Esteban Valverde. 8 agosto
Diego Madrigal en el primer partido de la final del Clausura 2019 marcó al saprissista Suhander Zúñiga. Fotografía: Rafael Pacheco
Diego Madrigal en el primer partido de la final del Clausura 2019 marcó al saprissista Suhander Zúñiga. Fotografía: Rafael Pacheco

Al final de la primera fase del torneo anterior, el sancarleño Diego Madrigal comenzó a sentir una molestia en su rodilla izquierda. En ese momento, San Carlos se jugaba ser el líder del certamen, por lo que él prefirió no prestar atención y continuar jugando, situación que ahora le pasa factura.

Cuando aparecieron las primeras molestias, él prefirió disputar el campeonato y de esta forma la lesión se fue agravando hasta que según sus palabras se convirtió en la lesión más grave que ha tenido en su carrera.

“Nunca había estado fuera dos meses, solo en Paraguay; fue algo similar pero por una apendicitis”, expresó.

Diego Madrigal fue clave para que San Carlos alcanzara su primera estrella nacional. El hábil extremo aportó velocidad, desequilibrio, asistencias y goles; sin embargo, ese aporte ha estado ausente en el inicio del Apertura 2019.

El zurdo comentó que se sometió a una artroscopia en su rodilla izquierda para corregir un problema que lo hizo abandonar el último duelo del campeonato anterior entre lágrimas. Nadie notó el llanto porque aguantó como pudo en el campo y fue en el camerino donde ya no pudo resistir más.

“El dolor comenzó en los últimos partidos de la primera fase del torneo pasado, pero yo aguanté el dolor, porque nos jugamos el primer lugar y demás. Ante Saprissa salí de cambio cuando lloraba del dolor. Descansé 15 días, luego regresamos a la pretemporada y el dolor continuaba. Se hizo una artroscopia de exploración y se descubrió la falla. Me corrigieron la rótula. Eso fue hace seis semanas y estamos en la fase de recuperación”, explicó.

El futbolista había estimado estar fuera seis semanas, pero ahora el periodo de volver a ponerse a tono se alargó dos semanas. El jugador, para fortalecer la zona afectada, apostó por la misma técnica de Álvaro Saborío: hacer crossfit.

Madrigal buscó la asesoría el entrenador Arturo Pérez, quien lo guía pese a que todavía no puede pedirle movimientos con mucho impacto.

“Estoy empezando a hacer trote, más movimientos de impacto porque eso no lo hacía antes. Hago potencia, fuerza. La rodilla está inflamada, pero en una semana más espero hacer trabajo de fondo”, dijo.

El impacto de la dolencia también se dio en la parte anímica, sobre todo porque Diego poseía varias opciones para volver a dar el salto al exterior. El atacante jugó en el pasado en Azerbaiyán y Paraguay.

Recién finalizado el certamen varios agentes se le acercaron para conocer su disponibilidad, empero, él mismo les hizo saber que algo no andaba bien.

"Al principio fue un balde de agua fría porque terminé muy bien, se dio una opción afuera, pero eso frenó todo. Dios sabe por qué hace las cosas, espero estar lo más pronto posible. Habían varios agentes que me hablaron opciones, yo les dije que necesitaba un tiempo por la rodilla, pero ellos me necesitaban rápido y no se pudo”, relató.

En el Apertura 2019, el futbolista todavía no ha podido tener minutos y sabe que ahora es más difícil ganarse un lugar en el cuadro titular porque la competencia creció con los hombres que llegaron en ataque: Jairo Arrieta, Mynor Escoe, Randy Chirino, entre otros.

“Viendo la parte positiva, yo digo: mejor que pasó ahora. Ahora mentalizado para cerrar este campeonato de la mejor manera. Sé que hay más competencia y muy buenos jugadores, pero yo haré mi trabajo para regresar”, analizó.

Uno de los temas que más ha cuidado el exmundialista juvenil de Egipto 2009 es su peso, porque sabe que al no hacer actividad física podría estar fuera de forma.

“El equipo tiene nutricionista y yo me asesoré; por otra parte, hago cardio sin impacto. He intentado ponerle atención a eso porque uno sabe que debe evitar la gordura”, concluyó.

Diego Madrigal sumará 60 días fuera de las canchas, no obstante, desde su perspectiva, los valen, ya que la medalla de monarca cuelga en sus vitrinas.