Michelle Campos. 18 octubre
Imagen del Palacio Nacional, alrededor de 1870. Fue inaugurado en 1855 para albergar a los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Fue levantado donde estuvo la Factoría de Tabaco de Costa Rica, fundada en 1782 durante la colonia española, y cuya sede sirvió de casa para las incipientes instituciones democráticas a partir de 1824. Actualmente, la cuadra alberga al Banco Central. Fotografía tomada por Eduardo Hoey / Cortesía de Andrés Fernández para LN
Imagen del Palacio Nacional, alrededor de 1870. Fue inaugurado en 1855 para albergar a los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Fue levantado donde estuvo la Factoría de Tabaco de Costa Rica, fundada en 1782 durante la colonia española, y cuya sede sirvió de casa para las incipientes instituciones democráticas a partir de 1824. Actualmente, la cuadra alberga al Banco Central. Fotografía tomada por Eduardo Hoey / Cortesía de Andrés Fernández para LN

Del viejo San José queda muy poco, solo algunas fotos desteñidas, relatos guardados en la memoria de los privilegiados que lograron conocer los majestuosos cimientos de la ciudad, así como archivos impresos y digitales.

Esos son testigos de la historia democrática que se empezó a escribir en San José desde que, en 1823, dos años después de la independencia, Cartago perdió el título de capital en una guerra civil y este se le concedió a la ciudad josefina.

Casas de los Supremos poderes de Costa Rica

Fue necesario construir una democracia fundamentada en instituciones, empezando por los supremos poderes de la República, los cuales emprendieron un peregrinaje por diferentes puntos capitalinos que sirvieron de casa para un Estado que daba sus primeros pasos.

Al recorrer hoy las actuales calles josefinas, repletas de personas y tránsito, queda poca evidencia de que los supremos poderes alguna vez ejercieron sus labores donde hoy existen bancos, escuelas y hasta una cantina.

Lo hicieron en edificios del siglo XIX y de la primera mitad del XX, algunos con aires europeos y materiales importados, pero ya demolidos.

El próximo 19 de octubre, con el siglo XXI entrando a su tercera década, el país escribirá otro capítulo en su historia con la inauguración del nuevo edificio de la Asamblea Legislativa, en Cuesta de Moras.

Nuevo edificio de la Asamblea Legislativa. Foto: Rafael Pacheco
Nuevo edificio de la Asamblea Legislativa. Foto: Rafael Pacheco

El edificio de 22 pisos es el primer inmueble construido específicamente para albergar al primer poder de la República, pues las demás sedes no fueron ideadas exclusivamente para sus funciones.

El siguiente es un recorrido por las sedes que albergaron a los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como al Electoral.

Soldados costarricenses en la Plaza de Artillería, donde hoy está el Banco Central. A la izquierda, se logra apreciar el antiguo Palacio Presidencial, que también sirvió como Ministerio de Guerra, donde hoy está el Banco Nacional. Fotografía propiedad del Museo Nacional de Costa Rica con fecha desconocida
Soldados costarricenses en la Plaza de Artillería, donde hoy está el Banco Central. A la izquierda, se logra apreciar el antiguo Palacio Presidencial, que también sirvió como Ministerio de Guerra, donde hoy está el Banco Nacional. Fotografía propiedad del Museo Nacional de Costa Rica con fecha desconocida
Todo empezó en la Factoría de Tabaco

Al principio, los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estaban en un mismo edificio.

El ejercicio democrático empezó a desarrollarse en un inmueble heredado de la colonia española, en el sector este de la cuadra donde hoy se ubica el Banco Central de Costa Rica (BCCR), frente a la calle 2.

En los albores del siglo XIX, en esa misma cuadra, estaban la Plaza de Artillería, la antigua Iglesia de la Merced y el edificio de la Factoría de Tabaco.

Durante la colonia española, en el año 1781, desde Guatemala ordenaron crear la Factoría de Tabacos de Costa Rica, labor designada a Manuel de Galisteo.

La Factoría se encargaba de vigilar y organizar todos los procesos de la producción de tabaco, hasta asumir un carácter policial, esto con el fin de evitar fraudes. Así lo narra Víctor Hugo Acuña en su artículo Historia económica del tabaco en Costa Rica: Época Colonial.

Todas las normas para el comercio y la producción de tabaco venían de Guatemala; sin embargo, la intención del reino no era estimular el crecimiento de la economía del cultivo, sino acaparar el monopolio.

