Yeryis Salas. Hace 6 días
El sujeto y su esposa fueron trasladados en avioneta hasta San José. Foto: OIJ.
El sujeto y su esposa fueron trasladados en avioneta hasta San José. Foto: OIJ.

Un oficial del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) gastó en un día $17.800, más de ¢10 millones, que habría encontrado en un auto decomisado a una banda narcotraficante.

El agente, de apellidos Luna Carrillo, fue capturado este miércoles en Limón junto a su esposa, de apellidos Rodríguez Arias, ambos de 29 años.

Al parecer, Luna fue informado de que había dinero en efectivo escondido en el vehículo, que estaba en los patios de la sede policial del OIJ de Limón, tras un operativo del 7 de marzo que dejó 13 detenidos.

“Evidentemente, alguien le había brindado el dato de la existencia del dinero, y ese dato solo puede provenir, o de un miembro de la organización que no detuvimos, o de alguien que es rival”, afirmó el director del OIJ, Wálter Espinoza.

Al ser alertados de forma confidencial de la extracción, los funcionarios judiciales destruyeron la carrocería del carro y encontraron en el piso $600.000 (casi ¢347 millones) y 28 kilos de cocaína.

La investigación reveló que el 29 de marzo Luna trabajaba de guardia nocturna cuando se acercó al auto, colocó otro carro cerca con las luces encendidas para entorpecer la visión de la cámara de seguridad, y pasó varios minutos en el lugar.

Espinoza declaró “que los gastos en que había incurrido los canceló con dinero en efectivo y con billetes de $20, que era la misma denominación del dinero que habíamos localizado dentro del automotor”.

Solo en un día se detectó la adquisición de un vehículo, la cancelación de una deuda por otro carro y la compra de menaje.

En un apartamento de la mujer, de apellidos Rodríguez Arias, había varios productos comprados con el dinero presuntamente adquirido del auto decomisado. Foto: OIJ.
En un apartamento de la mujer, de apellidos Rodríguez Arias, había varios productos comprados con el dinero presuntamente adquirido del auto decomisado. Foto: OIJ.

Luego, el sospechoso pagó servicios médicos privados y canjeó dinero de forma informal.

La vigilancia policial halló que Luna gastó en total cerca de $25.000, sin percibir ingresos que justificaran ese monto.

Este miércoles, los oficiales encontraron ¢4 millones en efectivo en la casa de los padres del detenido.

También allanaron un apartamento de Rodríguez Arias, donde estaba prácticamente todo el menaje adquirido en abril.

La Fiscalía comunicó que durante la tarde de este miércoles tomó las declaraciones indagatorias de los capturados, y solicitará medidas cautelares en su contra.

Luna también es investigado por los presuntos delitos de peculado y peculado de uso, pues a finales de mayo habría usado un vehículo oficial para visitar a una persona en Estrada de Limón, sin justificación laboral y desviándose del trayecto reportado a sus jefaturas.

El Código Penal castiga el delito de peculado (sustracción o distracción de bienes públicos), con prisión de tres a 12 años de prisión.