Desastres

Cada 13 horas se incendia un vehículo en nuestras calles

Aunque estas emergencias generalmente no causan la muerte de los ocupantes, implican cuantiosas pérdidas, pues casi en la mitad de los casos el vehículo queda inservible

Este año se han atendido 345 casos de vehículos quemados en carreteras de todo el país. Esto equivale a un incidente de fuego en automotores cada 13 horas, principalmente en vehículos livianos.

Aunque estas emergencias generalmente no causan la muerte de los ocupantes, implican cuantiosas pérdidas materiales, pues casi en la mitad de los casos el bien queda inservible.

Según estadísticas del Cuerpo de Bomberos, la cifra de incendios en autos presenta este año un leve aumento en comparación con la del mismo periodo del año anterior (330), pues hasta este 9 de julio se contabilizaban 15 incidentes más.

Para el director operativo de Bomberos, Luis Salas, los derrames de combustible, la sobrecarga del sistema eléctrico y el recalentamiento de los frenos aparecen como las principales causas.

“Los problemas eléctricos o las fugas en el sistema de distribución de combustible son los principales. Nosotros no ahondamos mucho en las causas, pero las valoraciones rápidas en el sitio permiten casi siempre determinar las causas”, indicó.

Ante este escenario, el Cuerpo de Bomberos recomienda a los dueños de los vehículos portar el extintor, así como darle regularmente mantenimiento preventivo.

En vehículos pesados, los sistemas de frenos, por recalentamiento de fibras, son los que más originan el fuego en las ruedas.

Aunque los carros livianos son los que más se queman, también hay emergencias en buses y microbuses, que ponen en riesgo a más personas, las cuales casi siempre tienen tiempo de ponerse a salvo.

El 28 de setiembre del año pasado, el incendio en un pick-up, ocurrido sobre la ruta San José Caldera, en Santa Ana, puso en riesgo a otros vehículos de esa transitada vía, así como al personal de las casetas de peaje de Autopistas del Sol, pues el carro alzó en llamas junto a una estación de cobro.

El 2019 cerró con un total de 859 vehículos incendiados en las vías públicas, es decir, 91 casos más que en el 2016, cuando fueron 768.

Por motivos de la restricción vehicular, se ha notado una reducción en los últimos dos años y de mantenerse la tendencia este año rondarían los 800.

Motos en rondas preventivas

Luis Salas expresó que las seis motos que el Cuerpo de Bomberos comenzó a adquirir desde el 2017 han sido de gran utilidad para atender incendios en carretera.

Estas unidades tienen capacidad de transportar 50 litros de una mezcla de agua y espuma con los que, según Bomberos, se puede extinguir un incendio pequeño o mitigar uno más grande mientras llegan refuerzos.

La extensión de la manguera es de 30 metros y puede lanzar 22 litros a 300 libras de presión en una descarga continua de 2 minutos y medio.

Salas afirmó que regularmente esas motos se usan para rondas preventivas en tiempos de mucho tránsito, como los fines de semana o tiempos de regreso de vacacionistas, cuando se forman filas kilométricas en las principales vías de acceso a puntos turísticos.

De esa forma, se gana tiempo en la respuesta a emergencias, pues como las motos están en carretera, se orienta a la que esté más cerca. Al pasar en medio de filas de carros, los bomberos motorizados llegan mucho más rápido que cualquier máquina extintora.

De igual forma, cuando hay bloqueos o manifestaciones en carreteras, las motos se colocan en puntos estratégicos para la rápida atención en caso de que se requiera.

Además de ayudar a extinguir el fuego en carros, las motos se usan en incendios estructurales. Mediante su pronto arribo al sitio pueden atender ciertos casos donde apenas se inicia el fuego o existe un cortocircuito. Caso contrario, los motorizados pueden calcular las dimensiones del fuego y así estimar de forma más precisa el número de unidades que se van a ocupar en el sitio.

Salas dijo que por ahora solo tienen motos en San José, de manera que en otras cabeceras de provincia como Alajuela, Heredia y Cartago, que también son muy pobladas y con muchos vehículos, no se pueden atender emergencias con la ayuda de motos.

El costo de cada moto con su equipo de extinción supera los ¢30 millones.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.