Carlos Arguedas C.. 18 agosto
En varios supermercados de la zona sur se produjo la caida de productos de las estanterías. Foto cortesía de Gustavo Araya.
En varios supermercados de la zona sur se produjo la caida de productos de las estanterías. Foto cortesía de Gustavo Araya.

El martes 14 de agosto a las 3:50 a. m. los sismógrafos registraron un temblor de 3,5 grados, que se ubicó cinco kilómetros al suroeste de Golfito, en el mismo lugar donde este viernes se generó una fuerte sacudida de 6,2 grados que se sintió en gran parte del territorio costarricense.

Ese pequeño movimiento resultó ser un premonitor de la cadena de temblores confirmó la mañana de este sábado Lepold Linkimer de la Red Sismológica Nacional (RSN), de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Precisamente, hasta las 10 a. m. de este sábado se habían contabilizado 191 réplicas, la de mayor magnitud fue de 5,1. Luego se registraron seis de 4,0, igual número de 4,3 y el resto son menores a 3,9, dijo Linkimer.

Los premonitores son los que anteceden al sismo principal y las réplicas las que se registran después. Estas solo es posible identificarlas después de un gran sismo.

Paralelamente, Marino Protti, del Observartorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) de la Universidad Nacional (UNA) dijo en su página oficial de la red social Facebook que el temblor del este viernes en Golfito resultó ser 100 veces más pequeño que el terremoto del Sábado Santo, que sucedió el 3 de abril de 1983.

Ese terremoto se produjo a las 8:50 p. m. con una magnitud de 7,2 grados y se ubicó 15 kilómetros al noreste de la ciudad de Golfito. Fue a una profundidad de 26 kilómetros y lo originó la subducción de la placa Coco bajo la placa Caribe. Ese terremoto dejó un muerto y daños en viviendas, carreteras y puentes.

Protti dijo que el temblor de este viernes “no fue el terremoto que se espera para Osa”, pues según los científicos en la región sur del territorio costarricense en los próximos 10 años habrá un terremoto de magnitud superior a 7 grados.

Ese pronóstico los hicieron los expertos desde agosto del 2016 fundamentados en la acumulación de fuerzas tectónicas en ese lugar, considerado unos de los de mayor sismicidad del país.

El fuerte temblor del este viernes se produjo a las 5:22 p. m. con una magnitud de 6,2 grados y la ruptura ocurrió a una profundidad de 20 kilómetros. El movimiento causó caida de objetos, especialmente de supermercados, y pequeñas rajuduras en paredes de construcciones.

Los lugares donde más efectos generó fueron Puerto Jiménez de Golfito, Agua Buena y San Vito de Coto Brus, comunciaron la RSN y el Ovsicori.