Esteban Valverde. 6 agosto, 2019
Julen Cordero junto con su representante Joaquim Batica en la presentación como jugador del Le Havre. Fotografía: Cortesía
Julen Cordero junto con su representante Joaquim Batica en la presentación como jugador del Le Havre. Fotografía: Cortesía

Julen Cordero confirmó su vínculo por dos años con el Le Havre de Francia, escuadra reconocida por ser una fábrica de talentos. El hijo de Víctor Cordero da el salto al balompié internacional luego de hacer sus divisiones en el Saprissa y aunque apenas sumará sus primeras armas no esconde su ambición.

El futbolista brindó una entrevista a Joaquim Batica, su representante, en la que dio a conocer que su deseo es en cinco años estar en la élite del balompié internacional, es decir, Inglaterra, España o la primera división francesa.

“De acá a cinco años me veo en una liga grande: Inglaterra, España o Francia, por supuesto. Si lo puedo soñar, lo puedo hacer”, dijo.

El jugador de 18 años destacó que aunque tiene contrato por 24 meses, su idea es en seis meses estar debutando con el primer plantel de Le Havre.

El exsaprissista realizó tres pasantías en territorio galo previo a su firma, porque el cuadro apostó por analizarlo antes de ofertar.

“Viajé tres veces a Francia, la primera con 16 años. La experiencia que uno gana al ir ahí ayuda mucho a ver la diferencia entre una liga muy competitiva en que te miden la grasa cada dos semanas, te controlan el peso todos los días y hay trabajo extra siempre. La segunda vez que visité pues di ese paso de llenarles los ojos a los entrenadores. La verdad fue importante, ahora en marzo, abril y mayo estuve en una prueba”, recordó.

Cordero no escondió que ha sufrido con el idioma; sin embargo, ya se defiende mejor. El atacante empezó a notar la importancia de comunicarse cuando en los entrenamientos, a veces, quedaba sin entender las instrucciones a seguir.

"Viví en la academia, me la jugué con el idioma, al final esas son dificultades que me ayudan a crecer. Estoy muy agradecido con Joaquim Batica, siento que acá puedo mejorar mucho, quiero dar lo mejor de mí, estoy muy feliz", declaró.

Julen Cordero está listo para el nuevo reto que enfrenta: ser legionario. El costarricense tiene claro que debe destacar y desde ahora se traza con ambición el objetivo de en cinco años estar en las grandes ligas.