El artículo detalla que la Factoría de Tabacos de Costa Rica funcionó desde el año 1782 hasta 1821 ya que, con la independencia, se permitió el libre comercio de tabaco; su sede siempre se mantuvo en la Villa de San José.

Fue en el edificio de la Factoría de Tabaco donde empezaron a trabajar los tres supremos poderes costarricenses en San José.

Un detalle histórico es que, a partir de 1834, los poderes se separaron temporalmente en acatamiento de la “Ley de Ambulancia”, que establecía el traslado rotatorio cuatrienal de los supremos poderes entre las ciudades de San José, Alajuela, Cartago y Heredia.

Por ejemplo, entre mayo de 1834 y setiembre de 1835, la Corte Suprema de Justicia despachó en la ciudad de Alajuela, según el libro Historia de la Corte Suprema de Justicia, de José Sáenz Carbonell y Mauricio Masís Pinto.

El Congreso también tuvo su sede temporal en los ayuntamientos de Alajuela y Heredia.

La ley fue derogada en 1835 por el entonces presidente, Braulio Carrillo, lo que desembocó en una nueva guerra en la que Cartago, Alajuela y Heredia se sublevaron contra San José, pero esta última se impuso en el conflicto.

El gobierno de Braulio Carrillo declaró sobre la fallida ley en un informe al Congreso: “No ha tenido la Asamblea muchos días sesión, por falta de número: la Corte cerró las suyas, aun dejando negocios pendientes por el deseo de volver á sus casas los Magistrados; y vuestros individuos también apenas salen del edificio y se regresan al lugar de su resi­dencia. Todo prueba el disgusto con que sirven y los esfuerzos que hacen para resistir la violación de la ley”.

Una nueva ley, emitida en agosto de 1835, estableció que la capital se ubicaría en la población del Murciélago, lo que hoy es Tibás, y que, mientras se construían ahí los edificios necesarios, el Congreso residiría en Heredia y los poderes Ejecutivo y Judicial en San José.

Para 1837, el Poder Legislativo todavía estaba en Heredia, según artículo de La Nación publicado en 1986.

No obstante, esa ley fue derogada en 1838 y todo regresó a San José, en donde seguía disponible el edificio de la Factoría de Tabaco.

El salón de sesiones del Congreso, en el Palacio Nacional, alrededor de los años 40 del siglo XX. Foto: Cortesía de Andrés Fernández para LN
El salón de sesiones del Congreso, en el Palacio Nacional, alrededor de los años 40 del siglo XX. Foto: Cortesía de Andrés Fernández para LN
La construcción del Palacio Nacional

Durante el mandato de Juan Rafael Mora Porras (1849-1859), debido a los daños causados por los movimientos sísmicos de la época, se decidió derribar la Iglesia de la Merced y la Factoría de Tabaco, y se construyó en la misma cuadra un nuevo edificio para los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Ese inmueble recibió el nombre de Palacio Nacional; contaba con dos pisos y, según los registros de la Asamblea Legislativa, fue inaugurado el 24 de junio de 1855.

La obra se le debe a ingeniero alemán Franz Kurtze, quien residía en Costa Rica, de acuerdo con un artículo publicado por el historiador Andrés Fernández en el 2010 en la sección Áncora de La Nación.

Fernández escribió que, de Inglaterra, se importaron materiales como planchas acanaladas, clavos y tornillos galvanizados, los balcones forjados y las columnas coladas, mientras que, de Bélgica, llegaron los vidrios y cristales.

El viajero y escritor irlandés Thomas Francis Meagher, citado por Fernández en su artículo, describió lo siguiente: “Por fuera, el edificio imita el granito azul, y, aunque delineado por un alemán, presenta un alegre aspecto italiano que armoniza con el cielo sereno y brillante que sirve de dosel al valle de San José. En todo el conjunto domina un tono de sencillez y de modestia digna”.

Según Andrés Fernández, la arquitectura era del tipo neoclásico que se había impuesto en los Estados-nación de Europa primero y de América luego, tras la Revolución Francesa. En suma, escribió, el Palacio Nacional representaba el “centro gravitacional cívico y político de la capital, y, por tanto, del Estado nacional que empezaba a consolidarse apenas al calor de la incipiente riqueza cafetalera y de las europeizadas clases sociales cuyo poder expresaba ese edificio”.

