Bienestar

¿Cómo enseñarle a los niños a comer bien?

Incluirlos en las compra y preparación de alimentos, ofrecerles frutas a diario y hacer de la comida un espacio familiar y agradable, son algunas recomendaciones para mejorar la alimentación de los niños.

La alimentación en los hogares ha cambiado en los últimos años. Actualmente se buscan alimentos con menos preparación, es decir alimentos procesados que en su mayoría son altos en azúcar, grasa y sodio. Sin embargo, poco a poco se ha hecho conciencia sobre la creación de buenos hábitos alimentarios desde pequeñas edades.

Una alimentación saludable y equilibrada es fundamental para el estado de salud de los niños, y determinante para un correcto funcionamiento del organismo, buen crecimiento, una óptima capacidad de aprendizaje, comunicarse, pensar, socializar y adaptarse a nuevos ambientes y personas, un correcto desarrollo psicomotor y en definitiva para la prevención de factores de riesgo que influyen en la aparición de algunas enfermedades.

Los últimos datos se obtienen del Censo de Peso y Talla de 2016, en donde se determinó que el 34% de la población de entre 6 a 12 años en el país sufren de sobrepeso y obesidad y según la Encuesta Nacional de Nutrición y el Censo Escolar de Peso/Talla 2008 el aumento del sobrepeso y la obesidad ha sido de un 12.6% en los niños de de entre 6 a 12 años en tan solo 8 años, cifras alarmantes, esto a raíz de la falta de actividad física o movimiento y al incremento en el consumo de alimentos altos en azúcar o grasa.

Adicionalmente, una evaluación del estado nutricional de 119.754 niños y niñas, realizada por la dirección del CEN-CINAI en el 2019, reveló que un 13,6% de esa población infantil presenta malnutrición, un 6,7% sobrepeso y obesidad y un 6,9% desnutrición.

Realmente como padres debemos enfocarnos más en la calidad de alimentos que le estamos ofreciendo a nuestros hijos y no tanto en el peso. Por supuesto el peso es un indicador importante; sin embargo, pesar a nuestros hijos puede traer consecuencias a corto, mediano o largo plazo, por ejemplo: trastornos de la conducta alimentaria o relación no sana con la comida, además la nutrición va de la mano con la actividad física y es importante que, como adultos, seamos capaces de presentarles esto como un juego y como algo divertido. Podemos andar en bici con ellos, pasear a los perros, bailar, caminar, jugar fútbol o cualquier actividad al aire libre, así sus cuerpos dejarán de lado el sedentarismo y adoptarán la cultura del movimiento.

—   Dra. Katherine Asch Paniagua, Nutricionista y Profesora de la carrera de Nutrición ULATINA

Además la Dra. Asch, indica que los principales consejos para que los niños tengan una dieta sana y variada son:

  1. Ser el mejor ejemplo para ellos: si como padres se tiene una alimentación saludable, posiblemente ellos también la tendrán.
  2. Ofrecer todos los días frutas, vegetales, alimentos frescos.
  3. Evitar obligarlos o presionarlos a comer.
  4. Nunca premiar o castigar con la comida.
  5. Incluir a los niños en la planificación, compra y preparación de alimentos.
  6. Comer en familia al menos 1 tiempo de comida.
  7. Ofrecer los alimentos de manera colorida y divertida.
  8. No hablar del peso con ellos.
  9. Nunca poner a un niño a dieta.
  10. Mantener una estructura de los tiempos de comida y sueño.
  11. Comer siempre en al mesa y sin tecnología.
  12. En en los primeros 24 meses de los hijos es recomendable no ofrecer constantemente bebidas azucaradas, dulces, chocolates, postres.
  13. Ver la actividad física como un juego y como algo divertido.

Es importante que los padres de familia se enfoquen en en ofrecerle a sus hijos la mejor calidad de comida de una manera sana, sin obsesiones u obligaciones. Ofrecer esos alimentos de manera natural y divertida.