Cristian Brenes. 29 febrero

Costa Rica está urgida de un recambio en la Selección Nacional. El tiempo juega en contra, las soluciones no llegan y el técnico Rónald González optó por colgar rótulos de “se busca” por todo el país. En tan solo cuatro meses en el cargo ya convocó a más jugadores que Gustavo Matosas, quien estuvo como seleccionador en el doble del tiempo.

Matosas era el llamado a descubrir una nueva camada, pero luego de ocho meses se aburrió y se fue a México. El timonel uruguayo citó a 52 futbolistas para los cinco fogueos que le consiguieron (uno fuera de fecha FIFA y el último ante Uruguay no lo dirigió) y los cuatro duelos oficiales en Copa Oro. VEA: Lista completa abajo.

Por su parte, González trabajó hasta ahora con 64 figuras, pese a que apenas tiene un amistoso (fuera de fecha FIFA) y cuatro por puntos en Liga de Naciones de Concacaf. La diferencia radica en que Rónald ya efectuó dos microciclos de trabajo para maximizar el tiempo; el primero con locales y un grupo de la MLS y el último solo con opciones del torneo doméstico. VEA: Lista completa abajo.

¿Esto es bueno o malo? ¿De qué sirve convocar a tantas fichas?

Rónald González acumula dos microciclos de trabajo y cinco partidos al mando de la Selección. El técnico tiene cuatro meses al frente del combinado patrio. Fotografía: Rafael Pacheco.
Rónald González acumula dos microciclos de trabajo y cinco partidos al mando de la Selección. El técnico tiene cuatro meses al frente del combinado patrio. Fotografía: Rafael Pacheco.

Para ir por partes, González defiende que necesita valorar la mayor cantidad de alternativas y más allá de que los ve a detalle fecha a fecha, es vital para él practicar con cada uno en el campo. Además, a su criterio es la manera de encontrar recambios y esto no quiere decir que no tenga una base.

“El objetivo principal es conocer al jugadores, verlo en un requerimiento que yo le pido. Nosotros tenemos hasta seis jugadores por puesto, basados en que sea un futbolista regular, que tenga buena conducta, que sea desequilibrante. Nosotros los traemos a ellos no por azar, sino porque los hemos seguido. La Selección no es excluyente para nadie, si vamos al Mundial nos vamos a beneficiar todos… Ahora que vinieron se dieron cuenta de lo que nosotros queremos, lo que estamos pidiendo, la famosa intensidad de juegos y las transiciones”, afirmó el timonel.

El estratega agregó que en la Tricolor hay un trabajo acumulado que pesa a la hora de hacer las convocatorias. Además, reiteró que no le cierra las puertas a veteranos o juveniles, la prioridad es que pasen por un buen momento y tengan regularidad.

Eso sí, para los juegos de las fechas FIFA de marzo, ante Grecia y Panamá, dejará las pruebas y optará por citar a los más consolidados y así también tener espacio para consolidar su idea. Más aún que hasta junio volverá a contar con espacio con los internacionales y en septiembre iniciará la eliminatoria.

El número de llamados continuará aumentando en la era de Rónald, si se toma en cuenta que ya están planificados dos microciclos más con figuras del torneo local, uno en abril y otro en mayo.

Opiniones divididas

Si bien es cierto que el tiempo juega en contra de la Selección y es necesario probar, técnicos del medio local como Marvin Solano (La U) y Johnny Chaves (Santos) tienen opiniones divididas sobre los llamados del timonel de la Tricolor y que abra espacios para ver futbolistas que normalmente no tienen cupo.

Chaves no comulga con la idea de realizar microciclos con figuras que difícilmente tendrán cupo, para él es vital maximizar el tiempo con una base y de a poco agregar a quienes tengan más proyección.

“Primero hay que armar la base y luego probar gente y dar oportunidades. Entiendo que en fechas que no son FIFA es imposible y seguramente quiere tener una base de datos, pensando en que puede pasar algo con los regulares. Sin embargo, no comulgo con esto, el calendario local ha sido muy cargado y esta semana casi que solo pudo trabajar dos días con ellos. Todos apoyamos a Rónald y a la Selección, mandé los jugadores y me gustaría que pudiera tener gente para integrarla en sus procesos”, indicó el timonel guapileño.

Por su parte, Solano considera que no hay tantos seleccionables, aunque da el beneficio ante la posibilidad de que salgan uno o dos futbolistas que se metan en las listas finales. Así mismo, destaca que se valoren a todos, sin importar el club.

“Hay dos maneras de verlo, por un lado, no creo que se tengan 64 convocables y al no contar con mucho tiempo uno pensaría que los microciclos son para trabajar con la base, sino le resta espacio para consolidar la idea. Sin embargo, entiendo que Rónald quiere abrirle las puertas a muchachos que en otros momentos no se les darían opción y en vez de no hacer nada, aprovecha para ver si alguno lo convence. Lo bueno es que ve alternativas, va a los estadios y considera a futbolistas que no están en clubes grandes, pero tienen calidad y pasan por buen momento”, dijo Solano.

dasdsad

Nación Deportiva: ¿Sirven de algo los microciclos de la Selección Nacional?