Años después, los poderes Ejecutivo y Judicial partieron hacia nuevos rumbos, pero el Legislativo se mantuvo en el majestuoso edificio por más de un siglo, hasta 1958.

Según las informaciones históricas del archivo de La Nación, la sala de sesiones del Palacio Nacional era imponente: tenía 80 pies de largo (poco más de 24 metros), 38 de ancho (11,5 metros) y 40 de alto (12 metros); las paredes eran blancas color leche y su cielo artesonado contaba gruesas molduras doradas, mientras que las cortinas eran de seda carmesí con adornos azul, rojo y blanco.

También, se narra que el salón del plenario legislativo estaba adornado con las fotos de los expresidentes de la República y el Escudo Nacional.

En ese sitio, se efectuaron las sesiones de investidura de varios presidentes de la República, en un patio interno.

El plenario legislativo, en la década de 1940. Foto: Cortesía de Andrés Fernández para LN
El plenario legislativo, en la década de 1940. Foto: Cortesía de Andrés Fernández para LN

Una de las personas vivas con la suerte de haber conocido el Palacio Nacional, cuando aún sesionaba allí la Asamblea, fue el historiador y exembajador costarricense Vladimir de La Cruz, hoy de 74 años.

“Yo iba de muy chiquillo, me llevaron a ver sesiones parlamentarias, recuerdo que era una sala espectacular, lindísima. El acceso al público era casi directo, no estaban esas ventanas ni esos vidrios que hay ahora, que separan al público de los diputados”.

“No era una sala grandota, pero sí muy linda; de ese salón se conservan algunas piezas que pasaron a Cuesta de Moras (…). Recuerdo las sesiones, eran un poco al estilo de las que se hacen ahora. La formalidad era ir con traje y corbata”, recuerda el académico.

Luego de 103 años de ser la sede del Poder Legislativo, los terrenos que ocupaba el Palacio Nacional fueron vendidos al BCCR durante la segunda administración de José Figueres Ferrer (1953-1958) y una demolición acabó con el legado del histórico edificio.

Fue demolido “sin motivo alguno”, según escribió el historiador Andrés Fernández.

Foto de la Asamble Legislativa, en los altos de Cuesta de Moras, a donde los congresistas se trasladaron en 1958 por la demolición del Palacio Nacional. Fotografía: Archivo de La Nación
Foto de la Asamble Legislativa, en los altos de Cuesta de Moras, a donde los congresistas se trasladaron en 1958 por la demolición del Palacio Nacional. Fotografía: Archivo de La Nación
El origen de Cuesta de Moras

En 1958, debido a que los diputados no tenían para dónde irse, se les ubicó temporalmente en un inmueble que se había empezado a levantar en 1939, para que sirviera como Casa Presidencial, en Cuesta de Moras: el edificio que hasta esta semana ha ocupado tradicionalmente la Asamblea Legislativa.

Los archivos de La Nación explican que, cuando los legisladores comenzaron a reunirse en el nuevo edificio, se tuvo que improvisar un salón de sesiones y derribar gruesas paredes de hormigón y varilla.

En esa época, los albañiles y carpinteros trabajaron arduamente para finalizar el inmueble, pues la obra se había paralizado por varios años debido a la Segunda Guerra Mundial, durante la cual la importación de materiales de construcción se vio frenada.

Según Vladimir de la Cruz, las tapias del viejo edificio de la Asamblea en Cuesta de Moras fueron colocadas luego de las protestas de 1970, cuando se dieron las marchas contra Alcoa (Compañía de Aluminio de América), una empresa estadounidense que buscaba producir aluminio en el Valle de El General.

En sus 62 años en Cuesta de Moras, el Congreso se expandió hacia los alrededores del edificio inicial, adquiriendo el antiguo Colegio de Sión, construido por un convento como centro de segunda enseñanza y declarado patrimonio nacional.

El Castillo Azul, en Cuesta de Moras, fue adquirido por el Poder Legislativo a finales de la década de 1980 y ahí se instalaron las oficinas del directorio Legislativo. Entre 1914 y 1924, el inmueble también funcionó como sede de la Presidencia. Fotografía: Aarón Sequeira.
El Castillo Azul, en Cuesta de Moras, fue adquirido por el Poder Legislativo a finales de la década de 1980 y ahí se instalaron las oficinas del directorio Legislativo. Entre 1914 y 1924, el inmueble también funcionó como sede de la Presidencia. Fotografía: Aarón Sequeira.

