Esteban Valverde. 30 noviembre, 2018
Bryan Ruiz conduce la pelota en un entrenamiento del Santos de Brasil. Fotografía: Facebook del Santos.
Bryan Ruiz conduce la pelota en un entrenamiento del Santos de Brasil. Fotografía: Facebook del Santos.

Bryan Ruiz vivió un 2018 con altas y bajas; el capitán de la Selección Nacional sorteó fuertes remezones en su carrera que lo exigieron, también llamaron la atención y preocuparon al aficionado o seleccionador nacional de turno.

El mundialista tico encontró en el inicio del año la regularidad que tanto extrañó a finales del 2017, de hecho fue tomado en cuenta por el Sporting Lisboa, al punto que en tierras portuguesas pasó a ser una posible renovación, luego de estar prácticamente descartado.

Ruiz logró sumar 975 minutos, también fue titular y se consagró campeón de la Copa de la Liga portuguesa.

Empero, cuando la situación parecía encaminarse, la temporada acabó y el acuerdo para renovación nunca se dio. Ante esto, el Mundial Rusia 2018 sería la gran vitrina de Ruiz para definir su futuro.

Bryan encontró previo al Mundial una piedra enorme en su preparación: un problema muscular en la espalda baja lo llevó a perderse varias sesiones de entrenamiento bajo las órdenes de Óscar Ramírez.

El preparador físico de Costa Rica en la Copa del Mundo, Erick Sánchez, recordó lo vivido por La Comadreja.

"Bryan ha estado teniendo un problema de espalda baja que no es nuevo, pero sí en este año le afectó mucho. Antes del Mundial lo sacó muchos de entrenamientos, con cierta frecuencia tenía dolores... Al no entrenar pues es claro que él tiene disminución en la parte física, eso le afecta y produce una baja a la hora del rendimiento deportivo", explicó.

Sánchez contó que pese a que la preocupación lo embargó a él y a Ramírez, previo a la cita del orbe, al final alcanzó el tiempo para que Bryan llegara bien al Mundial.

El ’10′ pudo jugar con Costa Rica hasta el amistoso que disputó la Sele, ya en territorio europeo, contra Bélgica, el 11 de junio. La Selección debutó el 17 ante Serbia, con derrota 1-0.

“Tengo dos discos que no se pueden regenerar y tengo que estar dándoles mantenimiento. Al final yo tengo que estarles dando fortalecimiento y relajación... Tuve un ataque previo al Mundial y soy sincero que esto me afectó en la preparación, porque durante el Mundial corrí bien, pero antes de la Copa del Mundo pues eso sí me afectó”, confesó el jugador en entrevista con La Nación en agosto.

Con la finalización de la participación de Costa Rica en el certamen, el reto de Bryan ahora era encontrar equipo para continuar jugando.

Al nacional lo sedujo una opción fuera de Europa. Ahora, el tico regresaría al continente americano y todo lo que eso conlleva: clima, largas distancias de traslado para jugar y en ocasiones malos de terreno de juego.

El Santos de Brasil se convirtió en la nueva casa del nacional. Bryan fue anunciado con el equipo del Rey Pelé a mediados de julio; no obstante, el equipo cambió de entrenador a finales del mismo mes.

Cuca, estratega que tomó el timón, debía comenzar por conocer a Ruiz. Un nuevo obstáculo tuvo el oriundo de Alajuelita cuando empezó a ponerse a tono físico y la temporada brasileña ya llevaba un 50% de recorrido.

"Desde que llegué tuve dos semanas de mucho trabajo físico y de fuerza para recuperar un poco de músculo en la pierna derecha, esa zona se me vio afectada por los problemas de espalda que tuve durante el Mundial", recalcó el jugador en agosto pasado.

Llegar a trabajar la parte física hizo que al costarricense le costara encontrar regularidad.

Bryan Ruiz suma 354 minutos de liga con su escuadra y no será tomado en cuenta para el último partido del torneo.

El problema más reciente que afectó al atacante fue un virus que le impidió entrenar con normalidad desde la semana pasada.

El propio presidente del Santos, José Carlos Peres, añadió que el futbolista se está preparando para el 2019 y aseguró que él tiene una gran expectativa sobre lo que pueda hacer.

“Tuve una conversación con Cuca y me dijo que Bryan es un gran jugador, un buen futbolista con gran técnica para la temporada que viene”, finalizó.

Bryan Ruiz salió librado de un año deportivamente complicado, en el que tuvo moretones, pero su rendimiento en la Sele durante los últimos juegos, ante Chile y Perú, demostró buenas sensaciones.

“En los tres partidos del Mundial, Bryan fue el de mejor rendimiento físico, incluso en los partidos que ha estado con nosotros y los entrenamientos él siempre arroja muy buenos datos, eso quiere decir que está en muy buen nivel, me parece de que lo del Santos es un tema de continuidad de juego; si la tiene, rinde”, agregó el preparador físico nacional, Erick Sánchez.