Esteban Valverde. 25 noviembre, 2019
Gilberto Martínez en el duelo de la Selección Nacional contra Argentina, en marzo del 2011, como parte de los actos inaugurales del Estadio Nacional. Fotografía: Archivo GN
Gilberto Martínez en el duelo de la Selección Nacional contra Argentina, en marzo del 2011, como parte de los actos inaugurales del Estadio Nacional. Fotografía: Archivo GN

Gilberto Tuma Martínez se fue en 2002 a Italia, militó en el Brescia, Sampdoria, la Roma y otros equipos de ese país; es sin duda uno de los legionarios ticos más importantes en la Serie A; sin embargo, hay otra experiencia que no olvida: cuando en territorio del país con forma de bota tuvo que soportar los comentarios de que los ‘Azzurri’ golearían a Costa Rica, en Brasil 2014.

Hoy, cinco años después y sin pregúntarselo, el Tuma todavía saca pecho de aquella épica victoria en la cita del orbe, en la que Bryan Ruiz enloqueció al país y le permitió a él celebrar frente a todos los italianos.

La frase le salió totalmente natural, denotó su identificación con el país, pese a que tiene casi dos décadas viviendo en el Viejo Continente.

En una entrevista con La Nación, en la que analizó el presente y futuro de la Selección Nacional, el exdefensor le dio un vuelco a la conversación al dejar notar su sentimiento de orgullo al recordar el triunfo patrio para ejemplificar cómo las distancias en el balompié se acortaron.

Sobre la ‘Sele’. El Tuma no esconde sus posiciones, es directo, así que deja claro que en el caso de Bryan Ruiz, si no hay ritmo de competencia no debería estar en el equipo de todos, también encuentra explicaciones de lo complejo que es el cambio generacional, pues considera que se debe a los últimos fracasos de las selecciones menores.

La Selección tiene un 50% de efectividad en su intento de clasificación a una cita planetaria menor.

La afición en los últimos dos juegos desesperó un poco porque la Selección no se vio bien ¿Qué piensa?

El aficionado es muy crítico siempre, pero se debe tener calma, los silbidos llegarán y es algo normal, hay momentos en los que serán silbados y otros en los que serán apoyados. Se está viviendo un proceso y el jugador debe tener claro que ahí se siente presión. No todos los jugadores son de Selección y eso hay que entenderlo. Si se empató con Haití, vendrán las críticas, pero ya no se juega solo.

En 2014 los italianos decían que Costa Rica era un colchón porque ahí se apoyaban para levantarse, pero los mandamos para la casa. Qué rico que los mandamos para la casa porque son un montón de atrevidos. Hay que tener paciencia, al final se logrará salir adelante.

¿Cómo resumiría el 2019 de la Selección Nacional con todo lo que se vivió con Gustavo Matosas?

Creo que Matosas dejó abandonada la Selección, también el proceso y lo que la Federación le había confiado. Lógicamente los federativos intentaron llevar lo mejor, pero él abandonó todo. Los federativos hicieron todo en buena fe, pero Matosas defraudó a los jugadores, afición y directivos.

¿Cuál debe ser la fórmula para ver un proceso de cambio generacional exitoso?

Cada técnico tiene su idea, no todos creen en los mismos jugadores, pero sí llega a pesar mucho la gente de experiencia que pueda encaminar a la gente joven que recién se va integrando. Por ejemplo, cuando yo llegué a la Selección yo era el más joven junto con Carlos Castro, pero teníamos a Reynaldo Parks, Mauricio Wright, Luis Marín, Erick Lonis; ellos me encaminaron a mí y me ayudaron en mucho. Es muy importante que esos jóvenes puedan estar lo más cerca posible de esos que puedan transmitir la experiencia.

Bryan Ruiz no es convocado desde que Rónald González asumió, por su falta de regularidad. ¿Se puede dar el lujo la Sele de prescindir de Ruiz?

Hay cosas que hay que entender, el técnico es Rónald y él debe tomar decisiones. Lo que él decida será siempre en bienestar de la Selección. Si no me equivoco Bryan tiene más de un año de no jugar, entonces eso afecta. Vamos a mí ejemplo, cuando yo estuve sin jugar el técnico era Jorge Luis Pinto y no me convocaba por lo mismo. La Selección, duele decirlo, pero es una realidad para muchos, si usted no juega, no tiene ritmo, entonces no puede ir a la Selección. Usted puede hacer y ser quien quiera, pero si no juega es difícil, porque el ritmo de selección es otro.

