Hugo Solano C., Carlos Láscarez S.. 24 septiembre
En este cerro de Cañas ocurrió la descarga que acabó con la vida del hombre cuando descendía.Foto: Gabriel Jiménez
En este cerro de Cañas ocurrió la descarga que acabó con la vida del hombre cuando descendía.Foto: Gabriel Jiménez

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificó como Carlos Martínez Castillo, nicaragüense de 30 años, al hombre que este sábado fue fulminado por un rayo en cerro Pelado, en Cañas, Guanacaste.

El hombre era trabajador de la empresa Ad Astra Rocket, del astronauta costarricense Franklin Chang Díaz, situada en Liberia, Guanacaste.

Martínez vivía en Liberia y antes de trabajar en la empresa Ad Astra laboró como pistero en una gasolinera de la localidad.

Su historia de superación trascendió en octubre del 2015, cuando el propio Franklin Chang relató la historia de un joven inmigrante que trabajaba de madrugada para poder costearse sus estudios universitarios.

(Video) ¿Qué hacer en caso de rayería?

Entró como asistente técnico de los ingenieros de Ad Astra Rocket y de alló pasó al taller de mecánica de precisión, y desde el 2013 se desempeñaba en el Departamento de Tecnología de Información (TI).

Este fin de semana, el hombre había subido hasta la cima con una amiga al cerro Pelado, cuando comenzó a llover y sobrevino la tormenta eléctrica.

La pareja decidió bajar en horas de la tarde y fue ahí cuando una descarga eléctrica los alcanzó y acabó con la vida del hombre.

La Cruz Roja fue alertada del suceso alrededor de las 3 p. m. y al llegar al sitio constató que Martínez ya no tenía signos vitales. La mujer, cuya identidad no trascendió, salió ilesa.

Los agentes del OIJ levantaron el cuerpo y lo trasladaron a la Morgue Judicial.

Los compañeros de trabajo de Martínez están muy dolidos porque eran un joven con espíritu de superación, Foto: Cortesía
Los compañeros de trabajo de Martínez están muy dolidos porque eran un joven con espíritu de superación, Foto: Cortesía

Cinco personas han perdido la vida a causa de un rayo, en lo que va del año.

El caso más reciente ocurrió en playa Junquillal, de Santa Cruz, Guanacaste, donde falleció Mariajosé Artavia Oreamuno, de 35 años, quien salió a dar una caminata por la playa cuando la alcanzó una centella.

La mujer era microempresaria, tenía una academia de natación y era madre de tres menores.

El cuerpo fue hallado horas después por un grupo de extranjeros que limpiaba la playa.

De igual manera, el 15 de junio, el Día del Padre, perdió la vida de Pedro Obando Páez, de 31 años. El fallecido era guía turístico y estaba en Monteverde de Santa Elena, Puntarenas, con un grupo de visitantes cuando lo alcanzó el rayo.

A esas muertes se suman las de Donaldo Altamirano Toruño, de 26 años y Jonathan Rojas López, de 29, ambos eran peones agrícolas.

Según el departamento de descargas del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) este año es el segundo con más descargas del último lustro.