José Pablo Alfaro Rojas. 31 octubre, 2018

Un inestable presente marca la agenda diaria de la Fedefútbol. Cada vez que el sol parece asomarse a los pasadizos del Proyecto Gol, otro suceso vuelve a encender la alerta.

Los malos resultados de la Sele Mayor se dan en medio de una urgente y forzada renovación del equipo. La femenina se despidió prematuramente del Mundial contra todo pronóstico y el presidente de su liga culpó a la entrenadora Amelia Valverde; la Comisión Técnica perdió a su presidente —Erick Lonis— en pleno proceso de elección del seleccionador; la Comisión de Arbitraje se tambalea como una rama frágil en medio del vendaval de críticas de los clubes, lo que provocó la salida del presidente Ricardo Cerdas y el coordinador Carlos Batres.

Rónald González, técnico interino de la Selección Mayor. Fotografía: Fedefútbol.

Marcelo Popeye Herrera, director de selecciones menores, anunció su salida para diciembre próximo, cuando finalice su contrato, y en el seno del Comité Ejecutivo ya preocupa quién asumirá su cargo, pues en marzo se jugará la eliminatoria hacia los Juegos Olímpicos.

Algún "valiente" trabajará con el equipo durante tres meses para luego buscar el boleto a Tokio; en este corto periodo, los jóvenes dividirán su tiempo entre las convocatorias y los microciclos de Gustavo Matosas con la Mayor, el trabajo en sus clubes y los llamados a la Olímpica.

“Marcelo es un técnico joven que quiere seguir dirigiendo y el tema de estrés que ha tenido en Costa Rica le dictan que debe dar un paso al lado y buscar otros horizontes”, dijo Víctor Alfaro, jerarca de la Comisión de Selecciones, en un comunicado de prensa enviado por la Federación, según el cual los objetivos con Herrera se lograron.

El nombramiento del nuevo entrenador parece ser la única respuesta en medio de las tantas preguntas que aparecen en el horizonte: ¿Se destituirá a la estratega Amelia Valverde luego de quedar fuera de dos mundiales menores y uno Mayor? ¿Quién asumirá la dirección de las selecciones menores? ¿Cuál será el técnico elegido para dirigir a la Olímpica?

¿Habrá cambios en el arbitraje con la salida de Cerdas, o es simplemente una salida a las constantes críticas? ¿Podrá Matosas enderezar el barco?

No ha sido un año sencillo para la Federación Costarricense de Fútbol. La eliminación tempranera del mundial de Rusia encendió las alarmas.

La crisis deportiva que Rodolfo Villalobos negó constantemente terminó por confirmarse después de la cita, al punto de que el propio jerarca llamó a una conferencia de prensa para explicar las razones del fracaso en Rusia.

El nuevo técnico de la Sele, Gustavo Matosas, junto al presidente de la Fedefútbol, Rodolfo Villalobos. Fotografía: Rafael Pacheco.

La mayoría de 'culpas' recayeron sobre el técnico Óscar Ramírez, con un 'yo no hice nada' de Villalobos y algunos argumentos basados en el bajo desempeño individual de ciertas figuras.

Ese día, en conferencia de prensa, nació la pregunta: ¿Debe renunciar Villalobos?

El jerarca respondió: “Hay aficionados que me han dicho: ‘Tenga dignidad y váyase’, pero porque tengo dignidad es que estoy aquí. Así como hay gente que pide que uno se vaya, hay muchos que me dicen que hay que seguir adelante”.