Eillyn Jiménez B.. 10 octubre, 2018
Cerca del cuerpo de Yepes dejaron una nota que fue difundida por el OIJ este miércoles. Foto: OIJ para LN

Dos crímenes ocurridos en febrero y abril de este año, en San Ramón de Alajuela, a su paso por el cerro Cambronero, están vinculados con tráfico de drogas.

Esta conclusión fue divulgada este miércoles por Pablo Calvo, jefe regional del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en ese cantón alajuelense. Según el especialista, se logró determinar que los dos casos están relacionados con ajustes de cuentas por narcotráfico.

Sin embargo, de momento, no se ha confirmado que los dos colombianos asesinados, quienes aparecieron a 800 metros de distancia, uno de otro, se conocieran.

“Estamos relacionando ambos casos por tratarse de colombianos y por aparecer a 800 metros un cuerpo de otro”, mencionó Calvo.

El primer crimen ocurrió el 13 de febrero, cuando un sujeto que transitaba por la zona alertó sobre la aparición del cuerpo de Juan Camilo Yepes Velásquez, de 35 años, quien fue torturado antes de ser asesinado a balazos.

De acuerdo con los agentes judiciales que atendieron el caso, el hombre estaba atado de pies y manos para atrás con gasas plásticas. Además, tenía heridas de arma de fuego en la cabeza y el cuello y en el sitio había una nota de los homicidas con el nombre de las próximas víctimas.

Precisamente, esa nota fue difundida este miércoles en la mañana por el OIJ, con el objetivo de que si alguna persona sabe a quién se refieren los asesinos, o si tienen información sobre el mensaje, lo comuniquen a las autoridades a la línea confidencial 800-8000-645.

“Se trata de una cartulina celeste, con letras rojas. La nota fue escrita a mano”, detalló Calvo.

Yepes, con unos cinco años de vivir en Costa Rica, se dedicaba al comercio de ropa, tenía un tatuaje que permitió identificarlo y acumulaba antecedentes por robo agravado y portación ilegal de arma de fuego permitida.

El segundo caso se registró el 28 de abril, también en Cambronero, donde fue hallado el cadáver decapitado de Diego Fernando García Lemus, de 42 años, quien no tenía expediente judicial.

Por este caso, un hombre de apellidos Zúñiga Quirós descuenta prisión preventiva.

El detenido fue localizado el sábado 5 de mayo en una quinta de La Cima, en San Ramón, donde los oficiales del OIJ encontraron ropa de la víctima y tres armas blancas, así como algunas plantas de marihuana.

García fue ultimado en la quinta y luego su cuerpo abandonado en vía pública.

El OIJ reveló que la familia del extranjero –que vive en Colombia– fue contactada telefónicamente por los supuestos homicidas, quienes pidieron $2 millones a cambio de dejar libre a García.

La investigación corroboró que el 30 de abril los parientes del hombre pagaron $14.000 (¢8 millones, aproximadamente) a los secuestradores, pero estos de igual forma asesinaron al foráneo.

“La suma era muy alta, los familiares trataron de recolectar dinero, pero no reunieron las expectativas de los secuestradores”, aseveró Calvo.

Al parecer, García fue interceptado el jueves 26 de abril en vía pública, en las afueras de su vivienda y luego los sospechosos lo trasladaron en su propio vehículo a San Ramón.

Este miércoles, los agentes difundieron un video en el que se observa la forma en la que fue abordado García por varios sujetos.

(Video) OIJ divulga video sobre crimen de Diego Fernando García Lemus

La víctima nació en Cali y tenía 10 años de vivir en Costa Rica, por lo que mantenía una condición migratoria de residente. Trascendió que se dedicaba a actividades comerciales como la venta de ropa.

Información actualizada a las 4:14 p. m. con más datos del OIJ.