Esteban Valverde. 11 febrero
Keylor Navas con el premio que el entregó Diario Diez de Honduras como mejor jugador centroamericano del 2019. Fotografía: Cortesía Diario Diez.
Keylor Navas con el premio que el entregó Diario Diez de Honduras como mejor jugador centroamericano del 2019. Fotografía: Cortesía Diario Diez.

Keylor Navas sumó un galardón más. El legionario más importante de la historia de Costa Rica fue designado por tercera ocasión como el Mejor Futbolista de Centroamérica por el Diario Diez de Honduras.

El nacional le brindó una entrevista al medio catracho en la que analizó sus sensaciones al recibir el galardón, también dio a conocer la fórmula para tener los pies en la tierra después de estar en la élite del fútbol mundial y conseguir éxito donde sea.

¿Qué significa recibir por tercera vez el trofeo como Mejor Futbolista Centroamericano en esta cuarta edición de los Premios Diez?

Me siento muy feliz, agradecido con Dios porque es una oportunidad muy bonita que me tomen en cuenta y valoren mi trabajo, eso siempre es de agradecerlo porque uno siempre se esfuerza y trabaja para hacer las cosas a un alto nivel y cuando lo ve recompensado con un premio uno lo agradece muchísimo.

Para que le sirva de inspiración a los jóvenes... ¿Qué fue lo más duro que pasó para llegar a un nivel 'top' como en el que está hoy y qué le ha hecho llegar tan lejos? Porque en el fútbol, no solo el talento es suficiente.

Siempre pedirle a Dios mucha salud, porque con la salud uno ya tiene que aprovechar el don que Dios le ha dado de luchar, interponerse y tratar de salir adelante... Cuando era pequeño tuve mucha gente que me ayudó muchísimo, gente que en ese momento sirvieron como una herramienta para que yo esté donde esté hoy en día; siempre hay que valorar eso, ser una persona agradecida con toda esa gente, pues yo creo que el trabajo es el que siempre nos respalda.

¿Dónde guarda Keylor Navas sus trofeos, en casa en Costa Rica? ¿Cuál es el más importante que ha obtenido?

En mi casa en España tenemos un museíto donde tenemos todo guardado, cada premio es igual de importante, todos tienen su espacio y un recuerdo muy lindo para mí, forman parte de mi carrera y todos los recuerdo con mucha alegría siempre.

Keylor, eres una estrella que se mueve alrededor de otras, acá en París y en su momento en Real Madrid, ¿cómo mantener los pies en la tierra en medio de tanto lujo, viajes, estadios, cosas y momentos especiales? ¿Qué le puede decir a aquellos futbolistas centroamericanos que a veces se marean mucho y, pese a tener talento, se les va la carrera?

Más que pensar en lo que hacen otros siempre he tenido a Dios de primero en mi vida y eso ha sido lo más importante, he sido consciente de que hay que disfrutar cada momento al máximo pero también tengo muy claro que en el fútbol un día estamos y otro ya no, entonces hay que disfrutar pero con tranquilidad, dándole gracias a Dios por cada momento lindo y cada cosa en que le permite cumplir un sueño y hacerlo realidad. Pero el tiempo pasa, el fútbol en algún momento se va a acabar y uno debe saber eso; no veo por qué tener una vida como futbolista y otra después de futbolista, la personalidad de uno debe ser la misma siempre.

¿Si le mencionan a Honduras qué es lo primero que le viene a la cabeza? ¿Cuál es el mejor jugador hondureño que vio en su carrera?

Para mi el pueblo de Honduras siempre que he ido me ha tratado con muchísimo cariño, igual cuando estaba en Costa Rica, que jugaba ahí... La gente en Honduras es muy amable, es un país que se parece a Costa Rica en que la gente es muy sociable y siempre está dispuesta a ayudar; he ido también a jugar fútbol, algunos partidos bonitos y otros no tanto. Tengo muy buenos recuerdos de su gente y jugadores, Honduras ha tenido grandísimos jugadores como (Carlos) Pavón y Tyson Núñez, en la actualidad el ‘Choco’ Lozano; creo que hay mucho talento, podría decir muchísimos pero creo que son jugadores que han marcado una historia para su país, tanto en la Selección y creo que hay jóvenes que tienen un potencial muy grande y si luchan por sus sueños pueden llegar algún día a estar en grandes equipos; motivarlos a que luchen y sigan luchando por sus sueños.

Más historias: