Eillyn Jiménez B.. 9 mayo, 2018
La casa de Diego Fernando García Lemus, de 42 años, fue allanada el 29 de abril. Foto: Gesline Anrango
La casa de Diego Fernando García Lemus, de 42 años, fue allanada el 29 de abril. Foto: Gesline Anrango

Un hombre de apellidos Zúñiga Quirós fue capturado como sospechoso de participar en el homicidio del colombiano Diego Fernando García Lemus, de 42 años, quien apareció decapitado el 28 de abril en una calle de San Ramón de Alajuela.

Pablo Calvo, jefe de la delegación regional del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en esa zona, afirmó que el detenido fue localizado el sábado 5 de mayo en una quinta de la comunidad de La Cima, en el mismo cantón alajuelense.

En el sitio hallaron ropa de la víctima y tres armas blancas, así como otras evidencias que el jerarca prefirió no detallar.

Según la Policía Judicial, se presume que García fue ultimado en la quinta, la cual pertenece a una extranjera que no ha sido localizada.

Calvo añadió que Zúñiga, quien no contaba con antecedentes, fue pasado a la Fiscalía y, posteriormente, el Juzgado Penal de San Ramón le impuso seis meses de prisión preventiva.

"En el allanamiento se encuentran indicios importantes que vinculan a este sujeto con la participación en la decapitación de un hombre. El sospechoso es de Ipís de Goicoechea, por lo que estamos tratando de establecer por qué se había trasladado a San Ramón", explicó el jefe regional de la Policía Judicial.

Hasta ahora no se ha establecido una relación entre el fallecido, quien vivía detrás de los Tribunales de Goicoechea, en Montelimar, y el sujeto aprehendido.

Calvo mencionó que no se descartan más detenciones en los próximos días por el caso, cuya investigación tiene dos líneas: una privación de libertad para obtener dinero o un ajuste de cuentas por narcotráfico.

Pago millonario

Hace una semana, el OIJ reveló que la familia del extranjero –que vive en Colombia– fue contactada telefónicamente por los supuestos homicidas, quienes pidieron dinero a cambio de dejar libre a García.

Wálter Espinoza, director de la Policía Judicial, precisó el 30 de abril que los parientes del hombre pagaron $14.000 (¢8 millones, aproximadamente) a los secuestradores, pero estos de igual forma asesinaron al foráneo.

Al parecer, García fue abordado el jueves 26 de abril dentro de su vivienda por los sospechosos, quienes luego lo trasladaron en su propio vehículo a San Ramón.

"La cabeza y el cuerpo estaban a un metro de distancia y se ubicaron heridas punzocortantes en la cabeza, rostro y extremidades inferiores. Se cree que estas le causaron la muerte", manifestó Espinoza hace una semana.

García nació en Cali y tenía 10 años de vivir en Costa Rica, por lo que mantenía una condición migratoria de residente. Además, trascendió que se dedicaba a actividades comerciales como la venta de ropa.

El colombiano, quien no contaba con antecedentes, vivía solo, aunque en el país también habita su exesposa y una hija.

Información actualizada a las 6:35 p. m. con más datos del OIJ.