Crímenes

Masacre en Buenos Aires: Estadounidense asesinado denunció dos robos en 2020

La Fiscalía logró identificar a dos sospechosos de apropiación irregular, los cuales tenían bienes de la víctima

El estadounidense Stephen Paul Sandusky, asesinado junto con otras cinco personas el 17 de octubre en un rancho de Llano Bonito, en Buenos Aires de Puntarenas, había denunciado dos robos a su propiedad durante el año 2020. El dato lo confirmó el viernes la oficina de prensa del Ministerio Público, que recalcó que un caso está en etapa preparatoria en la Fiscalía de Buenos Aires con dos sospechosos identificados.

Una denuncia fue por robo y la otra por robo agravado. En el primero de los casos, el Ministerio Público no logró obtener pruebas del supuesto robo. Sin embargo, sí logró identificar que dos sospechosos de apellidos Azofeifa y Pacheco tenían bienes de la víctima, por lo cual los procesa por el aparente delito de apropiación irregular.

La causa se encuentra en la etapa de recolección y análisis de pruebas. La apropiación irregular se castiga con una pena de diez a 100 días multa (de ¢154.000 a ¢1.540.000).

En cuanto a la denuncia robo agravado, el Ministerio Público informó de que las diligencias de investigación no permitieron individualizar a ninguna persona como imputada.

Esta causa se encuentra en archivo fiscal desde el 23 de junio del 2021. Archivo fiscal significa el cierre temporal del expediente por parte de la Fiscalía, porque no se logró la identificación de la persona que cometió el hecho. Sin embargo, el proceso puede reabrirse si se logra identificar al imputado.

Antecedentes

La masacre en Buenos Aires ocurrió el domingo 17 de octubre en la finca propiedad de Stephen Paul Sandusky.

Él apareció asesinado junto a los costarricenses César Mauricio Quesada Cascante (44 años), su esposa Claudia Alina Villarevia Rivera (41), y el hijo de ambos Daniel Mauricio Quesada Villarevia (20). En el lugar también mataron a Susan Anyelic Zúñiga Rodríguez (40) y Willy Alfredo Borbón Muñoz (38); esta pareja era amiga de la familia Quesada Villarevia.

Ellos fueron ese domingo en la mañana a la propiedad del estadounidense para ayudarlo a arreglar un tractor, puesto que César Mauricio y su hijo Daniel tenían un taller de reparación de maquinaria en la comunidad de La Bonita de Rivas en el cantón de Pérez Zeledón. La familia Quesada y los amigos recorrieron 53 kilómetros de distancia para llegar a la finca de Stephen Sandusky.

21 días después del homicidio, la Policía Judicial ha brindado muy pocos datos sobre lo que aconteció ese domingo en los alrededores de la casa. Lo que se sabe es que las víctimas fueron interceptadas entre las 8 a. m. y las 9 a. m.

Los cuerpos presentan impactos de bala y dos de ellos estaban semiquemados. No está claro es si los miembros de la familia Quesada Villarevia y sus amigos llegaron cuando los implicados estaban en la finca o los imputados sorprendieron a las víctimas cuando ya estaba todo el grupo.

Asimismo, el OIJ informó de que en el sitio encontraron elementos balísticos, así como otros “indicios materiales que son susceptibles de comparación”.

Quienes ejecutaron la masacre utilizaron armas de bajo calibre, es decir que podrían ser revólveres, pistolas, carabinas o rifles, que usan munición calibre 22, 25 o 32. En la región, es muy común que los pobladores tengan armamento de ese calibre, pues siempre la han utilizado para la cacería.

Los primeros indicios sobre los posibles sospechosos apuntan a que se trata de delincuentes locales dedicados a delitos contra la propiedad. Sobre la cantidad de sospechosos, se cree que son más de cuatro, cuyas edades estarían en un rango de 24 a 38 años.

El estadounidense ya había sido víctima de dos robos con anterioridad. Estaba vendiendo la propiedad y, en la comunidad, corría el rumor de que guardaba una cantidad importante de dinero en la vivienda.

Paralelamente, las autoridades investigan las circunstancias en las cuales murió el finquero José Navarro Rojas, de 64 años, el 1.° de setiembre pasado, caso que ocurrió en una finca ubicada en Santa Rosa del Distrito de Brunka, a un kilómetro y medio de donde ocurrió la masacre.

Navarro fue localizado muerto luego de que un incendio consumiera la vivienda en la cual se encontraba solo. Al parecer, este hombre también había denunciado varios robos.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.