Desastres

Muestreo determinará si hay magma juvenil que anuncie más erupciones del Rincón de la Vieja

Este 5 de enero lanzó material a unos 400 grados Celsius

Este jueves tractores removían gran cantidad de piedras y cenizas que llegaron hasta Aguas Claras de Upala por la quebrada Azufrada. Foto: Cortesía, Mauricio Gutiérrez.

La erupción que se registró a las 6:33 p. m. de este miércoles en el volcán Rincón de la Vieja fue acompañada por elementos que hacen presumir a los científicos sobre la presencia de algún material juvenil, por lo que recogieron muestras que serán analizadas en los laboratorios del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori).

Según Geoffroy Avard, vulcanólogo del Ovsicori, la actividad duró dos minutos, pero durante 30 segundos el coloso lanzó material incandescente que en buena parte cayó en la cima. Las cámaras térmicas captaron el borde rojizo formado por rocas, ceniza y piedras finas con altas temperaturas. Otra particularidad de la erupción tiene que ver con el flujo de lahares por los ríos y quebradas cercanas y el ruido escuchado por vecinos de Aguas Claras y Dos Ríos de Upala.

Muchas piedras bajaron después de la erupción y algunas tuvieron que ser removidas de los cauces de ríos cercanos por maquinaria contratada por empresarios privados este jueves. El agua fue teñida de gris por las cenizas, lo cual genera la muerte de peces río abajo. El material tarda unos 40 minutos en bajar desde la cima. Al dañar los vados, que son una especie de puentes sin barandas, los lugareños tuvieron que ingeniárselas para rehabilitar el paso.

Para Javier Pacheco, otro vulcanólogo del Ovsicori, las rocas incandescentes pudieron alcanzar entre 300 y 400 grados Celsius. Las cámaras tienen un filtro térmico, de modo que en la noche se puede diferenciar cuando se presenta la incandescencia, debido a la sensibilidad en el rango de frecuencias. “Algo similar vimos en el 2019 y 2020. Eso quiere decir que la reciente erupción pudo contener entre las rocas y las cenizas emanadas, alguna fracción pequeña de magma cercana a la superficie”, dijo Pacheco.

Se trató de una erupción pequeña un poco más fuerte que las últimas. Unos 45 minutos después del evento, los pobladores vieron material proveniente del lago volcánico por los ríos Pénjamo y Azul, así como por la quebrada Azufrosa o Azufrada, lo que quiere decir que hubo una corriente similar a las que se han visto años atrás.

En la erupción ocurrida la madrugada del pasado martes, el material que bajó por los ríos era residual de erupciones anteriores que estaba en la cima y fue removido por lluvias, pero el de este miércoles salió propiamente del lago y se diferencia porque baja caliente y deja estelas de vapor a su paso por las montañas, además fue más intenso.

Los muestreos del material permitirán a los científicos tener una idea de lo que se puede esperar en próximas erupciones. “Todo depende de cuánto magma está involucrado en las erupciones. El 25 de diciembre hubo actividad eruptiva durante cuatro minutos y posiblemente eso creó un vacío en la parte superior, lo cual genera una succión de gases y más material, por lo que es posible que el ciclo continúe, su duración va a depender de la cantidad de magma”, puntualizó Pacheco.

Por su parte, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) informó de que funcionarios de los comités municipales y comunales de emergencia de Upala, evaluaron las quebradas y los ríos, así como las comunidades cercanas a ellos.

Lidier Esquivel, jefe de Investigación y Análisis del Riesgo de esa entidad, detalló que como consecuencia de la actividad volcánica se presentaron flujos por cuerpos de agua que están al norte de ese coloso, cuyo cráter activo está entre Liberia y Upala a una altura de a 1.916 metros sobre el nivel del mar.

De momento el volcán se encuentra relativamente tranquilo; sin embargo, no se descarta que en las próximas horas se puedan presentar nuevas erupciones. “Las comunidades aledañas al Parque Nacional Volcán Rincón de la Vieja (que mantiene cerrado al público la cima) cuentan con rotulación, plan de emergencia, puntos de reunión y rutas de evacuación y están constantemente informados sobre los escenarios de riesgo y zonas de mayor impacto”, dijo el funcionario.

El año anterior el Ovsicori registró un total de 27 eventos y desde el 2020 se presenta actividad frecuente, con lahares recurrentes en los cauces de los ríos.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.