Desastres

Colapso de laguna minera en Abangares deja estela de muerte en fauna de dos ríos

La Unión Cantonal de Asociaciones de Desarrollo de Abangares calificó lo sucedido como una ‘tragedia ambiental’ y aseguró que la situación no es producto de la minería artesanal

El colapso de una laguna de almacenamiento de aguas mineras con químicos como mercurio y cianuro, en Abangares, provocó la muerte de varias especies de peces y camarones en los ríos Santa Lucía y Abangares, según confirmó el director de Áreas de Conservación Arenal Tempisque, Alexánder León, luego de una visita a la zona con personal del Ministerio de Salud y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

“Una de las pilas colapsó y afectó a otra, por lo que hubo un derrame de material bastante grande sobre los ríos Santa Lucía y Abangares. Hubo una contaminación notable porque hay gran cantidad de peces muertos y algunos otros camarones; esto se da en varios kilómetros de estos dos ríos. Ayer (viernes) se levantaron muestras para hacer los análisis y determinar si había algún tipo de sustancia”, informó el funcionario.

Por el momento, se desconoce cuántos animales murieron porque no se ha realizado un conteo, pero León afirmó que son bastantes. Las causas del hecho tampoco están claras; no obstante, el representante ambiental considera que la lluvia pudo influir en el desplazamiento de aguas.

“No hay certeza, pero sí hay que recordar que, en los últimos días, estuvo lloviendo mucho y quizá las fuertes lluvias o algún otro factor influyó para que uno de los muros colapsara y provocara que todo este material se desviara hacia el río”.

La pila, también conocida como lagunas de relaves, está ubicada en una planta minera local y se utiliza para almacenar y separar compuestos metales. El rompimiento generó una enorme cantidad de lodo que descendió a través de una quebrada que desemboca en el río Abangares, el cual conecta con el margen este del golfo de Nicoya.

Aunque es alta la probabilidad de que las aguas lleguen al golfo, aún las autoridades no lo aseguran.

León afirmó que el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) no recibió previamente alguna alerta sobre este sitio y que, como institución, lo que realizan es preservar la vida silvestre y fiscalizar obras cuando estructuras como estas se desarrollan cerca de los ríos; empero, la Dirección de Geología y Minas (DGM) del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) se encarga de otorgar los permisos para la operación de estas plantas.

El alcalde del cantón de Abangares, Heriberto Cubero, informó al medio Guana Noticias de que se manejan dos hipótesis de lo que pudo ocurrir en el lugar y que se mantienen dos investigaciones abiertas, pues las pilas no tienen por qué tener sedimentos de químicos contaminantes.

“Una hipótesis indica que puede ser por químicos y la segunda señala que por la cantidad de sedimentos presentes se hizo lodo que provocó que los animales no tuvieran oxígeno para sobrevivir. El derrame de ese material venía del sector de La Luz, específicamente de la planta de procesamiento que está situada ahí y que procesa los desechos minerales que se generan en el cantón. Ellos procesan esos desechos y eliminan algunas cosas como, por ejemplo, el mercurio que se produce en el proceso artesanal de los mineros y lo realizan a través del cianuro”, indicó.

En su página de Facebook, la Unión Cantonal de Asociaciones de Desarrollo de Abangares (Uncada) calificó lo sucedido como una “tragedia ambiental” y aseguró que la situación “no es producto de la minería artesanal”.

La organización hizo un llamado a los vecinos de comunidades cercanas, así como a quienes se dedican a la agricultura, ganadería y sector pesquero, para que eviten acercarse a los ríos que son subafluentes del Abangares, ya que “se encuentran contaminados por sustancias tóxicas”.

“La Uncada entregó bidones de agua a alrededor de 100 familias de un sector precarista que no tiene acceso a agua potable y consumían del río. Hay muchas comunidades afectadas, pero quizá la mayor afectación es en Matapalo de Abangares. Estamos tratando de ver si hay personas que evacuar que vivan cerca del río, pero aún estamos inspeccionado”, mencionó la administradora de Uncada.

El consultor ambiental, Allan Astorga, quien ha realizado estudios sobre minería ilegal en Abangares, señaló que, aunque desconoce a cuál empresa le ocurrió el rompimiento de la pila, hay muchas plantas que no hicieron gestiones ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) ni ante la Dirección de Geología y Minas (DGM) del Minae.

“Lo más importante es tener los estudios ambientales que permitan hacer un diseño de la obra que soporte los efectos del cambio climático, sobre todo lluvias intensas; no es que las actividades no se desarrollen porque la gente necesita trabajar, pero el tema es que se hagan bien”.

“Ahí hay casos de gente que extrae oro suficiente como para que se desarrollen microempresas y lo ideal sería que hagan inversión con seguros y medidas ambientales correctas, porque hay mineros que tal vez extraen poquito oro, pero hay otras actividades más grandes que sacan suficiente, pero no retribuyen con medidas ambientales parte de esas ganancias”, manifestó.

El investigador reconoció que el problema va más allá de la contaminación de especies marinas, sino también pone en riesgo las vidas humanas.

“Cuando no hay permisos no hay forma de resolverlo, no hay a quién recurrir a pedirle que cumpla las responsabilidades. Lo que se ve es solo la parte superficial, pero el problema también es que en el subsuelo del cantón de Abangares, donde hay aguas subterráneas, podría haber contaminación de estas. Algunas incluso están para abastecimiento humano. Es muy importante verificar que las nacientes no se están contaminando”, dijo.

Actualmente, se realizan trabajos de inspección en la zona, por medio de drones para precisar si hubo alguna afectación mayor. La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) no reporta daños en estructuras o en edificaciones ni movilización de personas.

Este medio intentó contactar a Cubero para confirmar si la zona minera tenía los permisos correspondientes y un seguro respectivo para operar, pero al cierre de esta publicación no se obtuvo respuesta.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.