También, ocupó la denomina Casa Rosada, ubicada al sur del Parque Nacional y el Castillo Azul, que había sido sede de la Presidencia hasta 1924.

La Asamblea Legislativa, denominada con ese nombre desde la Fundación de la Segunda República, también adquirió los apartamentos Lamm, en la cuadra ubicada al oeste del edificio principal.

Esos inmuebles fueron demolidos y ahí se construyó el nuevo edificio que será inaugurado este 19 de octubre.

Arriba, el plenario legislativo del Palacio Nacional; abajo, el plenario del edificio legislativo que será inaugurado este 19 de octubre.
Arriba, el plenario legislativo del Palacio Nacional; abajo, el plenario del edificio legislativo que será inaugurado este 19 de octubre.

La construcción empezó en marzo del 2018; dispone de 18 pisos por encima del suelo y de cuatro pisos subterráneos, donde se ubica el plenario. Su costo total asciende a ¢83.000 millones.

El nuevo plenario tiene una altura de cuatro pisos, un gran escudo de bronce que costó ¢35 millones y espacio previsto para 114 curules.

El antiguo edificio de la Asamblea Legislativa en Cuesta de Moras alojó al poder primer poder de Costa Rica desde 1958 y hasta el 2020. Este inmueble iba a ser la Casa Presidencial. Su construcción empezó en 1939, pero se paralizó por la II Guerra Mundial . Fotografía: Archivo de La Nación
El antiguo edificio de la Asamblea Legislativa en Cuesta de Moras alojó al poder primer poder de Costa Rica desde 1958 y hasta el 2020. Este inmueble iba a ser la Casa Presidencial. Su construcción empezó en 1939, pero se paralizó por la II Guerra Mundial . Fotografía: Archivo de La Nación
Un Palacio Presidencial

De la antigua Factoría de Tabaco, el Poder Ejecutivo también pasó, en 1855, a ocupar parte del Palacio Nacional, junto con los poderes Legislativo y Judicial. Allí se ubicaron las oficinas del gobernante y de sus ministros.

No obstante, en 1866, el Ejecutivo, así como la residencia del presidente y su familia, se mudaron a otro edificio que se denominó Palacio Presidencial, donde hoy está la sede central del Banco Nacional (BN), en la cuadra ubicada al norte del entonces Palacio Nacional.

Sus instalaciones fueron levantadas durante el segundo gobierno de José María Castro Madriz (1866-1868).

Imagen de la Comandancia de Plaza, vista desde la Plaza de Artillería, en 1921. A la izquierda, el Banco Internacional de Costa Rica y, a su derecha, el Palacio Presidencial y el edificio de Correos y Telégrafos. Fotografía de Manuel Gómez Miralles, suministrada por Andrés Fernández para La Nación
Imagen de la Comandancia de Plaza, vista desde la Plaza de Artillería, en 1921. A la izquierda, el Banco Internacional de Costa Rica y, a su derecha, el Palacio Presidencial y el edificio de Correos y Telégrafos. Fotografía de Manuel Gómez Miralles, suministrada por Andrés Fernández para La Nación

Allí se mantuvo la Presidencia hasta 1894, cuando el mandatario Rafael Yglesias Castro (1894-1902) la trasladó a un costado del parque Morazán, a un edificio que años más tarde se llenó de niños y se convirtió en un lugar dedicado al aprendizaje: la actual Escuela República de Perú.

Allí también ejercieron Ascensión Esquivel (1902-1096), Cleto González Víquez (1906-1910) y Ricardo Jiménez Oreamuno (1910-1914).

De ahí, la Presidencia pasó a Cuesta de Moras, al Castillo Azul, donde tomaron sus decisiones los expresidentes Alfredo González Flores (1914-1917), Federico Tinoco (1917-1919), Francisco Aguilar Barquero (1919-1920) y Julio Acosta (1920-1924).

El Castillo Azul lleva ese nombre porque el edificio tenía una cúpula de color azul, la cual se derrumbó con el terremoto de 1924.

Esta casa también sirvió de sede de la Embajada de los Estados Unidos en Costa Rica y, luego, fue propiedad del doctor Carlos Manuel Gutiérrez Cañas.

La residencia fue declarada patrimonio cultural, por lo que no se le pueden hacer modificaciones sustanciales.

