Juan Diego Villarreal. 8 septiembre
Danny Formal demostró su habilidad a bordo de un Lamborghini Huracán EVO, para subir el podio en el campeonato IMSA de los Estados Unidos. Cortesía
Danny Formal demostró su habilidad a bordo de un Lamborghini Huracán EVO, para subir el podio en el campeonato IMSA de los Estados Unidos. Cortesía

El piloto nacional Danny Formal volvió a demostrar su arrojo y su versatilidad al volante, al subir al podio por segunda carrera consecutiva, en el campeonato IMSA Lamborghini Super Trofeo, en la categoría Pro Am, la cual se desarrolló el pasado fin de semana en el autódromo Road Atlanta, Georgia, Estados Unidos.

Formal compitió con su coequipero Patrick Madsen, en la escudería Ansa Motors, a bordo de un Lamborghini Huracán EVO.

El sábado Danny y Madsen terminaron en la segunda casilla de su categoría, mientras este domingo de terceros en las competencias realizadas por la Asociación Internacional de Deportes de Motor (IMSA, por sus siglas en inglés), una de las organizaciones estadounidenses más prestigiosas del automovilismo.

En la primera largada, de una hora, Formal abrió la competencia y llegó a situarse en la primera posición e incluso al cambio de piloto, lo cual es obligatorio, le cedió Madsen el liderato, no obstante su compañero terminó en la segunda casilla de la categoría Pro Am y sétimo en la general.

Para la segunda fracción que se desarrolló este domingo, Madsen empezó en el puesto 13 y tras una serie de incidencias en la pista le dio el bólido al costarricense en el lugar 14.

Danny tuvo que emplearse a fondo nuevamente y aprovechando que es una pista muy rápida, donde incluso en la recta de 1,8 kilómetros se puede ir a 300 km/h, empezó a ganar posiciones, rebasando rivales y presionando a los demás corredores con el fin de continuar avanzando en la general.

Finalmente el costarricense ocupó la sexta casilla de la general y tercero en la categoría. De acuerdo con su padre, Donald Formal, la actuación y manejo de Danny fue destacada por los comentaristas, no solo por el podio que nuevamente obtuvo, sino además por el accionar en el auto.

Danny había comentado a La Nación que era como un sueño competir en Atlanta, pues durante su infancia practicaba en el circuito en un simular o video juego, por lo que se había “aprendido” los secretos de la veloz pista.

En su debut en el campeonato IMSA Lamborghini Super Trofeo, entre el 22 y 23 de agosto, el tico también logró la tercera y segunda posición en su categoría Pro-Am, a pesar de no poder realizar las prácticas y clasificaciones, debido.a una serie de imponderables en el circuito VIrginia International Raceway, donde se realizó el evento.

Su padre y mánager, Donald Formal, comentó el buen trabajo de su hijo y cómo viene mejorando en sus actuaciones en las diversas categorías en las cuales ha participado.

“Danny viene haciendo un buen trabajo en el campeonato estadounidense. El sábado terminó de segundo con su compañero, tras incluso liderar la carrera. Para el domingo su coequipero (Madsen) le entregó el carro muy atrás por lo que tuvo que avanzar para llegar a las primeras posiciones y al final hizo una muy buena carrera”, indicó Donald Formal.