Armando Mayorga. 15 enero
Joaquín El Chapo Guzmán en una foto junto a Alex Cifuentes, cuando operaban el cartel de Sinaloa. A su lado una mujer no identificada. Foto tomada del Twitter de Keegan Hamilton, reportero de Vice News, en EE. UU.
Joaquín El Chapo Guzmán en una foto junto a Alex Cifuentes, cuando operaban el cartel de Sinaloa. A su lado una mujer no identificada. Foto tomada del Twitter de Keegan Hamilton, reportero de Vice News, en EE. UU.

Alex Cifuentes, un colombiano que es testigo estrella de la Fiscalía de Estados Unidos en el juicio contra Joaquín el Chapo Guzmán, reveló que el que fuera el narco más poderoso de México compró fincas en Costa Rica para facilitar el tráfico de drogas por aquí hacia Estados Unidos.

“Alex fue una parte integral del negocio del Chapo. Él estuvo transportando cocaína desde Colombia, Ecuador y Bolivia, comprando fincas para el tránsito de drogas en Costa Rica y Honduras”, reportó en su cuenta de Twitter el periodista Keegan Hamilton, del canal de noticias digital Vice News y quien cubre el juicio que se desarrolla en Nueva York.

El diario The New York Times también dio la misma versión de Cifuentes: “Él compró fincas para el señor Guzmán en Costa Rica”, indicó una noticia publicada el 13 de enero.

Ese testimonio lo dio Cifuentes el 10 de enero, pero también este martes 15 volvió a mencionar a Costa Rica al indicar que en una ocasión fue sorprendido en mar territorial tico mientras llevaba cocaína en una lancha. Al ser arrestado por oficiales de Estados Unidos que hacían patrullaje conjunto con costarricenses, logró engañarlos al hacerse pasar por pescador.

Así lo contó Keegan: “La lancha de Alex se dañó en la costa de Costa Rica. Estaban varados, dijo, hasta que ‘la Guardia Costera de los Estados Unidos nos rescató’. Alertaron a Chapo sobre lo que estaba sucediendo y lo tiraron todo por el costado del bote, incluido el dinero en la nevera”.

Alexander Cifuentes Villa fue arrestado en el 2013 en Culiacán, Sinaloa; luego fue extraditado a Colombia, país que lo envió a Estados Unidos pues era reclamado por la justicia en Nueva York y Florida, acusado de traficar cocaína entre 2008 y 2014.

(Video) El Chapo enfrenta el mayor proceso por narcotráfico en Estados Unidos

Cuando a Cifuentes se le preguntó en el juicio cómo describiría su relación con el Chapo, contestó: “Me describiría como su secretario, su mano derecha y su mano izquierda”, informó el periodista Keegan Hamilton.

Esta es la segunda vez que trascienden datos de los supuestos nexos de el Chapo Guzmán y su Cartel de Sinaloa con Costa Rica.

Hace tres años, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó que la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) le alertó que en setiembre del 2012 se habría dado la visita a San Carlos de dos hijos de Joaquín el Chapo Guzmán. Así lo confirmó, en enero del 2016, Wálter Espinoza, director del OIJ, quien dijo que se trató de un informe superficial.

Espinoza agregó que, según el dato confidencial que aportó la DIS, “en agosto del 2012 se realizó una reunión en La Fortuna de San Carlos, en un hotel, en la que participaron Griselda Guzmán, César Guzmán, Mario Álvarez y Víctor Cuéllar (todos mexicanos) y, además, un empresario de nacionalidad costarricense”.

“A partir del aviso, nosotros empezamos a construir una investigación que estuvo dirigida a determinar si, en efecto, las personas estuvieron en el país, si tenían productos financieros en Costa Rica, si estaban ligados societariamente, o si tenían otro dato que permitiera vincularlos, y todos los resultados fueron negativos”.

Añadió que sobre este caso han presentado al Ministerio Público tres informes (dos en el 2013 y otro en el 2014) y el último se habría entregado en el 2016.

Hace un año, el 12 de junio del 2018, el mismo The New York Times informó, cuando el inicio del juicio contra el narcotraficante se pospuso, que: “con ganancias en ‘niveles asombrosos’, dijeron los fiscales, el Sr. Guzmán comenzó a extender sus operaciones no solo en los Estados Unidos y México, sino también en Honduras, Costa Rica, El Salvador y Panamá, donde estableció una serie de pistas secretas de aterrizaje”. Sin embargo, el diario no ahondó más en esas operaciones.

Informaciones publicadas por La Nación indican que la presencia del cartel mexicano de Sinaloa en Costa Rica se detectó en el 2006, cuando una embarcación nacional fue detenida con 116 kilos de cocaína que pertenecían a dicha organización.

Además, en el 2009, un helicóptero se desplomó en el cerro de la Muerte con 374 kilos de cocaína que eran del cartel mexicano de Sinaloa. La droga fue cargada en bahía Drake, en la península de Osa, y el destino era Turrialba. La nave era conducida por el piloto costarricense Édgar Arguedas Alfaro y llevaba como pasajero al mexicano German Trejo Retamoza, originario de Sinaloa. Ambos fallecieron.