En 1924, luego del terremoto, una nueva Casa Presidencial fue inaugurada durante el segundo periodo de Ricardo Jiménez (1924-1928) frente al Parque Nacional, donde hoy encuentra la Plaza de la Libertad Electoral, frente al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

El lugar había pertenecido al expresidente Tomás Guardia, pero en esa época había pasado a manos de la compañía Northern Railway, que a su vez la había obtenido de la Unidad Fruit Company.

El Palacio Presidencial, convertido en Ministerio de Guerra, hacia 1909. Fotografía de Fernando Zamora, suministrada por Andrés Fernández para La Nación
El Palacio Presidencial, convertido en Ministerio de Guerra, hacia 1909. Fotografía de Fernando Zamora, suministrada por Andrés Fernández para La Nación

Ahí gobernaron después Cleto González, León Cortes, Rafael Ángel Calderón, Teodoro Picado, José Figueres Ferrer, Otilio Ulate, Mario Echandi, Francisco J. Orlich y José Joaquín Trejos.

Según un archivo de La Nación, Trejos fue el último que literalmente vivió en la Casa Presidencial con su familia.

Sin embargo, en esa sede también ejercieron Figueres Ferrer, en su tercer periodo, Daniel Oduber y Rodrigo Carazo.

En el periodo 1974-1978, el entonces presidente, Daniel Oduber, inició la construcción de una nueva sede presidencial al costado sur de esta casa, donde actualmente está el TSE, con un costo estimado de ¢60 millones.

No obstante, su sucesor, Rodrigo Carazo, suspendió los trabajos por problemas de financiamiento y trasladó el despacho presidencial a Zapote, dadas las malas condiciones de la sede en ese momento.

La antigua Casa Presidencial ubicada al costado oeste del Parque Nacional, donde hoy se ubica la Plaza de la Libertad Electoral del TSE. Albergó presidentes entre 1924 y 1980. Fotografía: Archivo de La Nación
La antigua Casa Presidencial ubicada al costado oeste del Parque Nacional, donde hoy se ubica la Plaza de la Libertad Electoral del TSE. Albergó presidentes entre 1924 y 1980. Fotografía: Archivo de La Nación

El periodista de La Nación, Armando Mayorga, guarda en su memoria el recuerdo de la antigua Casa Presidencial, ubicada frente al Parque Nacional.

La visitó de niño en un excursión escolar que hizo desde Limón. Recuerda que, dentro del recinto, se levantaba una mata de marihuana, lo cual les causó impacto a los niños.

En el año 2018, en una entrevista con el diario La Teja, Estrella Zeledón, viuda del expresidente Rodrigo Carazo, relató que la pared trasera de la antigua Casa Presidencial se cayó y les pusieron una orden de desalojo que los obligó a irse a Zapote, a su actual edificio, en 1980, después de 56 años de albergar presidentes.

Según reseña la Casa Presidencial, esta obra fue diseñada por el arquitecto mexicano Pedro Ramírez Vásquez, quien también diseñó el Estadio Azteca, el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México y el Museo de Nubia en Egipto.

Al fondo a la derecha se aprecia la antigua Casa Presidencial. Imagen tomada desde la Biblioteca Nacional. Fotografía: Archivo de La Nación.
Al fondo a la derecha se aprecia la antigua Casa Presidencial. Imagen tomada desde la Biblioteca Nacional. Fotografía: Archivo de La Nación.

El edificio iba a ser sede de la empresa Fertilizantes de Centroamérica (FERTICA). Sin embargo, el gobierno mexicano compró la propiedad y se la donó al gobierno costarricense durante la administración del expresidente Rodrigo Carazo Odio (1978-1982).

En 1986, cuando Óscar Arias llegó por primera vez al poder, trató de cambiar la Casa Presidencial a otro lugar. Le pidió al Instituto Nacional de Seguros (INS) algunas de sus oficinas centrales, pero este no cedió; también intentó colocarla donde actualmente se ubica la Embajada de México, en Los Yoses.

Tampoco se concretó una iniciativa de construir una nueva Casa Presidencial, por lo que se procedió a realizar una remodelación en Zapote. Cuando Arias volvió al poder, en el 2006, procuró de nuevo trasladar Casa Presidencial a otra ubicación y sugirió hacerlo en el Centro Nacional de la Cultura (antigua Fanal) pero su propuesta no prosperó.

