Judiciales

Hermano de Pollo irá a la cárcel por vender droga

Otros cuatro sujetos también se acogieron a un proceso abreviado, mientras que diez más afrontan juicio por tráfico de drogas y tres homicidios

Un hermano Luis Ángel Martínez Fajardo, el líder narco conocido como Pollo, aceptó ser el responsable de un delito de tráfico de drogas y se sometió a un proceso abreviado, por lo cual fue sentenciado a ocho años de cárcel. Junto a él, otros cuatro hombres que conformaban parte de una organización que operaba en diferentes partes de San José, también optaron por esta vía.

Se trata Vargas Velásquez, González Agüero, Campos Campos y Hernández Gutiérrez. Al primero se le impuso una pena de siete años y seis meses de prisión, el segundo y tercero pasarán siete años tras las rejas, mientras que el último recibió un castigo carcelario de un lustro, todos por tráfico de drogas, según confirmó la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos, que investigó a los sujetos dentro del expediente 18–000017–1219–PE.

En esta causa también figuran como imputados otros 10 sujetos, quienes sí están afrontando un juicio como sospechosos de infracción a la ley de psicotrópicos, así como homicidios simples y calificados. Ese debate, indicó el Ministerio Público, todavía está en desarrollo. No obstante, se realiza bajo fuertes medidas de seguridad y por ello las audiencias son en horario vespertino y nocturno.

A esta banda, que presuntamente era liderada por Pollo, se le acusa por hechos registrados entre julio del 2017 y abril del 2019. “La organización se habría dedicado a desarrollar una serie de actividades para el tráfico de drogas en distintas zonas de San José. Se cree que la banda adquiría cocaína y marihuana de otros grupos y la transportaba a bodegas de seguridad para el almacenamiento.

“Al parecer, la banda reclutaba a personas para que trabajaran en la dosificación de la droga y, presuntamente, también para prestaran sus nombres, facilitando el alquiler de propiedades a favor de los imputados”, explicó la Fiscalía por medio de su oficina de prensa.

El ente acusador del Estado, también les señala como sospechosos de contar con personas que, en apariencia, ejercían el rol de administradores en los territorios que eran dominados por el grupo. “Aparentemente, había una persona a cargo de recibir el dinero generado con la actividad ilícita y se presume que esta se encargaba de pagarle al resto de miembros. Asimismo, se cree que compraba los insumos requeridos por el grupo”.

Por el tráfico de estupefacientes figuran como sospechosos nueve sujetos de apellidos: Hernández Quirós, Vargas Álvarez, Quirós Solano, Bustos Boniche, Obregón Chávez, Serrano Segura, Navarro Brenes, Masís Herrera y Gutiérrez Cordero.

Además, tres de ellos (Quirós, Bustos y Segura) y un cuarto sujeto, apellidado Pizarro Arrieta, figuran como sospechosos del homicidio de Christian Orlando Pérez Delgado, un exconvicto de 25 años conocido como Chuky, quien fue baleado en al menos seis ocasiones el 11 de mayo del 2018 en la entrada al barrio La Ponderosa, en Tirrases de Curridabat.

Por otra parte, a Hernández, Obregón, Vargas, Masís y Pizarro se les señala como los presuntos responsables del asesinato de Katerine Johanna Gómez Vásquez, una joven de 19 años, quien apareció quemada en la Ciudadela 25 de Julio, en Hatillo, San José, la madrugada del 14 de mayo del 2018. Ella era oriunda de La Cima de Copey de Dota, fue ubicada entre un poste y una pared y su cuerpo tenía dos balazos.

Datos que reveló el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) el 3 de abril del 2019, cuando se detuvo a los sospechosos del crimen, apuntaban a que alias Pollo fue quien desde la cárcel nicaragüense en la que cumple condena dio la orden de matarla, luego de conversar con Hernández, uno de sus hombres de confianza.

Finalmente a Hernández y Obregón se les atribuye ser los responsables de una balacera en una casa de Desamparados, San José, el 23 de mayo del 2018. En estos hechos murió George Michael Picado Vásquez, quien se encontraba en su vivienda cuando los homicidas tocaron a la puerta y le disparon.

Martínez Fajardo, recluido en la cárcel La Modelo, ubicada en Managua, descuenta desde el 2015 una pena de 18 años por el delito de tráfico internacional de drogas y 12 años por crimen organizado. Sin embargo, desde su celda sigue dirigiendo diversas acciones en Costa Rica, ya que además de dirigir una agrupación conformada por varios miembros, entre estos los que están siendo juzgados actualmente, también se le vincula, entre otros hechos, con el homicidio de Erwin Guido Toruño, conocido como El Gringo, de 34 años, quien fue asesinado el 16 de diciembre del 2017 de múltiples puñaladas.

El cadáver de Guido presentaba varios golpes y signos de tortura y fue hallado a un lado del puente sobre el río Torres, en el Bajo Los Ledezma, en La Uruca. Las investigaciones judiciales permitieron establecer que Martínez ordenó el ataque e invirtió ¢100 millones en ese asesinato. Además, habría exigido el video para pagar el encargo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.