresos se dan de manera inmediata, las cantidades de personas y plazos con los que contamos en la actualidad son controlables", concluyó Ulate.

Pese a que se logró esa reducción, las autoridades continúan incumpliendo con lo ordenado por la Sala Constitucional.

Los magistrados habían decidido que la ubicación de cada persona detenida en celdas judiciales debía realizarse en un plazo no mayor a los cinco días.