Remodelación de Casa Presidencial en 1980, en Zapote. El edificio fue diseñado por el mismo arquitecto que realizó el Estadio Azteca, en México. Fotografía: Archivo de La Nación.
Remodelación de Casa Presidencial en 1980, en Zapote. El edificio fue diseñado por el mismo arquitecto que realizó el Estadio Azteca, en México. Fotografía: Archivo de La Nación.
Corte Suprema sobre una cantina

El libro Historia de la Corte Suprema de Costa Rica, reseña el nacimiento del Poder Judicial en la Factoría de Tabaco, en lo que llamaban “Palacio de los Supremos Poderes”, aunque el edificio no tenía ninguna característica palaciega.

Tras la demolición de la factoría y construcción del elegante Palacio Nacional, que engalanaba las calles de la época, el inmueble se tornó pequeño para seguir albergando el Poder Judicial.

En 1864, la Corte Suprema de Justicia fue trasladada a una casona de una sola planta, ubicada en la esquina conformada por la avenida segunda y la calle sexta de San José.

Corte Suprema de Justicia, en el año 1910. Se ubicó entre la Avenida segunda y la calle sexta. Fotografía: Archivo de La Nación
Corte Suprema de Justicia, en el año 1910. Se ubicó entre la Avenida segunda y la calle sexta. Fotografía: Archivo de La Nación

En esa casona, despacharon durante poco más de tres cuartos de siglo los magistrados de las Salas de Casación y Apelaciones.

La casona estaba totalmente ocupada y, luego de la creación de nuevas salas, no fue posible ubicarlas allí, donde el ruido de la creciente capital era causante de recesos en las sesiones.

En una nota de archivo de La Nación, se menciona que los despachos judiciales quedaron dispersos por la ciudad; la Sala Primera Penal se localizó 150 metros al este de la farmacia Jara, en tanto que la Penal se ubicó en los altos de la cantina La Vasconia, en la avenida primera.

La Sala de Casación y la Civil se hallaban en la esquina conformada por avenida segunda y calle 4; al igual que el salón donde se reunía la Corte Plena, según un artículo de La Nación.

Sitio donde hoy se ubica el Circuito Judicial, en el Barrio González Lahmann; anteriormente, allí estuvieron el Paraninfo de la Universidad de Costa Rica y las Escuelas de Derecho y Odontología. Foto: Archivo Universitario de la UCR.
Sitio donde hoy se ubica el Circuito Judicial, en el Barrio González Lahmann; anteriormente, allí estuvieron el Paraninfo de la Universidad de Costa Rica y las Escuelas de Derecho y Odontología. Foto: Archivo Universitario de la UCR.

Otras oficinas, sobre todo administrativas, funcionaban en un edificio ubicado 50 metros al norte de la iglesia La Soledad, en la avenida segunda.

Por otro lado, en calle al Pacífico, se ubicaron los juzgados de Trabajo, las Alcaldías y el Tribunal Superior de Trabajo. Y contiguo al cine Rex, estaban los Juzgados Civiles, las Alcaldías Penales y un juzgado Contencioso Administrativo.

Debido a la falta de espacio y la dispersión que presentaba el Judicial, se construyó la última y actual sede de este supremo poder.

Construcción del Circuito Judicial en el Barrio González Lahmann. Se desconoce la fecha en la que fue tomada la foto, pero el edificio fue inaurado en 1966. Fotografía: Archivo de La Nación
Construcción del Circuito Judicial en el Barrio González Lahmann. Se desconoce la fecha en la que fue tomada la foto, pero el edificio fue inaurado en 1966. Fotografía: Archivo de La Nación

El complejo fue inaugurado el 29 de abril de 1966, a las 4 p. m. Asistieron los magistrados, el entonces presidente de la República, Francisco J. Orlich; así como el jerarca de la Asamblea Legislativa, Rafael Arias.

También, participaron José Joaquín Trejos, que en febrero de ese año había resultado electo como mandatario, y el arzobispo de San José, Monseñor Carlos Humberto Rodríguez.

En los periódicos que circularon el 29 y 30 de abril de 1966, se publicó una serie de anuncios de felicitación a la Corte Suprema de Justicia por su nuevo edificio, donde clasificaban la obra arquitectónica como el orgullo de Costa Rica.