Sé la calidad de Bryan para la Selección y respeto el jugador que es, pero Rónald buscará lo mejor y lo ideal es tener ritmo.

La Selección no brilla, no convence. ¿Por qué considera que no aparecen otros referentes y se extraña más a Ruiz?

Pesa mucho el proceso menor, si no me equivoco no han estado tan bien porque no se ha ido a mundiales. Al final, esas ausencias de procesos inferiores pesa mucho porque esos torneos son trampolines de calidad. A nivel juvenil usted comienza a darse cuenta cómo es el fútbol internacional, el jugador viene diferente después de una Copa del Mundo.

¿Debería Costa Rica dejar de vivir de Brasil 2014?

Cuando una selección consigue algo grande deja de ser el desconocido que era. Ese peso conlleva que la gente pida más; en 2014 se demostró que se pueden hacer cosas grandes, pero todo lleva un proceso. La eliminatoria del 2002 fue una de las mejores por todo lo que se hizo, pero nosotros no llegamos tan largo como la del 2014, entonces ahora se le exige más a la Selección

Hay un peso grande para la nueva generación, hay que ver si tiene el carácter. Costa Rica está sacando pocos jugadores a Europa, ese es otro punto.

¿Extraña que Costa Rica dejara de exportar a Europa y ahora su principal mercado sea la MLS?

Yo pienso que Chope, la Bala, Medford y yo abrimos el camino para Keylor, Duarte, Bryan, Gamboa, todo el resto que salieron. Nosotros hicimos bien las cosas y abrimos las puertas. Yo creo que el problema es que no estamos teniendo el salto de calidad juvenil porque no se clasifica a los mundiales.

Vea otro ejemplo: Campbell va a Copa América y lo compra el Arsenal, pero él ya tenía su recorrido menor, eso ahora no se tiene.

¿Para usted cuál es la fórmula, un equipo en el que la base sean los futbolistas que fueron a dos mundiales o un grupo nuevo?

Es una pregunta difícil, porque a como se puede seguir con los mismos de siempre, pues hay que valorarlo. Yo creo que Keylor Navas será el portero, punto. En defensa, Pipo González y Waston dan, los laterales todavía cumplen, pero también hay que ver cómo se abre espacio a los del futuro.

Yo le soy sincero, Rónald tiene un reto bastante difícil y lo admiro por tomar esa posición en este momento, porque es difícil. Él conoce el ambiente nacional e internacional, es un hombre seguro y determinado y hay que confiar en él.

¿Arriesgaría el Mundial por el cambio generacional?

Costa Rica tiene que clasificar sí o sí porque es un bienestar para todo el país, si la Selección clasifica será una vitrina para los que vayan, los clubes podrán vender y obtener dinero, a la Federación le entrará dinero de la clasificación. Es un bienestar para todos. El fútbol es una de las pocas cosas que da alegría al país, ver a la Sele en un mundial es un orgullo.

En 2020 se jugará la mitad de la eliminatoria. ¿Es tarde?

Todavía estamos a tiempo, yo siento que se puede enrumbar, pero todo dependerá de los jugadores que vengan convocados y que marquen diferencia, porque deben exigirse, deben llenar las expectativas. Es un compromiso que el jugador debe tener de demostrar por qué fue convocado a la Selección. Esto debe ser una constancia, no puede ser solo de un partido.

Hablemos de casos específicos. ¿Debería Joel Campbell asumir como líder?

No todos los jugadores tienen la capacidad de ser líderes, pero con su juego y determinación hablan solos. Para mí al líder siempre lo vi como uno más. En la Selección todos deben ser líderes.

Bueno... ¿debería ser la referencia del equipo?

Ahorita pesa el hecho que ha jugado en muchos clubes, a lo que he visto le ha faltado constancia en un solo club, pero eso debe ser por alguna circunstancia. Por experiencia él tiene porque pasó por España, Portugal, Inglaterra... A mí parecer puede pesar que debe consolidarse en un solo club, pero si hace diferencia es lo importante como lo ha hecho.

Más historias: