Esteban Valverde. 6 abril
Berny Peña estuvo cinco años en Brujas, en la acción con el generaleño Luis Lara. Fotografía: Archivo GN.
Berny Peña estuvo cinco años en Brujas, en la acción con el generaleño Luis Lara. Fotografía: Archivo GN.

El Brujas FC, desaparecido equipo del fútbol de Costa Rica, podría tener su resurgir en América del Sur, pues uno de sus exjugadores símbolo, Berny Peña, se encuentra a punto de ponerlo de nuevo en el mapa, pero esta vez en Ecuador.

El Brujas fue campeón del certamen de Invierno 2009, cuando llegó a una disputada final con el Puntarenas FC para imponerse desde el punto de penal 5 a 4.

El cuadro negro estuvo en el fútbol de Costa Rica de 2004 a 2011; no obstante, su dueño, el empresario Minor Vargas tuvo problemas con la justicia de Estados Unidos, situación que provocó que el club fuera entregado a Juan Luis Hernández, personero que decidió transformarlo en Orión, que luego descendió.

Berny contó que por el Brujas siente cariño y respeto, por eso fue que decidió buscar un proyecto similar en donde reside actualmente.

El zaguero estuvo de 2005 a 2010 con el equipo que tuvo su sede en Escazú y Desamparados, con el que logró un campeonato.

“Yo pude jugar en cualquiera de los equipos grandes de Costa Rica, con todos tuve conversaciones, pero mi sentimiento por Brujas no me dejó firmar con nadie más, ante esto ahora se presentó la oportunidad de crear un club y se me ocurrió ponerle Brujas como homenaje”, dijo.

El chance de tener su propia escuadra se le presentó al exjugador después de un proceso de selección que pasó la escuela de fútbol en la que trabaja. Varios jóvenes cumplieron la edad límite para estar en el sitio de formación, ante esto el nacional, para no dejarlos abandonados, decidió formar una escuadra para competir en el torneo de la región de Quevedo.

"Yo trabajo en una escuela de fútbol, pero tengo unos muchachos de 17 y 18 años que no tienen competencia, entonces en la escuela no se les podía seguir dando el entrenamiento. Yo hablé con los jóvenes y me hice cargo de ellos, después hice el uniforme y vamos a jugar campeonatos locales", explicó.

De momento, el equipo solamente juega partidos amistosos mientras se terminan los trámites de legalización del nombre.

Berny añadió que él siempre estará agradecido con Minor Vargas, porque fue el que le brindó una mano y lanzó su carrera, hasta llevarlo a la Selección Nacional.

La misión del Brujas Quevedo de Ecuador será la misma: “Lo que queremos es sacar talentos, que ellos se muestren e ir creciendo poco a poco”, finalizó.

El club ya posee un uniforme similar al que lucía el Brujas en Costa Rica y tiene un equipo completo para enfrentar los partidos preparatorios.

Berny Peña continúa forjándose una carrera como formador de talentos lejos de Costa Rica; no obstante, asegura que como siempre lo ha dicho a sus jugadores, no les hará falta su bravura en el campo.

“El leñador le hace falta al fútbol, porque más allá de las críticas uno le hace un bien al fútbol pese a que todo el mundo diga que uno es un caballo. Lo que pasa es que la gente no sabe lo que a mí me costó llegar a Primera y como a mí me costó, pues yo me mato para poder disfrutar de la jodida que me pegué para ser jugador”, explicó en una entrevista a La Nación en enero del 2018.