Corte Suprema de Justicia, se construyó en a inicios de 1960, y el poder Judicial se trasladó a este recinto en diciembre de 1965, la inauguración formal se dio en abril de 1966. Fotografía: Archivo de La Nación
Corte Suprema de Justicia, se construyó en a inicios de 1960, y el poder Judicial se trasladó a este recinto en diciembre de 1965, la inauguración formal se dio en abril de 1966. Fotografía: Archivo de La Nación
Los recintos del TSE

Ricardo Jiménez Oreamuno es el nombre con el que se bautizó, en una publicación de 1997 del diario oficial La Gaceta, la construcción que hospeda al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) desde finales del año 1995.

El TSE nació bajo el nombre de Tribunal Nacional Electoral, un 27 de agosto del año 1946, en la oficina del licenciado Gerardo Guzmán, quien fue el secretario de ese entonces, según una publicación del centro de documentación del TSE.

El documento Historia del Edificio del Tribunal Supremo de Elecciones indica que, solo una semana después de su apertura, este Tribunal se mudó contiguo al parque Morazán, a lo que hoy es la Escuela República del Perú, y que también había sido sede de la Casa Presidencial.

Sin embargo, en 1947, las sesiones se trasladaron a una nueva sede en los altos del actual edificio de Correos y Telégrafos de Costa Rica.

Antiguo edificio del TSE entre avenidas 2 y 4, con calle 6. Allí, hoy hay un mercado municipal. Foto: Archivo de La Nación
Antiguo edificio del TSE entre avenidas 2 y 4, con calle 6. Allí, hoy hay un mercado municipal. Foto: Archivo de La Nación

El 21 de octubre de 1947, el periódico La Nación, anunciaba a los costarricenses de la apertura de otra casa del Tribunal de la siguiente manera:

“Conforme lo anunciamos oportunamente, a partir de hoy martes 21 de octubre, las oficinas del Tribunal Nacional Electoral, incluidas en ellas las del cuerpo de delegados y las del Comité de Investigación Electoral, quedarán instaladas y abiertas al servicio público en el edificio situado 125 varas al norte de la Iglesia del Carmen”, explicaba una breve nota.

En setiembre de 1948, tras la guerra civil y la fundación de la Segunda República, se le asignó a este poder el nombre de Tribunal Supremo de Elecciones, e inició sus labores entre las calles 2 y 4, avenida 3°, casa 217, contiguo al Edificio Herdocia.

Para diciembre de 1954, el TSE nuevamente se mudó, esta vez 75 metros al sur de la Catedral; y en marzo de 1957, el Tribunal funcionó en el antiguo edificio de Estadísticas y Censos, al costado sur de la Catedral.

Luego de trece años, en 1970, el TSE se asentó entre avenidas 2 y 4, calle 6, frente al antiguo Templo Bíblico, donde permaneció hasta diciembre de 1995, fecha en la cual se trasladó a su actual sede.

Antiguo edificio del Tribunal Supremo de Elecciones con oficiales resguardando las entradas. Foto: Archivo de La Nación
Antiguo edificio del Tribunal Supremo de Elecciones con oficiales resguardando las entradas. Foto: Archivo de La Nación

En esa antigua sede del TSE hoy se ubica un mercado municipal y, en el Templo Bíblico, que fue construido en 1929 como una de las primeras iglesias protestantes en el país, hoy hay un comercio, aunque en algún momento se pensó en declararlo patrimonio, según reseñó La Teja en el 2017.

El edificio que actualmente ocupa el TSE tuvo sus primeros trabajos en el año 1976, cuando el presidente Daniel Oduber inició ahí la construcción para lo que sería una Casa Presidencial, pero luego Rodrigo Carazo paralizó la obra. Por años el edificio a medio construir estuvo abandonado y fue refugio de indigentes y sitio de grabación de varios videoclips de grupos musicales.

Además, existió ahí una huerta que plantó la Guardia Civil.

Óscar Arias también evaluó construir la Casa Presidencial en este sitio y, en su segundo gobierno (2006-2010), también planteó levantar otra sede en una cuadra ubicada al sureste de la Asamblea Legislativa; incluso, puso una placa en un parqueo en mayo del 2010; sin embargo, la idea nunca llegó a concretarse.

Fachada actual del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). Foto: Rafael Pacheco.
Fachada actual del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). Foto: Rafael Pacheco.
UBICACIÓN DE CADA PODER SUPREMO EN MAPAS: