Antonio Alfaro, Amado Hidalgo. 1 junio
El Mundial Femenino Sub 17 2014 se realizó en Costa Rica entre el 15 de marzo y el 4 de abril. Este evento se utilizó para el manejo irregular de dineros que hoy en día están bajo investigación. El Edgardo Baltodano fue una de las sedes del torneo. Fotografía: José Rivera, archivo.
El Mundial Femenino Sub 17 2014 se realizó en Costa Rica entre el 15 de marzo y el 4 de abril. Este evento se utilizó para el manejo irregular de dineros que hoy en día están bajo investigación. El Edgardo Baltodano fue una de las sedes del torneo. Fotografía: José Rivera, archivo.

Una auditoría forense ordenada por la FIFA del Mundial Femenino Sub 17 del 2014, revela otros pagos hechos sin recibir los bienes o servicios, además del caso de la empresa panameña Forward Sports International Management que, según publicó este viernes La Nación, recibió $172.000 de la Fedefútbol por uniformes y balones que nunca llegaron al país.

Al pago a esa compañía de ropa deportiva, ligada al giro de sobornos a favor de Jeffry Webb (presidente de Concacaf entre el 2012 y el 2015), se unen otros dineros que aparecen mencionados en una auditoría forense, realizada por la sucursal mexicana de la firma Ernst Young, y que fue declarada secreta por la FIFA, luego de que Eduardo Li hubiese aceptado ante la Justicia de los Estados Unidos la apropiación de $90.000 de los recursos de ese torneo.

Este medio tuvo acceso a la auditoría, de la cual también hay una copia en el expediente penal donde se investiga la denuncia planteada por la Federación contra Eduardo Li, y entre los pagos anómalos se indica que se cancelaron $7.000 a una empresa de México, Moviliario S. A. de C. V., por 104 piezas de butacas para el estadio Morera Soto que nunca se recibieron.

“Jose Gerardo Castillo (director financiero) comentó en entrevista que el importe fue un anticipo a dicho proveedor, sin embargo, el servicio no fue proporcionado y tampoco se solicitó la devolución del anticipo. EY (Ernst Young) no identificó evidencia que indicara que las butacas fueron entregadas por Mobiliario S. A. de C. V al COL o instaladas en el Estadio Alejandro Morera Soto”.

Esto es lo que señala la auditoría en relación con ese hallazgo. También indica que, según páginas web, esa compañía reside en el D. F. mexicano y está dedicada a la fabricación de asientos, auditorios, teatros, entre otros.

Los $7.000 salieron de los dineros aportados por la FIFA para la organización del Mundial Femenino Sub-17, al igual que los $172.000 con que se pagaron los 8.000 balones y 5.000 uniformes a la compañía Forward, en su cuenta en el Capital Bank de Panamá. Según la publicación de este viernes, la cuenta de Forward también recibió sobornos por cerca de $1,1 millones pagados por la empresa Traffic a Jeffry Webb, expresidente de la Concacaf, por derechos de transmisión de partidos.

Precisamente fue Webb el hombre a quien más agradeció Eduardo Li en la clausura del Mundial Femenino en el Estadio Nacional, por cuanto su intervención fue vital para que la FIFA devolviera a Costa Rica la sede del evento, luego de haberse retirado por incumplimientos en los plazos y obras.

Inexplicable pago a empresa de socio de Li

También la auditoría forense cuestiona un pago de $38.800 hecho por el Comité Organizador Local, utilizando cuentas de la Fedefútbol y dineros de la FIFA, por tres facturas emitidas por Renta de Automóviles el Indio S. A., por concepto de alquiler de vehículos BMW y chofer bilingüe.

Según nota de la auditoría: “Con base a comentarios de Eugenia Monge, dicho servicio no fue proporcionado a la Fedefútbol y potencialmente no está relacionado el gasto con la Copa Mundial Femenina Sub 17”. Además, cuestiona que los servicios están referidos a las instalaciones del Proyecto Goal y por el periodo del 1.° de diciembre del 2013 al 7 de abril del 2014.

La empresa Renta de Automóviles el Indio S. A. tiene como presidente a Orlando Guerrero Vargas, el propietario de la sociedad Warrior Holding S. A, dueña de la cuenta bancaria en el Citibank de Miami, la cual recibió $300.000, parte del soborno por la venta de derechos de transmisión de los partidos de la Selección a la empresa Traffic USA.

Guerrero también es socio de Eduardo Li en una empresa denominada Cerro Wikipedia. Tanto Renta de Automóviles El Indio como Warrior Holding y en algún momento tuvieron un domicilio social común, Bario Amón, calle 3, avenida trece, edificio Thrifty Car Rental, que coincide con la dirección del bufete de Guerrero Vargas. Sin embargo, ya no comparten domicilio.

Según el semanario Universidad y ameliarueda.com, en publicaciones relacionadas con Los Papeles de Panamá, Guerrero Vargas utilizó los servicios del bufete Mossack Fonseca para negociar la venta de una propiedad en Santa Ana, mediante una opción de venta de una sociedad panameña, Bewest Inc, propiedad del tico Carlos Berrocal Obando, y representada por un contador de nombre Enrique Samaniego, quien a su vez está ligado a la compra de una propiedad para el argentino Enrique Blaskey, a quien se le siguen diversas causas penales en Argentina, entre ellas la de lavado de dinero.