Carlos Arguedas C.. 7 enero
El taxista fue trasladado de emergencia a la Clínica de Coronado luego de que fuera baleado mientras circulaba en auto frente a la Iglesia Los Angeles, la noche del sábado. Foto: Rafael Pacheco
El taxista fue trasladado de emergencia a la Clínica de Coronado luego de que fuera baleado mientras circulaba en auto frente a la Iglesia Los Angeles, la noche del sábado. Foto: Rafael Pacheco

Una disputa personal entre un taxista informal su expareja y el hombre que actualmente vive con ella, habría sido el detonante para que poco después éste último disparara contra el taxista, quien falleció la noche del sábado en la clínica de Coronado.

Así lo dio a conocer este lunes Christian Luna, subjefe de Homicidios de la Policía Judicial, quien añadió que la Fuerza Pública detuvo como sospechoso del crimen al actual novio de la mujer, un hombre de apellidos Ramírez Varela.

Luna dijo que el día de los hechos el taxista tuvo una discusión con su expareja en la casa de ella, en torno a situaciones personales sobre el cuido de dos hijos que tienen en común. Cuando la discusión surgió, estaba Ramírez y otros familiares de la mujer presentes.

Posteriormente, Ramírez salió en su carro con otra persona a quien el OIJ busca y se encontraron de nuevo con el taxista frente a la Iglesia católica de Ipís. Fue ahí donde al parecer Ramírez le disparó a Altamirano.

El herido, de 36 años, fue llevado a la clínica de Coronado donde falleció. La bala le ingresó por el brazo izquierdo y le salió por la espalda.

El fallecido tenía antecedentes por maltrato y agresión con arma, mientras que el sospechoso del homicidio no tenía antecedentes.

Aunque Ramírez huyó de la escena, fue detenido poco después y quedó a las órdenes del Ministerio Público. El arma usada no apareció.

El domingo, un juzgado penal de turno le impuso tres meses de prisión preventiva a Ramírez, dijo Luna.