Desastres

Ruptura de placa donde ocurrió temblor del jueves tiene potencial para sismos más fuertes

Remezón de 5,7 ha tenido cuatro réplicas con magnitudes bajas

El temblor de magnitud 5,7, sentido a las 5:27 p. m. de este jueves, ocurrió en una zona marítima con potencial para sismos más fuertes.

Así lo explicó Ivonne Arroyo, coordinadora de la Red Sismológica Nacional (RSN), al indicar que el último remezón similar había ocurrido el 21 de julio del 2000 y fue más fuerte.

En aquella ocasión, el evento tuvo una magnitud de 6,4 y ocurrió frente a las costas de Cabo Blanco, distrito de Lepanto, Puntarenas, unos 50 km más cerca de tierra, que el de este jueves.

Arroyo afirmó que el fracturamiento en la placa del Coco, con magnitudes mayores a 5 son sumamente inusuales.

“Sismos de magnitudes moderadas y mayores no son comunes en esa zona. Se originó por doblamiento de la placa del Coco al comenzar a hundirse”, explicó

Pese a su magnitud moderada, que fue de 5,7 en la escala Mercalli modificada, ese temblor fue ampliamente percibido en casi todo el país.

De hecho, hubo reportes en las siete provincias. En unas fue percibido más fuerte que en otras, conforme a su distancia del epicentro.

No obstante, las réplicas registradas durante la noche del jueves y este viernes no han sido reportadas como sentidas.

Hasta el momento, se han producido tres réplicas con magnitudes cercanas a 3,5 y una de más pequeña, de 2.

La primera ocurrió el jueves a las 7:29 p. m. Luego hubo otra siete minutos más tarde; ambas sucedieron en la misma zona marina, a unos 100 kilómetros al sur de Malpaís, distrito de Cóbano..

Este viernes, hubo una réplica a las 8:07 a. m., unos 107 kilómetros al suroeste de Cóbano, con magnitud de 3,5. Antes de esa, hubo otra de magnitud 2.

Las profundidades han sido de entre 11 y los 15 kilómetros.

Poco usual

Los temblores que la población está acostumbrada a sentir todos los meses en nuestro país tienen su origen en un fallamiento local de las placas Caribe o microplaca de Panamá, o también porque la del Coco se mete por debajo de otras (subducción), pero el sismo de este jueves fue diferente.

“Cuando la placa del Coco se dobla, se fractura y esas fallas son las que generan el movimiento sísmico.

“Los ondas irradiadas viajan en una especie de trenes a lo largo del oceano, las primeras son las más fuertes, pero por la lejanía, a tierra llegaron las superficiales que generan un movimiento como de hamaca”, dijo.

Para Esteban Chaves, sismólogo del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), esos sismos tienen desplazamiento horizontal y suelen generar pocas réplicas.

Chaves indicó que seguirán monitoreando la sismicidad en la zona, así como en el resto de fuentes sísmicas del país.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.