Fútbol Nacional

Terrenos del CAR de Alajuelense no pertenecían a familia de Joseph Joseph: le costaron $3,8 millones

Propiedades del CAR fueron adquiridas por sociedad del empresario poco tiempo después de su ingreso a directiva liguista. Documentos revelan que desde su compra estaban pensadas para el complejo deportivo

Todo el mundo sabe que un contrato de préstamo hace posible que el CAR esté a disposición de Alajuelense. En cambio, no queda claro por qué Joseph Joseph aseguró que fue construido en terrenos familiares que pasarían varios años sin uso, en lugar de presentarse como el empresario que los compró recientemente pensando en un complejo deportivo para Liga Deportiva Alajuelense.

“Es un terreno de la familia que no iba a tener uso durante varios años y por eso lo cedimos para esto”, aseguró para everardoherrera.com, el 25 de enero del 2019, como lo ha hecho después en varias ocasiones para diferentes medios.

La verdad es que las fincas fueron compradas con la idea de hacer un centro de alto rendimiento, casi al mismo tiempo de su llegada a la directiva manuda. La Nación quería consultarle a Joseph el por qué se ha manejado una versión diferente y le solicitó una entrevista sobre su relación con la Liga y el CAR. Aseguró que había respondido todo al respecto, pero aún así se mostró anuente a una conversación. Al final, decidió que mejor “más adelante”, sin conocer con exactitud qué preguntas teníamos pendientes.

Joseph llegó a la dirigencia de la Liga a finales del 2015 y el 16 de febrero siguiente, una sociedad que presidía su papá, compró la primera de las fincas, de más de 53.000 metros cuadrados y con un valor de $2.250.000. El fin con el que Mundotelas S. A. la adquirió está en la misma escritura.

Los vendedores, un matrimonio de Puntarenas, garantizaban una serie de condiciones, entre ellas: “Que el uso de suelo actual de la propiedad es compatible para el fin que la compradora desea darle a la propiedad, el cual es construir, desarrollar y operar un centro recreativo de instalaciones deportivas, que en el futuro podría a su vez convertirse en uno o varios locales comerciales para venta al detalle de mercancías varias, y sus instalaciones conexas, tales como áreas de parqueos, almacenajes, así como también otros establecimientos comerciales y las respectivas obras de infraestructura requeridas para su operación integral”.

Cuando Mundotelas S. A. compró otras tres fincas colindantes, en abril del 2017, a una familia de hermanos que las habían heredado, la escritura fue mucho más específica, en cuanto al uso que la compradora deseaba darles: “instalar y operar por su cuenta o a cargo de un tercero un complejo deportivo con canchas de césped natural, artificial y/o híbrido, así como instalaciones conexas de camerinos, y además para su eventual uso futuro para comercio y/o vivienda”.

Así adquirió en ese año los tres terrenos: uno por $424.207,36, de 7.424 metros cuadrados; otro por $480.000, de 7.108 metros cuadrados; y, el tercero, por $670.000, de 6.805 metros cuadrados. En total pagó $3.824.207,36 por las cuatro fincas y el 31 de agosto del 2017 las reunió, formando la finca A-555514-000, con una medida total de 74.173 metros.

Aunque se dice que el CAR es de Joseph Joseph y él mismo así lo reconoce, está a nombre de Mundotelas S. A. es una empresa hoy presidida por Eduardo Gazel López, cuya esposa, Marta Gazel, es hermana de Antonio Gazel, tesorero de dicha entidad y quien es el esposo de Cristina Marie Joseph, hermana de Joseph Joseph. Los dos hermanos, Marta y Antonio, por su parte, son primos de Rodrigo Jaikel Gazel, suegro de Bryan Ruiz.

Curiosamente, Joseph Joseph hoy no es apoderado en Mundotelas S.A., como tampoco en Mundo Ofertas del Este (sociedad a la que la Liga le debía ¢530,5 millones en junio del 2020), ni en Alpemusa, dueña de las tiendas Pequeño Mundo. En todas es secretario, cargo desprovisto de poder para actuar en nombre de la sociedad, pero antes de ingresar a la directiva manuda si era el presidente y representante legal.

Se desconoce, y no fue posible obtener respuesta por parte de Joseph Joseph, cuál es su participación accionaria en dichas sociedades, a las que siempre se ha referido como “empresas de la familia”.

En una entrevista publicada el 4 de mayo del 2020 en La Nación, titulada “¿Quién es Joseph Joseph, dueño del Centro de Alto Rendimiento de la Liga?”, el empresario atribuyó nuevamente el origen del CAR a “un terreno para el que no se tenía nada planeado por varios años”.

Sin embargo, basta con comparar la fecha de compra de la primera finca y el año en que según el expresidente liguista Raúl Pinto se firmó el acuerdo de comodato entre la Liga y la sociedad de Joseph, para deducir que ni siquiera se habían terminado de adquirir todos los terrenos del CAR cuando ya estaba en firme como proyecto.

Incluso, el movimiento de tierras se inició “en el primer trimestre del 2016″ y personeros del club visitaron ese año instalaciones de grandes clubes como el Real Madrid, el Tottenham y el Arsenal para copiar ideas, según cuenta Liga Deportiva Alajuelense en su sitio web. Una prueba más de que todo estaba en planes y con acuerdos de por medio.

Cuando Raúl Pinto dejó la presidencia de la Liga, el 1 diciembre del 2016, el contrato le garantiza a Alajuelense contar con el CAR por diez años, con una posible extensión por un decenio más, según contó el exjerarca rojinegro a La Teja: “Es algo que se hizo muy seriamente, yo firmé el contrato”, aseguró Pinto. No fue si no hasta el año siguiente, que Mundotelas S. A. compró las otras tres propiedades que integrarían los terrenos del complejo, valorados entonces en $3,8 millones.

Ese monto no contempla la inversión en el complejo deportivo, las cinco canchas de fútbol, el edificio de 3.000 metros cuadrados, con oficinas administrativas, gimnasio, área de recuperación, camerinos, comedor y auditorio. Mucho menos la residencia recién inaugurada, con 50 habitaciones dobles y aulas.

Se desconoce cuánto ha invertido Joseph Joseph o Mundotelas S. A. en la construcción, si bien en junio del 2018 el sitio web revistaconstruir.com, basado en una entrevista con Rodrigo Van Der Laat, entonces jefe del departamento de infraestructura de Alajuelense, adelantó que costaría unos $6 millones. De ser así, el CAR habría costado cerca de $10 millones, unos ¢6.450 millones.

“Cuando uno está en la directiva hay que dar más, no basta con nada más ver los partidos, hay que dar más, esta fue la manera en que yo encontré para apoyar a la institución”, comentó Joseph en una entrevista reciente.

Así nació el sueño del inversionista que construyó el mejor centro de entrenamiento de Centroamérica a cambio de nada, según ha dicho, con la esperanza de ayudar al equipo de su vida, favorecer la formación talentos y poner al alcance de jóvenes las condiciones que no tenían para desarrollarse como futbolistas y personas . Él vio un sueño realizable donde otros habrían visto solo terrenos en desuso.

Antonio Alfaro

Antonio Alfaro

Director de la sección de deportes de La Nación. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.