Desastres

‘Se me inflamaron los ojos y me ardía el cuerpo por dentro’, relata afectada por relave de laguna minera en Abangares

Alcalde del cantón asegura que no hubo ninguna persona afectada según reportes de la Cruz Roja y el Ministerio de Salud local. Sedimentos del paso de las supuestas aguas contaminadas quedaron a orillas del río.

Abangares. Maricela Tenorio fue una de las afectadas por el colapso de la laguna de relaves en una planta minera en Abangares el pasado viernes; pues el derrame con químicos como mercurio y cianuro llegó hasta los ríos Santa Lucía y Abangares, contaminó sus aguas y habría sido la causa de muerte de peces y camarones.

Producto de la emergencia, Tenorio experimentó una inflamación en su rostro y una alergia en el cuerpo que le causó un ardor que califica como ‘que le quemaba por dentro’. Aunque la mujer no consumió agua del río, sí la utilizó para lavarse las manos, sin saber en ese momento que podría tener sedimentos químicos.

“Nosotros casi nunca utilizamos el agua del río, pero ese día la usamos sin saber que estaba contaminada y la afectada fui yo; después de eso, a mí el cuerpo me cambió completamente y yo era otra persona; se me hincharon los ojos, el cuerpo. Los brazos me picaban por dentro y sentía que me quemaba. Yo no ingerí el agua, fue solamente que la usamos para lavarnos las manos, porque aquí no hay agua potable y el poquito que teníamos había que rendirla”, expresó.

La joven vecina de Matapalo de Abangares afirmó que fue tanto el malestar que tuvo que ir de emergencia al hospital, sin saber en ese momento qué era lo que le estaba pasando. En el centro médico, los doctores se sorprendieron al ver la inflamación en su rostro y lo relacionaron con una alergia a una comida. Horas más tarde, Tenorio se enteró de lo que sucedió en la planta minera por lo que encontró relación entre ambos hechos, ya que no consumió nada inusual.

“En esta zona, se consume el agua de un pozo, pero a veces se usa del río. Cuando hay escasez, es normal que venga sucia, pero jamás a tal magnitud de lo que pasó. Yo supongo que fui el primer caso; ya después empezaron algunos vecinos con dolor de cabeza y otros síntomas como vómito y náuseas, pero no dicen mucho, eso es lo que hemos escuchado”.

La abangareña agregó que ya no tiene hinchazón en su cara por unas inyecciones que le ayudaron a reducir la inflamación; sin embargo, aún continúa recuperándose de la alergia que tiene en los brazos y piernas.

Este lunes, en la ribera de los ríos Santa Lucía y Abangares todavía es posible ver sedimentos del agua y el lodo contaminado que bajaron por sus cauces el viernes. Los peces y camarones muertos ya no estaban, pues muchos fueron arrastrados por las corrientes o se los comieron los zopilotes. La emergencia se suscitó en un lugar conocido como Planta la Luz, donde colapsó la laguna de tratamiento, que trae compuestos químicos y tóxicos con los que se extrae el oro.

La compañía, en un comunicado divulgado esta tarde, alegó que las lluvias favorecieron el rebalse de la laguna, aunque los vecinos alegan que en días previos no llovió.

Por su parte, el alcalde del cantón de Abangares, Heriberto Cubero, reconoció la afectación ,pero asegura que, según un informe de Cruz Roja y del Ministerio de Salud local, no hubo ninguna persona afectada ni trasladada a un centro médico.

“Cruz Roja ni Bomberos recibieron ningún reporte de víctimas afectadas, obviamente hay cosas que la gente exagera un poco más; no quiero adelantarme a los acontecimientos, porque lo que nos tiene muchísimo más preocupados es el resultado de las pruebas que determine qué fue lo qué pasó, pero hay muchas hipótesis de lo que pasó”, mencionó el representante cantonal.

“El doctor Díaz Cajina, que es el encargado acá, nos dio el reporte al día siguiente (el sábado). No sé qué pudo haberle afectado a ella, lo que sí es claro e incluso por perifoneo se dio que avisamos que cualquier persona que tuviera un malestar o una situación crítica fuera al centro de salud, incluso se recomendó que no se acercaran al río, no hay reportes de ningún tipo en ese sentido, yo digo lo que me están diciendo los funcionarios”.

El director de Áreas de Conservación Arenal Tempisque, Alexánder León, confirmó la muerte de varias especies de peces y camarones en los ríos Santa Lucía y Abangares, luego del rompimiento del almacenamiento de aguas mineras con químicos como mercurio y cianuro en Abangares, Guanacaste.

“Una de las pilas colapsó y afectó a otra, por lo que hubo un derrame de material bastante grande sobre los ríos Santa Lucía y Abangares. Hubo una contaminación notable porque hay gran cantidad de peces muertos y algunos otros camarones; esto se da en varios kilómetros de estos dos ríos. Ayer (viernes para el lector) se levantaron muestras para hacer los análisis y determinar si había algún tipo de sustancia”, informó el funcionario.

Por el momento, se desconoce cuántos animales murieron porque no se ha realizado un conteo, pero León afirmó que son bastantes. Las causas del hecho tampoco están claras; no obstante, el representante ambiental considera que la lluvia pudo influir en el desplazamiento de aguas.

La pila, también conocida como laguna de relaves, está ubicada en una planta minera local y se utiliza para almacenar y separar compuestos metales. El rompimiento generó una enorme cantidad de lodo que descendió a través de una quebrada que desemboca en el río Abangares, el cual conecta con el margen este del golfo de Nicoya. Aunque es alta la probabilidad de que las aguas lleguen al golfo, aún las autoridades no lo aseguran.

En su página de Facebook, la Unión Cantonal de Asociaciones de Desarrollo de Abangares (Uncada) calificó lo sucedido como una “tragedia ambiental” y aseguró que la situación “no es producto de la minería artesanal”.

La organización hizo un llamado a los vecinos de comunidades cercanas, así como a quienes se dedican a la agricultura, ganadería y sector pesquero, para que eviten acercarse a los ríos que son subafluentes del Abangares, ya que “se encuentran contaminados por sustancias tóxicas”.

“La Uncada entregó bidones de agua a alrededor de 100 familias de un sector precarista que no tiene acceso a agua potable y consumían del río. Hay muchas comunidades afectadas, pero quizá la mayor afectación es en Matapalo de Abangares. Estamos tratando de ver si hay personas que evacuar que vivan cerca del río, pero aún estamos inspeccionado”, mencionó la administradora de Uncada.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.